Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Cartas y opiniones

Desde aquí os animamos a enviar vuestras cartas contándonos anécdotas, comentarios y opiniones sobre todo lo relacionado con el Parque Natural. Podéis hacerlo a través de Internet o por correo postal. Gracias.
 

Autocaravanas en el Parque

Autocaravanas y usuarios :
En su artículo del nº60, ustedes parecen asociar “caravanas” y “autocaravanas”; considero que es un error ya que estas dos categorías de vehículos disponen de equipamientos que no son de ningún modo idénticos – excepto para las caravanas de gran categoría – lo que implica la necesidad de tener instalaciones muy diferentes para su utilización y, por otra parte, el comportamiento de los usuarios ante el medio ambiente es a menudo diferente. En cuanto a las autocaravanas hechas por particulares, son a menudo excelentes, pero a veces sin conformidad con las normas europeas. Desconozco las leyes españolas y las condiciones de homologación de estos vehículos.

La multiplicación de las autocaravanas, que se puede notar desde hace 2 ó 3 años con una gran cantidad de furgonetas en período de veraneo, no es episódico. En efecto, este fenómeno se produjo en Francia de manera idéntica, hace 25 años, y ha producido las mismas reacciones. Se trata verdaderamente de un “nuevo” método de turismo que se ha de tener en cuenta. En Francia, varios años fueron necesarios para que los que mandan reconocieran la necesidad de estructuras adaptadas. El desarrollo de este tipo de turismo es inevitable, conviene acompañarlo, y cualquiera oposición o tentativa de recuperación directa por la hostelería al aire libre está condenada al fracaso. En Francia, hoy en día, hay unas 2900 áreas de servicio adaptadas.

Foto: Aparcamiento en La Isleta © JF
 
 

Formo parte del 70% de usuarios que nunca fueron ni irán a un camping. En una situación de carencia prefiero recorrer varios centenares de kilómetros para encontrar una parada en vez de tener la obligación de conformarme con estructuras impuestas, inadecuadas, costosas y que no dejan ninguna libertad. Eso no significa en modo alguno que debamos ignorar las normas naturales, medioambientales, muy al contrario, si queremos poder disfrutar de situaciones agradables y envidiables durante muchos años y transmitirlas luego a nuestros descendientes. Conviene respetar el medio ambiente, siempre con la palabra clave: LIBERTAD.

   

Nota importante: la mayoría de las veces los usuarios disponen de bicicletas que les permiten ir a las playas o a otros lugares de visita (por eso resulta importante la creación de vías verdes).

Áreas de servicio y de aparcamiento (soluciones adecuadas):
Aquel artículo aborda precisamente la necesidad de una estructura mínima de acogida. Allí se encuentra la única solución válida y compatible con el medio ambiente, para la acogida de estos vehículos de ocio. Por supuesto no se trata de permitir la ocupación de las playas por cualquier vehículo o permitir su aparcamiento en un sitio único muy lejano de los lugares de baño y de los comercios. La estructura MÍNIMA Y SUFICIENTE podría ser sencillamente una área de aparcamiento diurna y nocturna, aproximadamente horizontal y de acceso fácil para vehículos largos, a veces de unos 10 metros, y una zona de servicios que incluiría 2 grifos de agua sanitaria (no demasiado frágiles, separados concretamente de varios metros, ése destinado al relleno de agua sanitaria equipado de un arco que impida el contacto directo con los depósitos transportables) y una evacuación para las aguas “grises” y “negras”. Además las conexiones WiFi son muy apreciadas. El coste de estas infraestructuras es y debe seguir siendo muy barato para poder realizar más, SIN concentrar todos los vehículos en un lugar único, y permitir el acceso gratuito o con un precio muy bajo (y con vaciado siempre gratuito). El proyecto de una estructura en Rodalquilar en el lugar del antiguo camping es excelente; sin embargo, no conviene crear un camping para autocaravanas, sería un error. Gracias a Internet y a las asociaciones españolas de usuarios de autocaravanas, se puede disponer de numerosas informaciones técnicas.

Las instalaciones de las áreas de servicio deben quedarse a lo mínimo para ser accesibles a todos. Serán incitativas a la puesta en conformidad de los vehículos no homologados y prohibirán los desagües y derrames directos por las playas y los aparcamientos públicos. Los materiales instalados, muy sencillos y robustos pero funcionales, podrán limitar considerablemente el mantenimiento.

Foto: Modelo de área de servicio © JF
 
Características de los vehículos (normas):
Para ser clasificadas sin molestia directa, las autocaravanas deben ser homologadas según las normas europeas vigentes. La matrícula de estos vehículos se somete a la conformidad con las normas; por eso aparece la mención “caravana” en la rúbrica J3 de los permisos de circulación franceses. Desconozco totalmente cuál es la reglamentación española, pero, lógicamente, debería ser similar o muy cercana a los criterios europeos. Entonces resulta muy sencillo controlar la conformidad del vehículo gracias al permiso de circulación (certificado de matrícula). Toda falta habría de generar medidas coercitivas, si es necesario.
Foto: Aparcamiento en San José © JF
 

Esta situación no niega de ninguna manera las realizaciones técnicas artesanales o incluso personales de los propietarios, sólo deberán éstos respetar las normas, lo que está al alcance de todos, para el interés general. Con mi esposa construimos, hace unos años, 4 autocaravanas homologadas, dos de factura muy buena, probando así la factibilidad para particulares, en el respeto de las normas.

   

Básicamente todos estos vehículos deben estar equipados con depósitos estancos fijos o transportables para las aguas sucias “grises” (cocina, lavabo y ducha) y, separadamente, las aguas “negras” (aseos). Debe ser estrictamente imposible accionar cualquier sistema de vaciado y de limpieza cuando el vehículo circula. Las ventilaciones de la cabina, con dimensiones bien definidas, forman también parte de las condiciones mínimas que se han de respetar. Para el gas, es más difícil.

Todas las normas están establecidas para el interés personal de los usuarios y para el respeto del medio ambiente. Así quedará por modificar ciertos comportamientos humanos triviales… ¡Esto es sólo una cuestión de información, de sensibilización y de tiempo!
A título informativo: un aseo químico (pero poco agresivo con los nuevos productos, o incluso sin química para 2 a 3 días), bien adaptado a las furgonetas cuesta entre 90 y 220 euors. El depósito para las aguas “grises” vale entre 30 y 90 euros. ¡No es mucho dinero para poder disfrutar unas vacaciones y unos fines de semana en una naturaleza preservada con eventuales vecinos sonrientes!

Repercusiones económicas:
Los usuarios tienen mayoritariamente un poder adquisitivo elevado, pero optimizado; el presupuesto mensual que dedican a la vida corriente, al ocio y a los desplazamientos varía de 500 a 1000 € por persona. Frecuentan los lugares de restauración y participan en las actividades festivas y culturales locales.
Muchos de ellos viajan durante la mayor parte del año; su presencia en invierno es notoria en el sur de España y puede acarrear repercusiones económicas directas (comercios) e indirectas (servicios) importantes sobre todo para los pueblos que sabrán atraerlos por sus iniciativas.

Conclusión:
Poner en adecuación las necesidades de los usuarios con los medios estructurales indispensables a lo mínimo es la única solución que le permita al público saciar la necesidad de contacto con la naturaleza y preservar la perennidad medioambiental del Parque natural.

“Conservar NO CONSISTE EN CERRAR la puerta del Parque” Entrevista de Carlos Santos (Almería Verde del 6 de julio de 2006).
En este artículo, el Sr. Carlos Santos ya había definido perfectamente lo que debería ser un Parque natural destinado al público. Proteger el medio ambiente, en un parque natural o en otra parte, no consiste en prohibir sino en acoger y dar consejos. ¿El Parque no ha de ser también un lugar con vocación pedagógica (Cf. el jardín botánico de Rodalquilar)?

Jacques Fortunier
Ingeniero, Antiguo Director de Publicación de la Federación Internacional de los Clubes de Autocaravanas, Usuario de autocaravanas desde 1974
Traducción realizada por Linda Fortunier