Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Noticias y breves

 

El Jardín silvestre de San José abandonado

Un año después de su inauguración, el Jardín Silvestre de San José, se encuentra en estado de abandono.

Ecologistas en Acción de Almería y Amigos del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, quieren denunciar el lamentable estado de abandono en el que se encuentra el Jardín Silvestre de San José, dedicado a la memoria del botánico Günter Kunkel y de su esposa Marie Anne Kukel.

Justo un año después de su inauguración el nuevo parque de San José se encuentra en un estado de conservación lamentable. Un simple paseo por el mismo sirve para constatar que las tareas de limpieza, vaciado de papeleras y renovación de las bolsas que se encuentran en ellas, no se han realizado en los últimos meses. Todo esto por no hablar de las labores propias de jardinería, que son necesarias a pesar de tratarse de un Jardín Silvestre.

Múltiples plásticos “adornan” los arbustos del jardín, latas, botellas de vidrio y bolsas llenas de basura se acumulan en torno a las papeleras, el sumidero de la fuente no cuela, matas secas ruedan por el paraje cuando hay viento, e incluso encontramos carteles informativos sobre plantas que ya han muerto y desaparecido del lugar donde deberían estar.

El Jardín, con una inversión de 70.000 ?, fue creado siguiendo las ideas del célebre botánico alemán Günter Kunkel, pionero de la xerojardinería y arquitectura ecológica y que vivió en San José, entre otros lugares de la provincia almeriense. Desde las asociaciones firmantes no creemos que se haga honor a su memoria abandonando el mantenimiento del Jardín que tiene su efigie a la entrada.

Esta actitud de abandono contrasta con el reciente anuncio del Ayuntamiento de Níjar de crear un plan de limpieza de playas. 240.000 euros son los necesarios, según el Ayuntamiento, para mantener limpias las playas durante los tres meses de verano. Presuponemos en mucho menor el coste de mantener limpios los pueblos del municipio.

Nos sorprende que se quiera invertir tanto dinero en “llenar las playas de papeleras” si las que hay en los pueblos no son vaciadas. Le recordamos al señor alcalde que su prioridad son los vecinos de su municipio y que sus necesidades y bienestar deben ser atendidos durante todo el año, no sólo del 15 de junio al 15 de septiembre.

Ecologistas en Acción-Almería
Amigos del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar

 

La ecologista gana... y se va del pueblo

Leemos en el diario El País, un caso que no podemos dejar de comentar. Paca Blanco, coordinadora de Ecologistas en Acción en la comarca de Campo Arañuelo, denunció hace cinco años el macrocomplejo turístico Marina Isla de Valdecañas, en Cáceres, construido ilegalmente en un paraje protegido, que pertenece a la Red Natura 2000, y que ha sido declarado por la UE como Zona de Especial Protección de Aves (ZEPA) y Lugar de Interés Comunitario (LIC).

Desde entonces, ha sufrido acoso y todo tipo de agresiones, ya que las autoridades y vecinos del pueblo de El Gordo, a pesar de saber perfectamente que el complejo está construido en una zona protegida, la ven como una amenaza para su desarrollo económico y laboral.

El macrocomplejo ilegal que cuenta con dos hoteles de 4 y 5 estrellas, casi 200 villas de lujo; un campo de golf y un puerto deportivo, está ubicado en una isla del Embalse de Valdecañas.
Ecologistas en Acción lleva peleando en los tribunales desde 2007, cuando la Junta de Extremadura, presidida por Rodríguez Ibarra, aprobó un decreto para poder construir en la Isla de Valdecañas, como Proyecto de Interés Regional (PIR). Ahora el Tribunal Superior de Justicia ha dado la razón a los ecologistas por considerar que la urbanización no cuenta con las condiciones necesarias para ser un PIR, y por lo tanto ordena su derribo. La Junta recurrirá al Supremo.
Pese a haber vencido está batalla contra los gigantes de la política y el capital, la ecologista de El Gordo, de 62 años, ha puesto su casa en venta y quiere irse del pueblo, porque no soporta más la presión y las agresiones.

A casi todos nos suena esto. Así es la vida de muchos ecologistas: piden a las administraciones que se cumpla la ley vigente y acaban siendo incomprendidos, agredidos y exiliados.
Gracias a nuestros políticos y a su permeabilidad para el dinero y las presiones de cualquier poder fáctico, tenemos que vivir esta eterna contradicción, peleando con las mismas administraciones que crean las leyes, para que las cumplan, y cuando se consigue que un juzgado nos de la razón, nos hacen aparecer como los malos de la película, señalándonos como blanco para que descarguen su ira los más exaltados, siempre mal informados y bien pagados.

Más información:
www.elpais.com