Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Otro verano para olvidar en el Parque Natural

Como cada año, al término del verano damos un repaso a los aspectos más significativos que han afectado al Parque Natural durante esta época de afluencia masiva de visitantes. Consideramos que este verano ha sido otro verano para olvidar, en el que no solo no se ha avanzado en la conservación de este espacio natural protegido, sino que se ha retrocedido en dicha conservación.

LIMPIEZA
El tema de la limpieza en época estival es recurrente. Todos los años con la misma historia, aunque este año ha sido peor que los anteriores. No nos equivocamos mucho si decimos que este verano el Parque ha estado más sucio, guarro y asqueroso que nunca. Contenedores rebosantes de bolsas de basura por muchas zonas del Parque, desperdicios, botellas, bolsas de plástico dispersadas por el viento, etc. Un panorama poco propio de un espacio natural protegido.
El problema no es nuevo, pero parece ser muy complicado de resolver, porque la realidad es que cada año la cosa va a peor. A excepción del tramo litoral en el que se ha regulado el acceso a las playas (desde playa de Los Genoveses a Cala Carbón), el resto del Parque ha estado realmente sucio.

Foto : Basura en la playa de Las Amoladeras © JG

La administración autonómica dice sobre este asunto que las competencias en limpieza de playas y retirada de residuos, así como el mantenimiento de estas en adecuadas condiciones de salubridad, corresponden a los ayuntamientos, tal como se establece en varias normativas relacionadas con este tema, como la Ley 7/1985 de Bases de Régimen Local, la Ley 2/2013, de 29 de mayo de protección y uso sostenible del litoral y la Ley 22/2011 de Residuos y Suelos Contaminados. La Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio realiza labores de apoyo en la recogida de residuos en las playas no urbanas de todo el litoral del Parque Natural. Estas labores están relacionadas con el mantenimiento de los hábitats litorales y no con la recogida de residuos sólidos urbanos, por lo que durante el verano, debido a la afluencia masiva de bañistas a las playas, la situación se desborda. Ejemplo de ello es lo que sucede en la Cala del Plomo, donde los contenedores instalados se llenan enseguida y suele haber más basura fuera que dentro de los mismos.

 

Ciertamente, el problema de la suciedad no es solo "culpa" de las administraciones, pero sí que tienen la potestad, aunque no sabemos si capacidad o voluntad, para solucionarlo. Puesto que año tras año se viene demostrando que un buen comportamiento cívico por parte de la ciudadanía es casi una utopía, las administraciones deben tomar medidas de la forma más eficaz posible. Lo ideal sería lograr que no fuera necesario recoger residuos ni basuras porque no se produjeran.

No habría basuras ni residuos si determinados individuos no los generaran. La raíz del problema es bien conocida, por lo que debe actuarse sobre ella de todas las formas posibles. Creemos que una de las formas más eficaces es la educación e información ambiental a los habitantes y visitantes del Parque.

Fotos:
Cala de Enmedio © MGS
Rodalquilar © Jacques Fortunier

Una medida tan sencilla, por ejemplo, como un cartel en todas las playas y calas informando que se está en un espacio natural protegido y que no puede abandonarse en él ningún tipo de residuo, puede resultar muy eficaz. Por otra parte están las medidas coercitivas (poner multas) y por supuesto restringir el acceso a las playas.

La suciedad e insalubridad de la Cala San Pedro este año ha variado poco con respecto al pasado, siendo además preocupante que desde hace un par de años estemos asistiendo atónitos a un interés desmesurado y casi enfermizo por parte del Consistorio Nijareño, en connivencia con la administración autonómica, por adoptar medidas que faciliten y promuevan el acceso a esta cala mediante vehículos a motor por tierra o con embarcaciones a través del mar.

Fotos:
San Miguel de Cabo de Gata © Jacques Fortunier
El Playazo © Jacques Fortunier

Conviene recordar, sin ánimo de resultar cansinos, que salvo la pequeña franja del dominio público marítimo terrestre, todos los terrenos circundantes a la mencionada cala, son de titularidad privada, del mismo señor que hace unos años puso un "puesto de peaje" en el camino de acceso que todos conocemos para ir a la Cala San Pedro.

Pero lo más grave del asunto, es que la famosa cala, es de las poquísimas del Parque Natural en las que no se establece como compatibles las actividades de uso público y turísticas vinculadas al uso y disfrute de la playa, ya que no está clasificada en el PORN como B3 (áreas litorales de esparcimiento), sino como B1 (áreas naturales de interés general). No se entiende tanto empeño por abrir un camino, del que ya se ha dicho que está presupuestado en 80000 Euros por el Ayuntamiento de Níjar, o el interés de estudiar la posibilidad de instalar un pantalán para facilitar el acceso a la cala a través del mar (menudo disparate).

 

Este verano en Las Negras hemos asistido a vertidos de aguas fecales a través de la Rambla de Las Agüillas y Las Negras. Por desgracia, no es el primer verano que sucede y es que, al parecer, con la afluencia masiva de veraneantes a la población se produce un uso intensivo de la red de saneamiento de la localidad, provocando saturación del alcantarillado e incluso averías o roturas en los colectores que conducen las aguas residuales a la depuradora situada al norte de la población. Parece que las infraestructuras básicas necesarias para la población no han sido proporcionales a tanta construcción desmesurada a la que venimos asistiendo en los últimos años en Las Negras. Este vertido ha provocado la contaminación de la playa de Las Negras y ha deteriorado, si cabe aún más, la imagen del Parque Natural durante el verano.

REGULACIÓN DE ACCESO A LAS PLAYAS
Este verano la situación no ha variado demasiado con respecto al pasado. A diferencia del anterior, este año sí se ha cobrado por estacionar en los aparcamientos de las Playas de Mónsul y Los Genoveses. En este sentido la cosa sigue sin funcionar del todo bien porque continúa fomentándose el uso del vehículo particular frente al transporte público, que sigue resultando proporcionalmente más caro.

Este año, como otros, la prestación del servicio lo ha realizado la ya conocida empresa de la zona Torres y González Díaz S.L., cuyo contrato fue adjudicado por el Ayuntamiento de Níjar a cambio de la irrisoria cantidad de 6.000 Euros como contraprestación económica. Decimos irrisoria porque los ingresos derivados de la explotación de los aparcamientos y el transporte público se estiman en torno a unos 100.000 Euros con unos gastos muy reducidos que han ido a parar a una empresa privada.

No está nada mal, teniendo en cuenta que estos ingresos se obtienen en poco más de dos meses. Es muy lamentable que el dinero que pagan los usuarios de estos servicios no repercuta directamente en la conservación del Parque Natural. Parece razonable que la adjudicación del contrato debería tener una contraprestación económica mucho mayor a 6.000 Euros, teniendo en cuenta los ingresos que se perciben, y si no hubiera ninguna empresa interesada en adjudicarse el contrato, que preste el servicio directamente el Ayuntamiento de Níjar, para que al menos el dinero quede en las arcas municipales.

El Consistorio Nijareño parece muy interesado en extender este modelo de regulación de acceso a las playas a otras zonas del Parque Natural como Los Escullos, la Isleta del Moro, Cala del Plomo o El Playazo de Rodalquilar, no sabemos si por interés conservacionista o economicista.

Fotos:
Cerca de San José © Jacques Fortunier
San José © Jacques Fortunier
Las Negras © RafaC

Desde hace años esta Asociación viene insistiendo en la necesidad de una regulación de acceso a las playas y calas del Parque, pero conviene dejar muy claro algo que algunos están confundiendo o pasando por alto: regular y restringir el acceso al litoral del Parque durante el verano no significa ni es sinónimo de facilitar y promover la afluencia masiva regulada de bañistas a dichas playas. Es decir, no se deben acometer actuaciones que incrementen la carga de personas a nuestro litoral protegido mediante la creación de nuevos aparcamientos. No parece lógico que se facilite y fomente tanto el acceso a las playas naturales de un espacio protegido. Si no existe espacio para aparcar adecuadamente en las proximidades de una playa, pues lo lógico es que no se acceda a ella en coche, habrá que ir andando desde el núcleo urbano más próximo y a quien le parezca incómodo que vaya a otra de las muchas playas de nuestro extenso litoral mediterráneo.

Fotos:
Cala Higuera © María Jesús Montes de Oca
San José © Jacques Fortunier

En definitiva, no parece muy natural llenar todo de aparcamientos para facilitar el acceso masivo de vehículos al litoral de nuestro Parque Natural y, aún peor, explotar esos aparcamientos para que obtengan pingües beneficios empresas privadas, sin que ese dinero revierta en la conservación del Parque.

Resumiendo en pocas palabras, este verano, que ya ha pasado, en lugar de avanzar en la conservación de nuestro Parque Natural, se ha producido una mayor degradación y antropización del mismo. En definitiva, otro verano para olvidar.

Asociación Amigos del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar