Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Azucena de la Virgen: Esplendor en verano

Siempre resulta difícil escoger un tema vegetal para contribuir al número de verano de esta revista. Plantas, paisajes, fragmentos de vegetación… todo parece estar seco. Es difícil el verano aquí para el mundo vegetal; pero como en otros ámbitos, siempre hay quien se atreve a romper la dinámica imperante y contra viento y sol, mostrar su esplendor en un entorno devastado.

Un ejemplo lo encontramos en la Azucena de la Virgen, nombre común que recibe la especie Pancratium maritimum.

Se trata de una bulbosa mediana que no suele superar los 40 cm de altura, de hojas largas y acintadas, verde-grisáceas y glaucas (sin pelos) que forma densas macollas que aparecen al final del otoño, y finalizando la primavera comienzan a secarse, hasta el punto de que en verano a veces no queda rastro visible de ellas.
Sorprendentemente, desde julio y durante agosto, de donde antes estaban las hojas, surgen unas flores muy llamativas, de gran corola blanca en forma de embudo que se abren a partir de la tarde y durante día y medio, desprendiendo durante la noche un aroma inconfundible. Su nombre común alude a que su floración coincide con la festividad de la Ascensión de la Virgen y a que sus flores nos recuerdan en su forma y olor a esas azucenas que adornan jardines y balcones.

 

Foto: Aparcamiento en Mónsul © JG

 

Una vez finalizada la floración, las flores dan paso a unas grandes cápsulas que se abren en tres valvas dejando ver multitud de grandes estructuras negras realmente sorprendentes. Son grandes, del color y aspecto del carbón, extremadamente ligeras, de forma poligonal; si las manipulamos, veremos que se trata de una cubierta muy ligera que recubre a la semilla, que es pequeña y blanquecina.

¿Pero dónde podemos encontrarla?, de nombre científico, maritimum nos apunta a que habita cerca del mar, concretamente en playas donde abunde la arena, lo suficientemente profunda para acoger a sus bulbos. La cubierta de sus semillas es una adaptación a su medio, pues les permite flotar en el agua. No es exclusiva de Almería, se distribuye en el Mediterráneo, Macaronesia y la costa atlántica del norte de África.

Desde 2005 esta especie se encuentra catalogada en la Lista Roja Andaluza como “Casi Amenazada”. Su época de floración la hace vulnerable a la recolección por parte de los visitantes de las playas y la creciente urbanización, alteración y limpieza mecánica de las arenas costeras resultan una constante amenaza para ella y para muchas especies del litoral que cada vez encuentran menos espacio para crecer. Recientemente para contribuir a la protección de las especies catalogadas presentes en estas zonas ha entrado en vigor el Plan de Dunas, Arenales y Acantilados Costeros, que establece no sólo medidas para proteger determinadas especies catalogadas, sino también los ecosistemas que las albergan.

     

Afortunadamente en el Parque aun tenemos muchas playas con su orla de vegetación natural. En aquellas de arena como la de Los Escullos, el Playazo o fundamentalmente entre Amoladeras y Cabo de Gata podremos disfrutar en verano de la floración de la Azucena de la Virgen. Y recordad, disfrutadlas pero sin cortar sus flores, además ¡sólo duran un día!

Jardín Botánico El Albardinal
Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente