Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Contaminación por ozono en el Parque

El Levante almeriense es una de las zonas con más problemas de ozono de toda España, aunque no es el único punto de la provincia que padece este tipo de contaminación. Así, según los datos hechos públicos por Ecologistas en Acción respecto a los últimos tres años, cinco estaciones de medición de las que hay en la provincia superan los 100 días de mala calidad del aire, según la Organización Mundial de la Salud (OMS), afectando a una población de más de 300.000 habitantes.

Además, dado que las superaciones se producen principalmente en primavera y verano, “este contaminante también afecta a un número indeterminado de turistas que visitan nuestra provincia”, destaca el documento.

El valor objetivo para la protección de la salud humana es de 120 microgramos de ozono por metro cúbico de aire (μg/m3), que no deberá superarse en más de 25 días por cada año civil, de promedio en un período de 3 años. Pero la Organización Mundial de la Salud (OMS) baja esta concentración propuesta por la directiva Europea, la califica de permisiva, y fija como concentración de ozono máxima a partir de la cual perjudica a la salud humana y vegetal los 100 μg/m3 de ozono.

Durante este verano se han registrado en toda la provincia de Almería numerosas superaciones de los 100 microgramos por metro cúbico recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como consecuencia de las olas de calor, del tráfico motorizado y del aumento del consumo de electricidad por el uso de aire acondicionado. En 2016, se han registrado más de un centenar de días de mala calidad del aire en las estaciones de La Granatilla, La Joya y Rodalquilar (en el municipio de Níjar), Bédar y El Boticario (Almería capital).


El incumplimiento durante el trienio 2014-2016 del objetivo legal en las estaciones de Bédar y Rodalquilar obliga a la Junta de Andalucía a elaborar planes de mejora de la calidad del aire en la zona industrial de Carboneras y en las zonas rurales de la provincia, para reducir los niveles de ozono troposférico que de manera estructural castigan cada año a Almería.

 
Campaña sobre contaminación por ozono © EA
 

Contaminación industrial
Mientras que en otros lugares de la geografía española, la contaminación por ozono se debe al intenso tráfico urbano e interurbano, en el caso de Almería, el origen de los problemas de ozono tiene más que ver con las emisiones industriales de óxidos de nitrógeno por la quema de combustibles fósiles en la planta de cogeneración de Abengoa, en Villaricos, en la cementera de Holcim y en la térmica (ahora en manos de la empresa italiana ENEL), ambas en Carboneras.

Foto: Hoja de sandía afectada por ozono © Ciemat
 

Problema para la agricultura
El ozono, además de afectar a las personas, es también tóxico para la vegetación, dañando los bosques y parques urbanos y reduciendo la productividad de los cultivos. Según estudios del Ministerio de Medio Ambiente y del Ciemat, “los efectos del ozono en los cultivos se pueden manifestar como síntomas visibles en las hojas, como reducción de la producción y/o calidad de la cosecha, o como un aumento en la sensibilidad frente a ataques de patógenos”.
Según el Ciemat, “en la zona de Levante, el ozono puede provocar pérdidas de productividad de hasta un 39% en sandías, un 31% en judías y un 26% en tomates”.

Causante de casi 180 muertes prematuras en Almería
El ozono troposférico, provoca un incremento del riesgo de enfermedades respiratorias agudas y el agravamiento de patologías cardiovasculares.
Un estudio publicado a principios de Octubre por la Oficina Europea de Medio Ambiente (EEB por su sigla en inglés) con el aval de la Sociedad Europea de Enfermedades Respiratorias estima que las emisiones al aire de las quince centrales térmicas de carbón españolas produjeron en 2013 un total de 1.530 fallecimientos prematuros, 1.000 casos de bronquitis crónica en adultos, 48.000 ataques de asma en niños y medio millón de días de trabajo perdido, con un coste sanitario de 4.330 millones de euros.

Foto: Central Térmica Litoral de Carboneras © EA
 

La Central Térmica Litoral, situada en Carboneras, presenta los peores datos de todas pues ocasionó en el año citado unos 177 fallecimientos prematuros, 116 casos de bronquitis crónica en adultos, 5553 ataques de asma en niños y más de 61.000 días de trabajo perdido, directamente relacionados con la exposición a contaminantes como las partículas, el dióxido de azufre (SO2) y los óxidos de nitrógeno (NOx) emitidos por estas plantas eléctricas.

Ecologistas en Acción-Almería