Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Cartas y opiniones

Desde aquí os animamos a enviar vuestras cartas contándonos anécdotas, comentarios y opiniones sobre todo lo relacionado con el Parque Natural. Podéis hacerlo a través de Internet o por correo postal. Gracias.
 

Indignación

Somos un matrimonio catalán que visitamos por primera vez Cabo de Gata-Níjar allá por el verano de 1968, muy jóvenes, y desde entonces hemos seguido viniendo asiduamente varios años en dos etapas diferentes: la primera, un total de ocho años repartidos entre 1968 y 1985, y la segunda los últimos siete años desde 2010, y siempre nuestro destino ha sido Las Negras, que para nosotros es nuestra segunda residencia.

En nuestra primera visita, la visión de estos paisajes que chocaban de una forma muy brusca con nuestro hábitat habitual, el Pirineo, nos provocó un impacto muy fuerte por el contraste entre uno y otro, pero a medida que pasaban los años se ha ido transformando en cariño y amor por esta tierra almeriense, acompañado además por el carácter acogedor y el buen hacer de sus gentes.

El paso de los años ha ido transformando profundamente el entorno: carreteras, autovías, desarrollo de la agricultura intensiva, pueblos transformados en pequeñas urbes, construcción de grandes zonas turísticas. Todo ello ha contribuido al desarrollo del país, para bien o para mal, pero gracias a la catalogación como Parque Natural a la zona de Cabo de Gata-Níjar se ha evitado la invasión abusiva y descontrolada del turismo, no como ha ocurrido en otras zonas de la costa española.

Pero en nuestra última visita a Las Negras, en septiembre pasado, pudimos ver con gran indignación una especie de construcción (terraza/chiringuito) ubicada encima de la playa a escasos metros del agua, junto a “Las Perillas”, además de una barraca de venta de billetes para viajes en barca a “cala San Pedro”. Ante tal desaguisado nos preguntamos: ¿Cómo es posible que en pleno Parque Natural se permita un bodrio de este calibre?
No permitamos que se creen precedentes y se ataque el paisaje en una zona tan maravillosa.

Octavio Graells Sivila
Mª Antonia Soldevila Aregall

 
Foto: Playa de Las Negras © OGS
 
 
Suciedad en arcenes y cunetas

Soy socio de la Asociación desde hace varios años. Escribo en relación a un artículo que había en un ECO anterior sobre la suciedad de los arcenes y las cunetas en el Parque Natural. Ratificar el contenido de dicho artículo y decirles que es verdaderamente lamentable el estado en el que se encuentran dichos arcenes y cunetas, no sólo en el Parque, sino en toda la provincia.

Vivo en Retamar y es deprimente ver el estado de las carreteras en cualquier trayecto que hagas, ya sea en coche como en bici, por estas carreteras locales. ¿Qué imagen se está dando del Parque Natural cuando llegas a Pujaire, Cabo de Gata, las Salinas, San José, etc. con decenas de botellas de plástico, de cristal, bolsas de basura orgánica, restos de coches, neumáticos y un largo etcétera?

Escribí un correo a la Diputación hace algunos meses a través de su web dipalme.org pero no estoy seguro que les llegara o quizá hayan filtrado la información que no les interesa. Supongo que vosotros como asociación tendréis otras vías más asequibles para hacerles llegar las quejas y sugerencias.

Esta semana, con gran alegría y alborozo he visto que han empezado a limpiar en el tramo entre Retamar y Amoladeras, con bolsas azules acumuladas en la cuneta a la espera de que vengan los pick up a recogerlas. Quizá demasiado tarde ahora que los turistas y veraneantes ya están aquí, pero peor es nada. Espero que no paren y sigan limpiando por todas la carreteras provinciales.

A seguir dándoles la tabarra para que no decaiga la limpieza y que a partir de esta limpieza vayan haciendo un mantenimiento continuado de dichos lugares.

Raimundo Martín

 

Foto:
Basura en los arcenes en el Pozo de Los Frailes © LC
Basura en los arcenes hacia La Boca de Los Frailes © LC
 
 

Continúa la moto en la rambla de Agua Amarga

 

Ante todo agradecer la publicación de mi denuncia en el número de verano, me consta la lectura por mucha gente. Lo cual significa que el ECO despierta gran interés.

De nuevo en Agua Amarga me he acercado a la rambla y desgraciadamente he podido comprobar que la moto sigue en el mismo lugar. Pero no sé si motivado por alguna avenida de agua, la rambla está más limpia. Y si es porque el Ayuntamiento ha limpiado, ¿por qué no se han llevado la moto?

Vuelvo a adjuntar las fotos tomadas antes de ayer, 25 de septiembre de 2017.
Muchas gracias.

Jordi Pons

Confiamos en que la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Níjar, por fin, tome cartas en el asunto y asuma sus responsabilidades en el cuidado y limpieza integral del Parque.

Asociación Amigos del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar

 
Foto: Moto en Rambla de Los Viruegues © JP
 
 

Un lugar desde donde mirar

 

Creada en 1947 con el objetivo de buscar una reconversión agronómica en el sureste ibérico, tras un largo devenir que ha durado casi cuarenta años, a día de hoy, la Estación Experimental de Zonas Áridas depende exclusivamente del CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). En el presente, el objetivo principal de esta institución, con un largo periplo, es la recuperación de especies animales en peligro de extinción de cualquier zona árida del planeta -La carga ideológica de los principios de su creación, a todas luces centralistas y apriorísticas sobre la concepción del paisaje almeriense o desarbolado de cualquier lugar, ha tenido unas repercusiones psicológicas actuales, impredecibles en un primer momento.

Cuando hace solo un par de años veíamos a las pitas como una especie introducida pero sostenible desde el punto de vista paisajístico, la sobreinformación de los medios de consumo no estaba tan desarrollada como para hacernos cambiar nuestras opiniones más profundas. En los medios digitales, actualmente, conceptos como Cambio Climático, Reconversión paisajística, Servicios Ecosistémicos, etc., campan a sus anchas por todos lados haciendo especial daño en los ojos de los almerienses, si tenemos en cuenta la falta de información sobre las específicas peculiaridades botánicas del Parque de Cabo de Gata, por ejemplo -una serie de desafortunados acontecimientos se podría decir.

 
Foto: Pinos camino de Cala del Toro © JMJ
 

En los años noventa, sin previo aviso, los especialistas almerienses, Juan y Jesús Latorre, anuncian sorprendentemente que en la comarca de Cabo de Gata, una comarca del sureste árida por excelencia, la vegetación natural, y por tanto real, estaba constituida en el pasado reciente por un bosque mediterráneo de pinos y encinas. Estos técnicos, que combinaron prospección de paisaje a pie junto con revisión documental, acabaron, ya de forma irreversible, con el objetivo primigenio de la Estación de Zonas Áridas e incluso con su nombre, pues se asestaba un golpe de muerte definitivo a la “línea de flotación" del concepto convencional de ARIDEZ - La existencia de la Estación Experimental de Zonas Áridas en la actualidad, pues es algo que carece de sentido, más aún si tenemos en cuenta que la orientación de las zonas áridas en Almería y en otros muchos sitios ha sido claramente, desde hace 15 o 20 años, consignada a la producción de invernaderos, turismo rural, agricultura ecológica, parques eólicos, etcétera.

El barranco del Sabinal, situado al sur de Cabo de Gata, ha sido una institución biogeográfica para todos los viajeros que han entrado en Cabo de Gata ávidos de respuestas. Es en este sitio donde se halla la verdad que nos informa de la mentira y en donde los innovadores botánicos almerienses Latorre recibieron la inspiración para su nueva concepción de los espacios sin cobertura vegetal: aquí se ve que el resultado de la fitosociología, ciencia experimental botánica que analiza el paisaje de forma matemática y mecánica, ha consistido en valorar más el método que el fin y por esto ha fracasado (se ha desvirtuado el concepto biología en su más profundo sentido y se ha transformado, concienzudamente, en solo un puñado de números y parcelas sin sentido. Les ha resultado más fácil ajustar computadoras que ajustar sinergias holísticas de paisaje: cuando “las cuentas le salían mal”, los fitosociólogos se limitaban a censurar a los árboles naturales del paisaje que no entraban en sus “probetas de ensayo“, esgrimiendo argumentos simples sin demostración que aludían a su origen humano agroforestal artificial -una portentosa arma de destrucción natural y cercenamiento de paisajes áridos.

Foto: Pinos carrascos en regenacion natural en el Sabinal © FO
 

Tras leer algún texto especializado que nos compara análisis arqueológicos de carbones con reminiscencias actuales de paisaje in situ, cualquier persona que llegue al Sabinal en una tarde de Otoño cuando se refleje el sol en algún rojo de una de sus muchas rocas volcánicas, se puede dejar envolver por la exuberancia de un valle encrespado lleno de pinos carrascos en proceso natural de regeneración. La soledad del lugar nos hace pasar de un umbral a otro sin que haya ya posibles reminiscencias al concepto ARIDEZ que ha sido promovido por las instituciones simbólicas obsoletas del pensamiento humano. El olor de la jara y el romero bajo los pinos te hace sentirte un explorador mas del siglo XIX e incluso sientes que podrías descubrir el último madroño del Sabinal, una planta forestal citada abundantemente para este sitio en 1805 por el ilustre académico de ciencias Simón de Rojas. A pesar de las sequías recurrentes del Cabo, uno de los puntos más secos de Europa, los pinos aquí se regeneran de forma apabullante, incluso fuera de emblemáticos cerros cuyos nombres antiguos aluden a un pasado intransmisible: Cerro del Pinar, Cortijo del Pinar o, incluso simple y llanamente, el Pinar.

Las palabras callan dentro de los diamantes en bruto como el Sabinal, o cualquier otro sitio de la “desértica” Armería (sic. Almería), pues las sorpresas de los espacios áridos son muchas, en cualquiera de ellos donde queden restos de biodiversidad forestal, porque los diamantes son inasequibles al tallado, al ruido y al agua de las palabras, y estas pasan y pasarán sobre ellos como sombras, solo. El mundo aquí, en este lugar de valles y matorrales con pinos entreverados, se revela como algo tangible, objetivable desde cualquier mirada sin importar la cultura que lo observe, objetivable sin importar si las instituciones humanas siguen líneas de desatinos que son encuadradas por férreas esferas de tiempo y de espacio analizables matemáticamente -el Etnocentrismo de la gente de las capitales alerta sobre el extraño orden al que se somete a la tierra de Armería (sic) y al paisaje seco en general. El etnocentrismo es un paisaje mal entendido, un paisaje desesperado ante el desarraigo, algo que no se transforma en árboles y arbustos aromáticos en los que mirarnos quienes aquí vivimos, porque siempre lo han sido y esto nos ha engañado.

Si todo esto que digo pasa aquí, que es lo más seco de Europa y España… ¿Qué puede pasar en otras zonas del sureste comparativamente más lluviosas? No lo sabemos. La lucha entre la materia y la idea deja aquí, en este caso en el Sabinal, un claro vencedor a favor de la materia, incontestable para las ideas de unos organismos que miran el paisaje a través de despachos y no a través de un Sabinal cualquiera.

Francisco Ortiz

 
 
Fé de erratas del Eco del parque nº08:
Página 8. En el pie de foto que dice: "Kayaks en el Playazo", queríamos decir: "Kayaks en Agua Amarga"
Página 12. Donde dice: "bolla", queríamos decir: "boya".
Página 36. Donde dice: "dese", queríamos decir: "desde".
Página 44. En la segunda columna, donde dice: "muerte de nume-AO", queríamos decir: "muerte de numerosos seres vivos acuáticos. (FAO)"