Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

La Boca de Los Frailes: Núcleos de población del Parque

La Boca de los Frailes es una pequeña población interior del Parque Natural. Se encuentra en los límites del espacio natural protegido, quedando una parte de la población fuera de dichos límites. El acceso a este pequeño núcleo de población se hace a través de la carretera que va de Níjar al Pozo de los Frailes y San José (AL 3108) que la divide en dos partes, siendo de paso obligado para todos los visitantes del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.

Foto: Vista de La Boca de los Frailes © José Gálvez
 

El topónimo tiene su origen por una parte en el enclave natural en que se encuentra, una "boca" entre cerros de acceso al mar, y, por otra parte ,"de los Frailes" procede del convento de frailes Dominicos de Almería, que eran propietarios de grandes extensiones de terreno en la zona en el siglo XVIII.

El núcleo cuenta con una población de 49 habitantes (INE, 2015) cuya actividad económica principal es la agricultura. En la primera mitad del siglo pasado, gran parte de la población trabajaba en las explotaciones mineras próximas a la zona en la extracción de galena para la producción de plomo y plata.

 

El núcleo urbano está dividido físicamente en dos partes por la carretera. La parte que queda dentro de los límites del Parque Natural (al noreste de dicha carretera) tiene una extensión de 11780 m2 y la otra parte una superficie similar.

Lo primero que nos encontramos cuando accedemos a la población por la carretera es una glorieta con una gran vasija de cerámica y plantas típicas de la zona. No existe una trama urbana definida. Las viviendas, en su mayoría adosadas, forman pequeños grupos constituyendo calles, aunque no en sentido estricto. La distribución es más parecida a una gran cortijada. La tipología arquitectónica es la tradicional en el Parque, caracterizada por una sola planta de tipo rectangular, cubierta plana y porches en las fachadas en algunos casos.

Al acceder desde la rotonda hacia el núcleo de población nos encontramos una explanada asfaltada en torno a la que se alinea un grupo de viviendas. Todas las calles de La Boca de los Frailes tienen nombre de fruta tropical. Las que se encuentran al noreste de la carretera (dentro del Parque) son las calles Mango, Piña, Ananas, Coco y Kiwi, y las situadas al otro lado de la carretera, son las calles Papaya y Aguacate. La mayor parte de dichas calles no están pavimentadas, lo que da una idea del carácter rural en el que se encuentran.

En el entorno de las viviendas podemos ver eras, aljibes, la torre de un antiguo molino de viento y otros elementos típicos de los cortijos de la zona.

La Boca de los Frailes fue antaño un amplio espacio comunal de base ganadera que servía como punto de paso, abrevadero comunal y punto de referencia y confluencia de diversos rebaños que pastaban en las majadas próximas. Pero, paradójicamente, en la zona no existe ningún manantial y por ello este enclave es un ejemplo perfecto de cómo la necesidad, los conocimientos populares y el ingenio se unen para conseguir satisfacer la demanda de agua. Para ello los sistemas de captación dirigen las aguas procedentes de los piedemontes y cauces que existen a ambos lados de la carretera actual a un punto situado en el centro de la cortijada y junto a la actual carretera. Hoy de este abrevadero comunal sólo se adivinan parte de sus muros, ya que ha sido cegado por escombros y los arrastres de la erosión (Muñoz, J.A. y Ruíz, A., 2002).

 

Fotos:
Glorieta de la Boca de los Frailes © JG
Calle Ananas © JG
Calle Piña © JG
Calle Coco © JG

FUENTE: INE
 

Ortofoto de La Boca de Los Frailes © IGN

 

Junto a ese abrevadero hubo un sestero donde descansaba el ganado o se situaban otras manadas a la espera de su turno. Otro tipo de sestero menos habitual, es el sestero cubierto con ramajes y cercado por muro de piedra para resguardar el ganado de la lluvia, el calor del medio día o los fuertes vientos. Excepcionalmente y si el volumen de ganado era importante, tal como ocurre en este lugar, se construye un sestero de obra sólida y estable (Muñoz, J.A. y Ruíz, A., 2002).

A las afueras del núcleo de población, a la izquierda de la carretera en dirección a San José, sobre un altozano aparece un sestero de ganado, edificio construido en piedra, barro y yeso con 22 arcos exteriores más una puerta y dos muros interiores con otros 6 arcos, en total 28 arcos más doce ventanas (Gil Albarracín, A. 2000), actualmente sin uso y muy deteriorado por el paso del tiempo.

En la visita a La Boca de los Frailes podremos contemplar los vestigios de su pasado agro ganadero y disfrutar de un entorno rural poco alterado por el paso del tiempo.

Francisco Gálvez

 
 
  Foto:
Aljibe junto a La Boca de los Frailes © JG
Ruinas de un antiguo molino de viento © JG