Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Cabo de Gata: Núcleos de población del Parque

Cabo de Gata es una importante localidad del Parque Natural perteneciente al municipio de Almería, situada en el centro de la zona oriental de la Bahía de Almería. Se accede a ella a través de la carretera AL 3115, conocida por todos como carretera de Cabo de Gata.

El origen geológico del territorio en que se asienta se debe a la formación de una cubeta sedimentaria marina que se formó hace unos 15 millones de años. Esta cuenca se fue formando por los sedimentos procedentes de Sierra Alhamilla, que fueron arrastrados por las ramblas.
El origen de la población actual se remonta al primer tercio del siglo XIX. El testimonio proporcionado por el informante de Madoz tiene el valor de ser el de un testigo contemporáneo de la fundación de la actual población, que fijó en el año 1822, fecha en que una compañía de Cartagena formó una almadraba y construyó diversas barracas o chozas para refugio de sus trabajadores, 55 o 60, que se empleaban en la pesca y la conservación de las artes; igualmente se construyeron para la conservación de sales y pescados salados sendos almacenes en 1824 y 1834 respectivamente, pero lo más importante es que después de la temporada de la almadraba, los pescadores construyeron 44 casas. También es posible constatar que la vida estable se iba consolidando en el paraje ya que se tiene constancia de que a Cabo de Gata se dotó de representación municipal en el marco del ayuntamiento almeriense a partir de 1836 aproximadamente, formando el cuartel 11º junto a los cortijos de Mazarrulleque y Rambla Morales (Gil Albarracín, A. 1996).

Foto: Plaza de la Iglesia © Francisco Gálvez
 

El número de habitantes censados en la actualidad en el núcleo de población es de 1296 (INE 2014), siendo la localidad más poblada del Parque Natural. Sus habitantes se han dedicado tradicionalmente a la pesca y la agricultura. Si bien en la actualidad, la primera ha decaído, aun se mantiene una representativa flota de embarcaciones dedicada a la pesca tradicional. En las últimas décadas ha cobrado importancia la actividad económica relacionada con la hostelería y el turismo ligado al Parque Natural Cabo de Gata-Níjar. Durante el verano, al igual que en otros pueblos del Parque, los habitantes de Cabo de Gata aumentan considerablemente, ya que muchas viviendas son segundas residencias de sus propietarios, que utilizan para pasar su periodo vacacional en esta localidad del Parque.

 
El núcleo urbano es bastante extenso, ocupando una superficie aproximada de 54,6 hectáreas. El entramado de calles se articuló inicialmente en la zona de costa, de forma perpendicular al paseo marítimo, como las calles Los Santos, Las Barcas, Chozas o la Calle Florida. Transversalmente a estas, se disponen otras como la Calle Mazarrulleque o la Calle Mero. Por su vocación marinera, son muchas las calles de la localidad con nombres de los productos del mar de la costa de Cabo de Gata (mero, salmonete, rape, salmón, atún, jurel, calamar, etc.). La zona noroeste del núcleo urbano es la de más reciente desa-rrollo, encontrándonos las edificaciones con una formación en manzanas más regulares que el resto del núcleo. La estética y tipología de las construcciones no siguen un patrón homogéneo, siendo muy variada y dispar.
Cabo de Gata cuenta con varias plazas, destacando la Plaza de la Iglesia, cuyo nombre recibe por un motivo obvio. La Plaza Gonzalini, junto a la Calle Buenavista, es de construcción más reciente. Otra importante plaza de Cabo de Gata es la Plaza Malvasía por encontrarse allí el mercado, cuya reciente construcción sustituye a las antiguas instalaciones que resultaban poco funcionales.
 

En la mencionada Plaza de la Iglesia, se levanta la parroquia de Cabo de Gata, construída al parecer en 1855, por segregación de la de San Sebastián de Almería, a la que pertenecía con anterioridad. La edificación se llevó a cabo probablemente en dos etapas; la capilla mayor, en la que se rinde culto a la imagen de la Virgen del Mar, titular del templo, con pilares de cantería que sostienen la bóveda que cubre dicho espacio; la nave rectangular que cuenta con tres arcos diafragma, igualmente de cantería, que sostienen una cubierta a dos aguas, sobre las correspondientes pilastras. Exteriormente la Iglesia carece de portada, aunque su fachada aparece coronada por una espadaña de tres arcos. La cubierta de la Iglesia de Cabo de Gata está encalada, a pesar de su disposición, que delata un antiguo tejado cuyas tejas desaparecieron hace tiempo (Gil Albarracín, A. 2000)

Uno de los lugares más frecuentados por los visitantes de Cabo de Gata es su paseo marítimo, que discurre por todo el frente litoral del núcleo de población, con una longitud de unos 570 metros. En los dos extremos de dicho paseo marítimo se han instalado diversos aparatos mecánicos para realizar ejercicio físico junto al mar. La playa urbana de Cabo de Gata, es otro de los lugares más frecuentado por los visitantes, especialmente en verano y cuenta con los servicios típicos de una playa urbana, como duchas, puesto de vigilancia para socorrista, etc.

Cabo de Gata cuenta con todos los servicios propios de una población importante, como son: un centro de salud, colegio de educación infantil y primaria, biblioteca, oficina del ayuntamiento, centro social, instalaciones deportivas, mercado, etc. Por supuesto, cuenta también con una importante y variada oferta de bares y restaurantes donde degustar platos y tapas de un excelente pescado procedente de la costa del Parque Natural. Asimismo dispone de un importante número de plazas hoteleras y otro tipo de alojamientos.

 

Fotos:
Paseo marítimo © FG
Calle La Estrella de Mar © FG
Mercado de Cabo de Gata © FG
Calle Los Santos © FG

FUENTE: INE
 

Ortofoto de Cabo de Gata © IGN

 

Al sur del núcleo urbano, junto a la playa, nos encontramos una fortificación militar, se trata de la Torre de San Miguel. Con anterioridad a levantarse esta torre, próximo a su emplazamiento existió una fortificación conocida como Torrejón de Cabo de Gata que fue erigida en los primeros años del reinado de Felipe II, sus instalaciones se completaron hacia 1593 con aposentos y caballerizas. En 1658 quedó arruinado por un terremoto, permaneciendo en solar hasta que a mediados del siglo XX se construyó en el mismo el C.E.I.P. Virgen del Mar. Fue en 1756, reinando Fernando VI cuando se edificó bajo la dirección del ingeniero militar Tomás Warluzel d'Hostel la Torre de San Miguel, que contaba con dos cañones de escaso calibre, estancia para tropa, repuesto de pólvora y puente levadizo accesible por escalera de mampostería que aún existe. Durante el reinado de Carlos III, el ingeniero militar José Crame proyectó reforzar su bóveda y levantar la barbeta, finalizando la obra en 1771. La torre sufrió la ocupación francesa de comienzos del siglo XIX, y mucho más tarde fue transferida a la Guardia Civil. Este edificio no ha sufrido alteraciones notables, salvo la construcción en la década de los 80 del siglo XX, de la tapia que rodea la fortificación (Gil Albarracín, A. 2000).

Junto a la torre, en la playa, nos encontramos la zona de varada de las embarcaciones de pesca tradicional de Cabo de Gata con algunas casetas y barracas para la reparación y mantenimiento de dichas embarcaciones y las artes de pesca.
En la barriada de Cabo de Gata se lleva a cabo una original y llamativa tradición en la Semana Santa en el domingo de Resurrección, que consiste en la representación teatral del auto sacramental en el que las tres Marías acuden al sepulcro al recibir la noticia de que el Crucificado ya no está entre los muertos, pues la profecía se ha cumplido. Esta escenificación recibe el nombre de "El Huertecico de la Virgen".

 
 
 
 
  Paseo marítimo © FG
Torre de San Miguel © JG
Embarcaciones varadas © FG
Flamencos en el humedal de Rambla Morales © JG

El acto comienza tras la misa celebrada en la Iglesia de la barriada, previamente los vecinos se han encargado de buscar ramas de palmera, flores y otros materiales vegetales de la zona para formar el recinto que da el nombre a la ceremonia (El Huertecico). Varios vecinos vestidos de marineros llevan a hombros la imagen de la Virgen ante el huerto custodiado por los judíos, y después de varios intentos de San Juan y las tres Marías de llegar hasta Cristo Resucitado, que se halla en el interior del huerto, finalmente entran en él y salen corriendo. Es entonces, cuando la imagen de la Virgen María y la del Cristo Resucitado se encuentran en el Huerto. La representación cuenta con una gran afluencia de público, resultando llamativo el vestuario empleado para la escenificación, propio de la época que se representa.

Cabo de Gata se encuentra al oeste de Las Salinas, importante humedal del que ya hemos hablado con anterioridad cuando lo hicimos de La Almadraba de Monteleva, pero también se encuentra próximo a la localidad otro humedal menos visitado que Las Salinas, conocido como "El Charco". Es el humedal de Rambla Morales, situado a poco más de un kilómetro y medio al noroeste del núcleo de población. Está inscrito en el Inventario Español de Zonas Húmedas (código IH611003), siendo una zona con formación de tarayales de alto valor ecológico y que alberga una importante avifauna compuesta entre otros por malvasía cabeciblanca, ánade real, zigüeñuelas y el elegante flamenco. Merece la pena hacer una visita para ver la fauna que alberga, eso sí, con sumo cuidado y sigilo para no molestarles, ya que este humedal no dispone de miradores para la observación de las aves.

Al visitar Cabo de Gata podremos disfrutar de su excelente playa, así como de su gran paseo marítimo y de una importante y variada oferta gastronómica y de servicios en general, al ser el núcleo urbano más poblado del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.

Francisco Gálvez