Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Origen volcánico de Cabo de Gata

Si lo deseáis, podéis acompañar la lectura de la siguiente música:
https://open.spotify.com/user/danicascales/playlist/3iDfIYjGHG79pHTT925EXE

Muchos de vosotros posiblemente recordaréis siempre la entrada por carretera a Cabo de Gata, ya sea por el norte o desde Almería. Recordaréis esos pequeños cerros, pequeños y repetitivos.
Recordaréis vuestra vista hipnotizada por las curvas de los lomos que separan tierra y cielo.
Os voy a llevar a algunos puntos del parque que son pistas de un pasado cargado de violencia y explosiones. Porque esta belleza hipnótica fue una vez, cuando Cabo de Gata estaba tomando forma hace 14 millones de años, el más violento de los infiernos.

Foto: Costa del Parque © Daniel Cascales
 

A pesar de ser procesos titánicos para nuestra condición humana, la tectónica de placas es parte del crecimiento del planeta Tierra como organismo vivo. Todo objeto tiene una densidad determinada, ¿verdad? Pues lo mismo ocurre con las placas oceánicas y las continentales. Unas flotan más que otras, acondicionando sus movimientos. En el caso de las placas africana y europea, su colisión hizo que la corteza del mar de Alborán engrosara y más tarde adelgazase, provocando que el magma saliese del interior de la Tierra. Más tarde los episodios volcánicos de Cabo de Gata serían desplazados por la Falla de Carboneras hacia su posición actual. El resto (la mayoría), sigue bajo el agua entre España y Marruecos.

Debemos ser conscientes de que analizar la geología volcánica de un lugar no es algo sencillo.
Nos encontraremos con explosiones, avalanchas de material, gases a presión, fracturas… Las combinaciones dependen en su mayor parte de la viscosidad de la lava y su contenido en gas.

Caminar sobre coladas volcánicas
Para que seáis conscientes de ello, quiero que vayamos a un lugar especialmente complejo: el camino entre la Playa de Mónsul y el Cerro del Barronal. Este paisaje se formó hace aproximadamente de 10 a 12 ma (millones de años). Sin embargo, las erupciones de material se superpusieron unas encima de otras y se petrificaron casi instantáneamente, debido a estar una gran parte de la zona aún bajo el nivel del mar.

Según comenzamos a caminar, nos encontraremos cantos angulosos de roca volcánica de muchos tamaños, desde pequeños granos de arena a rocas del tamaño de una persona. Estos cantos se encuentran envueltos por una pasta más fina con el mismo origen, coladas de lava viscosa y gruesa que no recorrieron mucha distancia hasta enfriarse.
Es una ruta que no aconsejaría para aquellos no experimentados, debido a la escasez de
sendero. Sin embargo, la experiencia es sobrecogedora, al permitirnos caminar sobre avalanchas volcánicas del tamaño de edificios. De los aglomerados de pasta y cantos andesíticos se pasa, sin darse cuenta, a otro tipo de erupción: una lava mucho más viscosa (más rica en sílice) que ahora queda petrificada en forma de acantilado sobre el mar. Expulsiones que, en distintas etapas y condiciones de enfriamiento, han resultado en un abanico de rocas bajo nuestros pies.

Disyunciones columnares de Punta Baja
Al sur del parque nos encontramos Punta Baja, donde podemos volver a ver esta lava más rica en sílice de la que hablábamos antes. Al ser expulsado, este material viscoso taponó su boca de salida. Se contrajo al enfriarse lentamente y la roca tomó formas hexagonales. Las disyunciones columnares (como se le denomina a este fenómeno) de Punta Baja dejan a uno con la boca abierta, como si atravesase las mismas entrañas de un volcán creado hace más de 12 ma.

 
 

Fotos:
Playa de Mónsul © Daniel Cascales
Punta Baja © Daniel Cascales

 
Formación de Los Frailes
Millón de año arriba, millón de año abajo, en la época en la que se formó Punta Baja aparecía también el volcán del Fraile. Sin embargo no tan completo como lo conocemos ahora. Primero, el techo de una cámara magmática se derrumbó debido a una gran expulsión de material. Se formó así lo que ahora vemos como la base del monte, que llega hasta la Punta de Loma Pelada.

Los sedimentos ricos en fósiles, que se encuentran sobre esta parte, indican que hace 8 millones de años los Frailes fueron archipiélagos durante su formación. Formados sobre todo por lava basáltica (pobre en sílice), el Fraile (493m) y el Fraile Chico (441m) son domos relativamente bien conservados.
El tiempo pasó en Cabo de Gata y todo el material volcánico se cubrió de vida animal y vegetal.

En Los Escullos, las dunas de arena fosilizada retratan sencillamente, no sin un poco de imaginación, la playa que había en ese lugar hace entre 128.000 y 100.000 años. Su composición nos habla de un pasado donde el mar era más cálido y el oleaje más intenso.

 
 
  Foto:
Coladas volcánicas © Daniel Cascales
Coladas volcánicas © Daniel Cascales

Los cambios en las rocas volcánicas y en las sedimentarias, el asentamiento de animales y la adaptación de las plantas se combinan en armonía para conformar lo que hoy conocemos como Cabo de Gata.

Las imágenes que acompañan este artículo forman parte de un libro de fotografía que realicé para plasmar este carácter volcánico del parque. Si os apetece ver más, lo podéis hacer en www.danielcascales.com

Fuente:
Guía de campo Geología del entorno árido almeriense

Daniel Cascales Granados
dcascalesgranados@gmail.com

Foto: Los Escullos y Los Frailes © Daniel Cascales