Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Editorial

Tras finalizar el periodo estival, época del año donde la presión humana sobre el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar es mayor, en la Asociación de los Amigos de este espacio natural, tenemos la sensación de que hemos vuelto a perder un año más.

Nos encontramos con los mismos o mayores problemas de suciedad, acumulación de basuras, masificación, movilidad, contaminación, vertidos de residuos sólidos y líquidos, abandono de edificios y monumentos emblemáticos y un largo etcétera, que nos hacen pensar que seguimos observando cómo los responsables de este espacio medioambiental continúan con su política de parcheo, en lugar de buscar soluciones definitivas para los principales obstáculos que impiden que Cabo de Gata-Níjar presente una imagen definida y clara de sus objetivos a los residentes y visitantes que recorren sus casi 50 mil hectáreas, de las que 12 mil son marinas, y sus 65 kilómetros de costa. Algunos lo califican como verano caótico. El proyecto de punto limpio de recogida de basuras situado en el Playazo de Rodalquilar ha fracasado rotundamente. El retirar las papeleras de la playa, y esperar a que los visitantes depositaran sus basuras en ese punto limpio cuando abandonaran la playa, no ha tenido la respuesta esperada. Si a esto le sumamos la reducción de trabajadores dedicados a la recogida de basuras, nos encontramos con un parque natural sucio. Los desperdicios arrojados a las playas tras las riadas del pasado mes de septiembre del año 2012 en la comarca del Levante almeriense, que provocaron cuatro muertos, que no han sido retirados en muchos puntos de la costa, se han sumado a esta acumulación de basura y nos hemos encontrado con las quejas de algunos visitantes, sorprendidos de la existencia de tuberías, plásticos y otros residuos en muchas playas.

Desde hace varios años venimos reclamando un plan de movilidad que regule el acceso y el movimiento dentro de este Parque. Incluso planteamos algunas propuestas de las que se han hecho oídos sordos nuestros administradores. Solo se mantiene la barrera de acceso a las playa de Genoveses, Barronal, Mónsul, Media Luna y Cala Carbón, lo que provoca que muchos visitantes masifiquen la playa de San José o acudan a otra del Parque, cuando comprueban que la barrera ha sido cerrada. Hemos reiterado, hasta la saciedad, la importancia de colocar otras barreras en los accesos a Vela Blanca en Cabo de Gata, El Playazo de Rodalquilar y Cala del Plomo, y facilitar con carriles bici y senderos el acceso a muchos otros puntos del Parque. También reivindicamos un servicio público de transportes adaptado a la zona y que los beneficios obtenidos por la empresa que explotó los aparcamientos redunden en beneficio del espacio natural, no exclusivamente a un solo bolsillo.

Y sobre la restauración y conservación de edificios históricos seguimos en la pelea. Vemos que pasa el tiempo y cómo se van convirtiendo en ruinas La Torre de Los Alumbres de Rodalquilar, el Castillo de San Pedro, o el Cortijo del Fraile, además de torres, aljibes, norias y almenas repartidas por todo el Parque. Hemos pedido a la justicia que obligue al Ayuntamiento de Níjar a cumplir con su obligación de exigir a los propietarios el mantenimiento de estos inmuebles.

Muchas veces nos preguntamos si el hecho de estar en el extremo sur de la Unión Europea nos hace ser menos continentales y no actuar como ciudadanos de un mundo avanzado, moderno e inteligente que vive en el siglo XXI.

Antonio Hermosa
Miembro de la Junta directiva de la Asociación
Amigos del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar