Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Medio marino del Parque: Un mar de volcanes

La Red de Geoparques Europeos se creó en el año 2000 en Lesbos (Grecia) con el objetivo específico de intercambiar información y definir herramientas comunes para la protección y promoción del patrimonio geológico en Europa. En 2001 la Red firmó con la UNESCO un acuerdo oficial de colaboración, lo que la posicionó bajo la tutela de este organismo internacional.

El Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar consiguió su declaración como Geoparque en el año 2006 y como consecuencia de ello la puesta en valor de diferentes rasgos geológicos dentro del mismo. En el Geoparque Cabo de Gata-Nijar se diferencian dos paisajes geológicos absolutamente diferentes que coinciden, a grandes rasgos, con dos de sus tres grandes unidades fisiográficas: la sierra volcánica del cabo y la llanura litoral de la bahía de Almería, ambas de un valor geológico excepcional, a la que nos vamos a atrever a añadir el medio marino.
Los diferentes trabajos que ponen a nuestro alcance la información básica necesaria para conocer el origen geológico del Parque hasta el momento lo han hecho siempre desde una perspectiva terrestre. Las erupciones volcánicas, en parte submarinas, que dieron origen a la actual fisiografía litoral del Parque, ponen de relieve que buena parte de los lugares más representativos del mismo, que además se nos revelan como hitos geológicos, se encuentran en este medio, lo que nos brinda la oportunidad de observarlos desde un punto de vista único si lo hacemos desde el mar: los domos volcánicos de Punta Baja, el Faro y Vela Blanca, los aparatos volcánicos de Monsul y de los Frailes, la duna fósil de los Escullos, los abanicos aluviales al pie de la rellana en La Isleta-Los Escullos, el Cerro de los Lobos, los depósitos de carbonatos de Mesa Roldan…

Foto: Cueva del francés © KM

Antes de centrarnos en el actual territorio del Parque no podemos obviar que este forma parte indisoluble de lo que los expertos denominan la Cuenca de Almeria-Níjar y que comprendía desde Almería hasta la Venta del Pobre, pasando también por Ruescas y Barranquete. Un territorio que ha constituido durante los últimos 15 millones de años un fondo marino sobre el que ha quedado un registro sedimentario, con unas inmejorables condiciones de observación. Excepcional para comprender la evolución en este tiempo de la cuenca mediterránea y de sus cambios geográficos, climáticos y ecológicos.
Hagamos entonces un fascinante recorrido en el tiempo intentando comprender que es lo que sucedió hasta llegar a la fisiografía actual del litoral que comprende la unión de la sierra volcánica y el litoral de nuestro admirado parque natural: Domos, coladas volcánicas, chimeneas, calderas y rocas piroclásticas (producidas por explosiones bruscas que arrojan material más tarde depositado en lechos o capas por la acción de la gravedad).

Foto: Caldera de la Majada Redonda © MA

Hay una serie de principios básicos que interesa conocer antes de abordar cualquier explicación sobre la geología de un territorio:
• La geografía y el paisaje de una región son siempre cambiantes. Las montañas y valles que nos rodean o la posición de la línea de costa que hoy conocemos no siempre han sido como son ahora, ni siempre han estado ahí. La tierra que pisamos, en la mayor parte de los casos, ha surgido del fondo de un antiguo mar y la distribución de tierras y mares va cambiando con el tiempo.
• Todos estos procesos geológicos, sin embargo, son extraordinariamente lentos desde una perspectiva humana. El tiempo, el ritmo de los procesos geológicos se suele contar en millones de años. La Prehistoria e Historia humana han sido instantáneas comparadas con la larga historia de nuestro planeta, que empezó hace al menos 4.600 millones de años. Si comprimiéramos todo ese tiempo geológico conocido de nuestro planeta, en sólo 365 días, un año natural, observaríamos:
• Que el Precámbrico, sobre el que sabemos muy poco, que vio el origen de la vida y la aparición de los organismos más sencillos, llega hasta el 16 de Noviembre, casi el año completo.
• Que la era Primaria o Paleozoico, en la que se desarrollaron y diversificaron animales y plantas, ocupa hasta el 13 de diciembre.
• Que la era Secundaria o Mesozoico, la de los grandes reptiles, alcanza hasta el 26 de diciembre, momento en que se extinguirían los dinosaurios.
• Que la era Terciaria o Cenozoico, en la que se desarrollaron la mayor parte de los mamíferos, se extiende hasta el 30 de diciembre.
• Que la era Cuaternaria, la de la aparición de nuestros antecesores más inmediatos, ocupa sólo parte del 31 de diciembre. En concreto sólo hacia el último minuto del año, hace solo 35-40.000 años, aparecería el Homo sapiens en Europa. Justo para poder tomarnos no solo las 12 uvas, sino todo el racimo. De cualquier forma tiempo suficiente para haber transformado el planeta más que cualquier otro ser vivo en los 4.600 años anteriores.

 

La singularidad de la Sierra de Cabo de Gata y en consecuencia del litoral del Parque Natural estriba en que está formada por rocas volcánicas de dos etapas diferentes, una desde hace aproximadamente 14-10 millones de años y otra desde hace 9–7,5 millones de años. Representan en realidad solo un pequeño porcentaje de las rocas de la misma naturaleza que constituyen el fondo del Mar de Alborán emergiendo tímidamente en la isla del mismo nombre, traído hasta su posición actual por el funcionamiento de la Falla de Carboneras-Serrata.
Las rocas volcánicas de esta zona se formaron en campos de volcanes submarinos, o emergidos, individualmente o agrupados, como pequeñas islas o atolones. Algunos de los edificios volcánicos mayores pudieron crecer lo suficiente como para alcanzar la superficie, formando islas de origen volcánico rodeadas de plataformas sedimentarias marinas. En este ambiente marino somero se depositaron sobre todo sedimentos carbonatados formados por restos de organismos marinos que tienen conchas, caparazones, etc. y que vivieron preferentemente por debajo de las zonas batidas por el oleaje.

Las partículas de carbonatos producidas eran distribuidas por los temporales hacia la costa, donde se acumularon en playas y bajíos y hacia mar adentro, en sucesivas capas. En zonas más profundas los carbonatos eran cada vez más finos y, finalmente, daban paso a margas formadas por la mezcla de arcillas transportadas por el mar en suspensión y micro esqueletos de organismos plantónicos. Los carbonatos de la segunda fase, situados inmediatamente por encima, contienen arrecifes de coral y se formaron en un periodo en que las aguas del Mediterráneo occidental fueron más cálidas que en las etapas anteriores y que en la actualidad.

Fotos:
Cerca de Vela blanca © OM
Punta Arena © OM

     

Estos materiales están excavados por una superficie de erosión que refleja la emersión y erosión de toda la región debido a la drástica bajada de nivel del Mediterráneo, que llegó a desecarse durante la llamada Crisis de Salinidad Messiniense, hace aproximadamente entre 6 y 5,5 millones de años, porque se quedó aislado del Atlántico al cerrarse temporalmente los estrechos que los comunicaban. Cuando el nivel del Mediterráneo se recuperó, al abrirse el estrecho de Gibraltar, volvieron a depositarse en los fondos poco profundos alrededor de los edificios volcánicos de Cabo de Gata carbonatos con arrecifes de coral y oolitas (rocas formadas por pequeñas esferas de carbonato que se forman en aguas muy poco profundas en mares cálidos).
Tras un fuerte cambio en la geografía producido por un levantamiento bastante pronunciado de todo el sureste de la Península Ibérica, en los fondos poco profundos de los entrantes del Mediterráneo que todavía bañaban lo que hoy es la tierra emergida de Cabo de Gata, se acumularon carbonatos bioclásticos ricos en restos de bivalvos, briozoos y algas rojas, localmente muy mezclados con arenas y conglomerados. Esto sucede ya hace unos 4 millones de años (en la edad geológica Plioceno) y la desaparición de los arrecifes de coral indica que las aguas del Mediterráneo occidental volvieron a ser más frías, similares a las actuales.

Fotos:
Calas del Barronal © OM
Punta Arena © OM

 

Posteriormente, la región continuó levantándose y adquirió prácticamente su configuración actual. Durante los últimos 2,5 millones de años, lo que geológicamente se conoce como el Cuaternario, la geología de la costa de Cabo de Gata, como la del resto de mundo, está condicionada por los dramáticos cambios globales del nivel del mar, debidos a las glaciaciones.

Los cambios en la órbita y en la inclinación del eje de la Tierra, en su giro alrededor del Sol, producen variaciones del clima global terrestre. Cuando la Tierra se enfría, mucha agua evaporada del mar queda retenida como hielo en los glaciares, sobre todo en los casquetes polares. Si el hielo se acumula sobre tierra firme, el nivel de los océanos baja, mientras que si el planeta vuelve a calentarse los hielos se funden y sube de nuevo el nivel global del mar.
Ahora estamos en una época cálida, con nivel de mar alto, pero hace solo 21.000 años, cuando los hombres del Paleolítico ya pintaban en las cavernas, durante la última gran glaciación, el nivel del mar estuvo 125 m por debajo del actual. Estas variaciones han sido muy acusadas en los últimos 500.000 años. En las épocas frías, de glaciación, la costa de Cabo de Gata estaba varios kilómetros mar adentro con respecto a la actual. En las épocas cálidas, que en conjunto suponen menos del 10% del total del tiempo, el mar estaba más o menos en su posición actual o un poco más alto. En la última época cálida anterior a la actual, hace 12.500 años, el nivel global del mar estuvo unos metros más alto que el actual y la temperatura global fue un poco más elevada que hoy en día.

 

     

Dentro de las actuaciones del proyecto Medpan North, en el que participan varios espacios naturales protegidos andaluces que incluyen medio marino, surge una batería de acciones centradas en el entorno marino. Esto propicia que el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar en colaboración con diferentes empresas que están en posesión de la Marca Parque Natural de Andalucía y/o La Carta Europea de Turismo Sostenible coordinen el diseño y ejecución de cuatro Georutas en barco por el medio marino y submarino del Parque que están a disposición de todos los que queráis realizarlas; con vuestra pareja, vuestros amigos, vuestra familia…

Más información:
www.juntadeandalucia.es/medioambiente

Fuentes:
Geología del entorno árido almeriense
Guía de rutas geológicas en el medio marino.
Casa de los Volcanes-Rodalquilar

Karlos Mina
Director Técnico Subparke
karlos@subparke.com
www.subparke.com