Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

El proyecto Life ADAPTAMED

Los espacios protegidos en la lucha contra el cambio climático.

El proyecto LIFE ADAPTAMED trabaja para amortiguar los efectos negativos del cambio climático sobre los servicios que nos prestan tres espacios naturales emblemáticos en Andalucía y en todo el Mediterráneo: Sierra Nevada, Cabo de Gata-Nijar y Doñana. El Parque de Cabo de Gata-Níjar representa un excelente escenario para profundizar en su conocimiento; en este parque se conservan las mejores muestras de ecosistemas áridos del continente europeo, como es el caso de los azufaifares. A lo largo del proyecto iremos descifrando todos los secretos que estas plantas longevas, casi guardianas silentes del Cabo de Gata, esconden.

Los inviernos ya no son los de antes, llueve poco y hace más calor…” con estas palabras nos contesta Juan Francisco, agricultor de las Alpujarras desde siempre, cuando le preguntamos si en su trabajo tiene constancia de los efectos del cambio climático“… y eso es muy malo para las cosechas y además hay muchas enfermedades nuevas que atacan los cultivos”.

Como Juan Francisco, la mayoría de los asistentes a las reuniones informativas dirigidas a la ciudadanía de los espacios protegidos de Sierra Nevada, Doñana y Cabo de Gata, que se celebraron a lo largo de este año en el marco del proyecto europeo Life AdaptaMED, nos han confirmado la misma preocupación: el clima está cambiando con rapidez, y se nota.

 
Foto: Reunión informativa en Cabo de Gata © JHG

Y, como es de esperar, la sabiduría popular raras veces se equivoca; los modelos climáticos pronostican un aumento de la temperatura y una disminución sustancial de las precipitaciones en la cuenca mediterránea, incluida la península ibérica y, por supuesto, Andalucía.
El incremento de la aridez, de los fenómenos de lluvias torrenciales y, en general, de las áreas desertificadas o muy cercanas a la desertificación son algunas de las consecuencias que estos cambios en el clima están produciendo en nuestra comunidad autónoma. A causa de esto, muchos “socio-ecosistemas” representativos del mediterráneo (como los humedales, las sierras y las áreas costeras) y los servicios que proporcionan se están reduciendo a un ritmo constante.

El proyecto LIFE ADAPTAMED trabaja para amortiguar los efectos negativos del cambio climático sobre los servicios que nos prestan tres espacios naturales emblemáticos en Andalucía y en todo el Mediterráneo: Sierra Nevada, Cabo de Gata-Nijar y Doñana.

¿Pero, qué entendemos cuando hablamos de “servicios” que un espacio natural nos ofrece?
En general, se reconocen servicios llamados de abastecimiento como el agua para beber y regar, las plantas de uso medicinal, la miel, la energía, las piñas, la madera, las setas, los pastos y todos los productos procedentes de la agricultura.

Además, la naturaleza nos regala también otro tipo de servicios, los de regulación, que favorecen la retención de suelo y el control de la erosión, la amortiguación climática, la polinización, el equilibrio biológico o el control de incendios o inundaciones.

Por último, los servicios de tipo cultural, que agrupan a todos aquellos bienes no materiales que nos aportan las áreas naturales, como los usos recreativos, los valores estéticos y espirituales y el disfrute de los paisajes que nos dan paz y sosiego.

Foto: Paisaje árido del Cabo de Gata © J.H. Gallardo

La base de trabajo del proyecto Life AdaptaMED se centra en reforzar la capacidad de reacción de las áreas naturales (los ecosistemas) frente a las amenazas de un clima cambiante: un ecosistema más saludable tendrá mayor capacidad de aportar una mayor diversidad en servicios de mayor calidad y tendrá mayor resistencia ante sequías extremas, falta de precipitación, irrupción de plagas o incendios.

Los equipos de gestión de los parques de Doñana, Sierra Nevada y Cabo de Gata y los grupos de investigación de la estación biológica de Doñana, de la Universidad de Granada y de la Universidad de Almería respectivamente, trabajan juntos a través de lo que se denomina “gestión adaptativa”, es decir, una gestión del territorio que conozca y se adapte a los cambios del clima y permita que sigamos: “bebiendo”, “comiendo” , “trabajando” y “disfrutando” de estos paisajes, nosotros y todos los seres vivos que dependemos de la naturaleza.

 
Fotos: Paisaje Cabo de Gata © J.H. Gallardo
 

¿Y, qué se está haciendo en concreto en el parque de Cabo De Gata?
El parque natural de Cabo de Gata-Níjar, uno de los tres espacios donde se desarrollan las acciones del proyecto Life AdaptaMED es, gracias a su unicidad, un claro representante de ecosistema de tipo árido.

La gestión de las zonas áridas y semiáridas, con el fin de asegurar el mantenimiento de los servicios y beneficios que hemos mencionado anteriormente, representa un reto para la investigación y la gestión en la actualidad.

Aunque estos ecosistemas no son siempre apreciados por sus valores estéticos debido a su aridez y falta de grandes masas de vegetación, basta señalar que ocupan el 40% de la superficie terrestre para entender la verdadera dimensión que adquieren en el soporte del bienestar humano en todo el Planeta.

El Parque de Cabo de Gata-Níjar representa un excelente escenario para profundizar en el conocimiento de este tipo de zonas. En este parque se conservan las mejores muestras de ecosistemas áridos del continente europeo, como es el caso de los azufaifares (formaciones dominadas por la especie Ziziphus lotus), muy característicos en la llanura litoral y las ramblas, por el alto porte que alcanzan y las islas de vida a que dan lugar en medio de un paisaje hostil para muchas especies.Entre los servicios o beneficios que los azufaifares proveen destacan el mantenimiento del hábitat para numerosas especies, incluidas las cinegéticas; el secuestro de carbono durante los meses de verano, ayudando a mitigar de esta manera el cambio climático; la oferta floral y de hojas para insectos beneficiosos a la agricultura, y en general, para el mantenimiento de toda las especies de animales, plantas e insectos de la zona; o el control de avenidas cuando se trata de individuos que viven en las ramblas.

El mantenimiento de estos matorrales y toda la biodiversidad asociada a ellos es uno de los objetivos del proyecto Life ADAPTAMED. Su principal peculiaridad reside en que, debido a las largas raíces que poseen, son capaces de aprovechar las aguas subterráneas, un recurso sólo accesible a ellos. Es precisamente esta característica la que explica su carácter de plantas caducifolias que mantienen sus hojas turgentes desde la primavera hasta el otoño.

Durante el verano, son una verdadera expresión de vida, ya que frente al agostamiento del resto de las plantas del ecosistema, ellos se mantienen con un verdor exuberante. Desde el punto de vista científico se dice que son "ecosistemas dependientes de aguas subterráneas", y las acciones que se llevan a cabo en el proyecto pretenden ser un ejemplo, para su gestión en otras zonas del mundo en las que se desarrollan.

A lo largo del proyecto iremos descifrando todos los secretos que estas plantas longevas, casi guardianas silentes del Cabo de Gata, esconden.

 

Fotos: Particular de la costa, Cabo de Gata © JHG

 

El proyecto Life AdaptaMED, coordinando por la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía y que tiene una duración de 5 años, trabaja con ayuntamientos, asociaciones, población y trabajadores de los tres espacios más emblemáticos de la comunidad para:
• retener los suelos que permitan realizar agricultura sostenible y evitar la erosión.
• que los insectos autóctonos sigan polinizando nuestros campos, huertas y jardines.
• que los pastos sigan existiendo junto con nuestra ganadería y su producción de leche, carne y productos tradicionales.
• poder seguir disfrutando de un clima mediterráneo que nos permita crecer y vivir en estos espacios.
• tener agua en cantidad y calidad para la agricultura, ganadería y sectores turísticos sostenibles que permitan mantener el paisaje y a su gente.
• disminuir los incendios forestales y podamos vivir “con” y “de” los espacios.
• evitar la desertificación y poder disfrutar de los árboles, el bosque y la vegetación autóctona.
Y para que los hijos y nietos de Juan Francisco y de todos nosotros puedan disponer gozosamente en su futuro de estos paraísos naturales, propiedad y responsabilidad de todos.

Carla Danelutti, Andrés Alcántara, Javier Cabello, José Miguel Barea

 
Socios del proyecto
Proyecto liderado por la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio de la Junta de Andalucía, incluye socios del ámbito investigador y académico, como la Universidad de Granada, a través del Instituto Interuniversitario de Investigación del Sistema Tierra en Andalucía; la Estación Biológica de Doñana, dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC); y la universidad de Almería, a través del Centro Andaluz para la Evaluación y Seguimiento del Cambio Global.
Asimismo, el Consorcio del Parque de las Ciencias apoyará principalmente acciones de educación ambiental y difusión y el Centro de Cooperación del Mediterráneo de la UICN asegura una articulación del proyecto en el ámbito internacional, principalmente mediterráneo. En este proyecto participa también la Agencia de Medio Ambiente y Agua, empresa pública adscrita a la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, y la empresa Aguas Font Vella y Lanjarón, S.A. con su apoyo financiero.