Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Receta

Hoy estaba conversando conmigo misma acerca del artículo que tenía que escribir para la edición de invierno de esta revista, y recapacité en todo lo clásico de estas fiestas. Me acordé de las cestas de Navidad, con su cava, turrón, mazapán y otros articulillos que hacían que nos picara el gusanillo para saber su contenido. ¡Y lo contenta que llegaba a casa con mi Cesta de Navidad! Eran momentos en los que no importaba la marca, calidad o cantidad, era un gesto generoso y se recibía con ilusión.

Pues parece ser que tuvo su origen en la costumbre que tenían los aldeanos españoles de regalar alimentos a las personalidades del pueblo: médico, sacerdote y maestro y que transportaban en un cesto. Al comenzar la migración a las ciudades continuó el hábito y se extendió transformándose en un agasajo común a clientes, empleados y amigos, celebrándose exposiciones anuales de Cestas Navideñas.

En cuanto al Turrón, aunque se le atribuye un origen árabe, Jijona es la cuna de esta golosina desde hace siglos y la primera mención de la palabra “turrón” figura en una carta de la reina Mª de Trastamara (1453). Pero fue Felipe II, un gran goloso, quien lo dio a conocer en la corte y, claro está, los más pudientes no podían dejar de emular al Rey.

El mazapán, también de origen árabe pero que nos disputan los italianos con su marcipiane o marzapane era una golosina que le gustaba mucho a Isabel La Católica -que era una gran aficionada- a la que dio categoría de medicamento por su gran poder energético estableciendo su venta en la botica del hospital toledano de Santiago de Los Caballeros. Pero no nos olvidemos de Carlos V que era un gran gourmet, al que le debemos la feliz idea de introducir la cerveza en España para lo que trajo un cervecero desde Flandes y, por supuesto, hacía que le llevaran grandes cantidades de este dulce a su retiro del Monasterio de Yuste.

 
 

En cuanto a la costumbre de las 12 uvas de la suerte, se cree que fue debida allá por el 1909 cuando hubo una cosecha enorme y había mucho excedente y a los viticultores se les ocurrió que como siempre a las uvas se las había considerado una fruta de buena suerte, hacer una campaña en ese sentido. Aunque hay otra hipótesis que tiene su origen en la costumbre judía de compartir con el visitante esta fruta para agasajarle y recordar los buenos momentos compartidos. Esta costumbre es única de España.

En cuanto a la celebración de la Nochevieja con un banquete especial, se lo debemos al restaurante francés Maxim’s (París) que puso de moda a partir de 1900 celebrar esa velada con una cena especial, cara y animada, popularizándose en todo el mundo.

Foto: Uvas de la suerte © OM

 

Después de todas estas pequeñas anécdotas, os paso a continuación la receta de “Crema de langostinos asados” que espero os guste:

CREMA DE LANGOSTINOS ASADOS
Ingredientes para 6 personas:
• 800 grs. de langostinos
• 40 grs. de mantequilla
• 2 cucharadas de aceite
• 1 diente de ajo pelado y picado pequeñito
• 1 cebolleta picada
• 1 cucharada de tomate concentrado
• 1 cartón pequeño de nata líquida
• 4 cucharadas de brandy
• 1 litro Caldo de pescado
• sal y pimienta
• costrones de pan frito para adornar o huevas de lumpo (opcional)

Elaboración
1. Los langostinos frescos los asamos en el horno o los salteamos en la sartén con un poco de aceite.
2. En una cazuela calentamos el aceite y la mantequilla, echamos la cebolleta y el ajo y rehogamos durante 10 minutos hasta que la cebolla esté blanda y transparente.
3. Añadimos los langostinos asados enteros sin pelar y con cabeza y los rehogamos unos minutos más.
4. Añadir el tomate concentrado y el brandy, y esperamos que se evapore todo durante unos 4 minutos más o menos.
5. Añadir el caldo de pescado, salpimentar y dejar cocer durante unos 20 minutos.
6. Trituramos todo en un robot de cocina o con batidora.
7. Pasar toda la crema por el chino, este paso es importantísimo para que nos quede una crema fina.
Hasta aquí lo podéis dejar preparado un día o dos antes de servir
8. Calentar la crema, añadir la nata, mezclar bien y probamos el punto de sal..

¡Fácil, gustosa y económica!

¡Felices Fiestas a todos y os deseo salud y bienestar para 2018!

Maite Linares
Hotel Los Patios
www.lospatioshotel.es