Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Siguiendo la migración de las rapaces y otras aves planeadoras

La migración de las aves es un fenómeno fascinante que tiene lugar principalmente en primavera y en otoño. La primera, la migración prenupcial, se produce cuando las aves abandonan su zona de invernada en África para alcanzar su área de reproducción en Europa y la segunda, la migración postnupcial, justo al contrario.

En este periplo entre ambos continentes irremediablemente las aves tienen que cruzar el mar, lo que resulta bastante arriesgado. Se sabe que muchas, especialmente las más pequeñas con vuelo batido y potente, se atreven a pasar directamente desde cualquier lugar de la costa, pero muchas otras aves, entre ellas las rapaces, no pueden hacer esto.

Las rapaces y otras aves como las cigüeñas vuelan planeando aprovechando las corrientes térmicas que se crean en la superficie terrestre debido al calor del sol, de ahí su denominación de aves planeadoras. Este tipo de vuelo les permite desplazarse ahorrando una importante cantidad de energía, pero en contraposición, tienen que volar de día y evitar en lo posible hacerlo por encima del mar, donde dichas corrientes no se forman. Para ello buscan los pasos terrestres más estrechos entre las distintas porciones de tierra y donde la superficie marina es menor.

Foto: Alimoche común © David Monge

Bien es sabido que en España el Estrecho de Gibraltar es el lugar por excelencia para ver este espectáculo, pero para llegar hasta allí muchas aves utilizan diferentes corredores migratorios. Durante la migración otoñal, uno de ellos es el de la costa oriental peninsular por donde cientos de rapaces procedentes de diferentes países de Europa van migrando por etapas hasta llegar a Tarifa, siendo el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar un lugar de paso obligado.

Sin embargo, hasta el momento, este fenómeno ha sido muy poco estudiado en Cabo de Gata, siendo nuestra intención recoger estos datos para suplir esta falta de información.

Foto: Voluntarios en plena tarea de observación desde Vela Blanca © RM
 

Con este fin, entre el 1 de septiembre y el 15 de octubre de 2016, y en el marco del programa de voluntariado organizado por Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía “Conociendo la Red Natura 2000 a través del Voluntariado", cofinanciado con fondos FEADER, pudimos establecer por primera vez una estación de seguimiento en el paraje de Vela Blanca.

Durante 17 días, a una media de 3,5 horas por jornada, más de 30 voluntarios, llegados algunos de ellos de otras zonas de España e incluso de Europa, obtuvieron como resultado la observación de 749 individuos pertenecientes a 17 especies diferentes.

 
Foto: Cigueñas negras © Raimundo Martín

Entre las especies a destacar encontramos el gavilán, el abejero europeo, el águila calzada, la culebrera europea, el cernícalo vulgar, el milano negro, el aguilucho lagunero y, en menor medida, la cigüeña negra, la cigüeña común, el aguilucho cenizo, el águila pescadora, el alcotán, el ratonero común, el alimoche común, el buitre leonado, el cernícalo primilla y el milano real.

Como era de esperar, la mayoría de las aves que pasaron por Cabo de Gata las vimos seguir camino hacia el estrecho, sin embargo nos llamó la atención el comportamiento de algunos individuos de determinadas especies.

 
Número total de individuos de cada especie, temporada 2016

En concreto observamos que algunos aguiluchos cenizos, aguiluchos laguneros y abejeros europeos, una vez llegados a Cabo de Gata, como si se tratara de una referencia para ellos, se adentraron mar adentro. Fue impresionante verlas llegar desde la distancia, ganar altura y coger rumbo sur para seguir su camino hacia sus cuarteles de invierno. Creemos que estos individuos se atreven a cruzar desde aquí los casi 150 kilómetros que separan nuestra costa de la africana.

Sin duda aún nos queda mucho por saber sobre cómo funciona la migración en Cabo de Gata. Este es el primer año que lo estamos haciendo de forma constante y estamos testando cuales son los mejores sitios, que cambian de un día para otro dependiendo del viento. Nuestra intención es seguir en años posteriores, para obtener datos a largo plazo que nos permitan conocer cómo funciona este fenómeno en la esquina de la península ibérica.

Foto: Gavilán común © David Monge
 

Hay que destacar, por último, la importancia que tiene nuestro parque como lugar de descanso y de avituallamiento para miles de aves, no solo rapaces, en su viaje hacia África. Cabo de Gata está situado en un lugar estratégico entre ambos continentes y por fortuna aún encontramos aquí grandes extensiones de hábitat bien conservados entre los que se incluyen zonas húmedas, estepas, matorrales y zonas de cultivo tradicional. Una diversidad de ambientes que se traduce en una variada comunidad de viajeros alados.

Trabajemos todos en común para que estos turistas no dejen de visitarnos.

Raimundo Martín
Asociación SERBAL, Coordinador del Programa de Seguimiento de Rapaces