Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

El coro de cámara de San José

Más de un año fomentando amistad al compás de las canciones.

Los integrantes del coro de San José tienen en común, además de su vocación por el canto, vivir en la zona del Campo de Níjar. Hay personas de ambos sexos, de los más variopintos lugares de origen, de diversas edades, de diferentes niveles de formación y variadas profesiones, que cada viernes se reúnen a ensayar durante unas tres horas y luego unas cervecitas y su tapeo, que apuntalan la amistad surgida al ritmo del canto.

Es un coro de cámara compuesto por veinte personas cuya principal característica quizás sea su diferencia cultural: hay tres francesas, una de ellas de origen español, pero francesa; un inglés de origen escocés, una venezolana y un uruguayo y el resto españoles de diversas profesiones como médicos, periodistas, comerciales, artesanos, maestros, empleados de hostelería…, un fiel reflejo de lo heterogénea que es la sociedad actual de esta zona.

Con una edad media que ronda los 50 años, la mayoría carecía de experiencia y de conocimientos sobre el tema. Empezaron desde cero en septiembre de 2016. Son 8 sopranos, 4 contraltos, 3 tenores y 3 bajos, que trabajan con tesón y una ilusión envidiables.

  En poco más de un año de andadura tienen en su haber unos cuantos conciertos: de villancicos en Navidad, en julio piezas de zarzuela y ópera en unión con el coro de un centro de pensionistas de Almería; actuaron en la gala de entrega de los premios Cabo de Gata de Amigos del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar en septiembre; en octubre en la iglesia de San José y en noviembre en la de Níjar. Entre los proyectos inmediatos está la colaboración con la banda de música de Níjar con la que cantarán villancicos en Navidad y en primavera-verano algunos coros de ópera y zarzuela. Además, están inmersos en un curioso proyecto que, cuando se lean estas líneas, quizás ya haya sido una realidad. A través de una de las francesas que hay en el coro y que ya perteneció a otro en su país, están tratando de desplazarse a Francia para un concierto en el que cantarían una parte el coro francés, otra el de San José y una canción los dos juntos.
Foto: Mari Luz Fernández Candocia © JMJ
 

Según sus integrantes, el alma y el hilo conductor del coro es su directora, Mari Luz Fernández Candocia: “Empecé con siete años en la música estudiando piano, hasta los 16 no empecé a estudiar canto porque entonces no se podía siendo más joven. Cuando tenía 18 años, en 1971, se creó el Coro Nacional de España, en el que he estado 42 años en él y metida en todos los grupos habidos y por haber”.

¿Cuándo y cómo llegaste al Parque?
Viniendo con tienda de campaña con otra persona. Era agosto y cuando llegamos a Cabo de Gata no teníamos donde alojarnos, nos dijeron que en el camping Tau había sitio y allí aparecimos. No sabíamos ni que existía San José y nos gustó. Yo antes de jubilarme empecé a buscar casa por aquí, vine porque soñaba con terminar viviendo cerca del mar, pero lo que me ha enganchado de aquí es la montaña, esta montaña volcánica… A mí que me gusta mucho caminar y aquí hay muchos senderos.

 
Foto: El coro de San José © JG
 

¿Cómo surgió lo del coro?
Me vine aquí para no hacer nada, dedicarme al jardín, a mis caminatas… Yo no quería seguir cantando cuando te vas acabando, quería terminar en plenas condiciones y dejarlo al jubilarme. He estado dos años al margen de todo, pero había y hay, un coro rociero en Campohermoso, se enteraron de que estaba yo aquí y vinieron a que les enseñara a cantar. Comenzamos a dar clase y a poner obritas pequeñas para hacer voces y se han ido calentando. Como veo a todo el mundo ilusionado, pues yo también estoy ilusionada. Yo he sido cantante, no he dirigido nunca y ahora estoy aprendiendo con ellos.
Ensayamos en mi casa, porque yo me hice un estudio en el garaje, no para trabajar, para seguir cantando, tocar el piano y, mira por donde estoy todos los días ahí metida. Además del ensayo de conjunto de los viernes, se reúnen otros días de la semana para trabajar la voz por cuerdas de forma independiente: los bajos los miércoles, los jueves vienen a una hora los contraltos y a otra los tenores y a otra hora las sopranos, luego, los lunes quienes quieren dar clase individual para trabajar de forma más privada.
Están enganchados con la voz y cuando van descubriendo que, poniendo un gesto en la cara, saber mover el diafragma, saber mover la respiración, la colocación vocal, llevar el pecho a nivel de la cabeza, se van entusiasmando. Están descubriendo todas las posibilidades que tienen, están apasionados porque han abierto un camino que desconocían.
Lo cogí así un poco sin querer, pero, bueno, como veo a todo el mundo ilusionado pues yo también estoy ilusionada. Esta es mi aportación al pueblo, me encantaría que esto adquiriese madurez y que quedara un coro clásico que nunca había habido.

 
Foto: El coro de San José © JMJ
 

¿Qué beneficios reportan el canto?
La música, y sobre todo la música coral, el cantar en coro es un beneficio para todo el cuerpo. Hablas con psicólogos y con expertos en música y todos te lo dicen. Llegar aquí es hacer una pequeña respiración profunda para encajar con el cuerpo y olvidarse de todo. Tienes que estar tan pendiente, que si la colocación, que si la respiración, que si la afinación, que si aprenderte la música, que es una desconexión total, es como si vas a yoga o a un gimnasio, es una gimnasia interior total, física y mental. A todos les benefica, dicen que es una calma, te olvidas de todo. Y luego la unión que vas creando en participar de algo en común, saber que tienes que estar pendiente de los demás, que no es un trabajo individual, es un trabajo de conjunto, eso une mucho al grupo. Se aprende también ventilación, postura de alineación de la columna, aprendes todos los huesos y los músculos que intervienen para que la voz se proyecte. Cantamos por encima del aire.

 

Foto: El coro de San José © JMJ

 

Hemos charlado y compartido ensayo, actuación y hasta cervezas con un grupo muy especial, sencillo, alegre y humano; una excelente muestra de que, en Níjar se puede realizar una actividad sana y sostenible, que promociona aficiones musicales entre propios y visitantes, no solo dándoles ocasión de participar, sino de disponer de unos espectáculos, distraídos, cultos y enriquecedores como corresponde a una zona medioambientalmente protegida como ésta.

Entrevista realizada por Juan Manuel Jerez