Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Cartas y opiniones

Desde aquí os animamos a enviar vuestras cartas contándonos anécdotas, comentarios y opiniones sobre todo lo relacionado con el Parque Natural. Podéis hacerlo a través de Internet o por correo postal. Gracias.
 

Ruidos en la Joya de Agua Amarga

Una peregrinación de administración en administración.

La Joya es una barriada de Agua Amarga y se encuentra situada al norte de esta, a lo largo de la carretera de salida hacia Almería. Según la orografía del terreno la Joya está a más altura que el pueblo de Agua Amarga, situado a nivel del mar. En esta barriada viven ciudadanos en cortijos diseminados y también se encuentran algunas casas rurales y hoteles con encanto.

Desde la altura de la Joya y alrededores se divisan perfectamente las chimeneas de la fábrica de Endesa, de Carboneras, pues se encuentran en una línea recta. Es muy común ver a altas horas de la noche cómo las chimeneas escupen un humo amarillo, mientras los ciudadanos duermen. Humos que afectan a las plantas de la zona y a la salud de los ciudadanos. Nos preguntamos qué pasa con los filtros reglamentarios para evitar estos humos contaminantes. No podemos olvidar tampoco los olores que según el viento recibimos de estas industrias de vez en cuando.
De la misma manera que se divisan las chimeneas, con sus consiguientes humos y olores, llevamos cerca de tres años percibiendo unos ruidos, esporádicos unas veces, y constantes otras. Ruidos que nos llegan de la zona industrial de Carboneras, y que desconocemos de qué industria o industrias proceden.

Los ruidos se producen en cualquier momento, no tienen hora fija ni día ni mes. No tienen periodos fijos, ni verano ni invierno, y es lo mismo por la noche que durante el día. Los ruidos se escuchan cuando algún tipo de maquinaria se pone en marcha. Son ruidos parecidos a una maquina picando una montaña.

Lógicamente en el verano es cuando los ruidos se hacen más presentes, pues en el silencio de la noche y con las ventanas abiertas se perciben perfectamente. Ha habido incluso reclamaciones de clientes hospedados en algún hotel con encanto de la Joya, donde su argumento fue “Vds. nos venden silencio y tranquilidad en el Parque Natural, y aquí no hay quien duerma”.

Los ruidos pueden comenzar a la una de la madrugada o a la hora de la siesta, es indiferente.
Hemos consultado con distintas personas, algunas de ellas trabajadores de algunas de las fábricas y cada una nos da su versión. Si es una industria y no la otra… si todas hacen ruido cuando ponen los motores en marcha… que los motores están sucios, pero cuando “tengan la parada“ (periodo que utilizan las industrias, una vez al año, para limpiar su maquinaria) luego ya no harán ruidos… En fin todo tipo de explicaciones, pero que nosotros no entendemos.

Esto ha sido un peregrinar de Administración en Administración, de distintos vecinos y empresarios de la zona, para denunciar los ruidos que se perciben en esta parte de Agua Amarga y alrededores.

Foto: Vista de Agua Amarga © MA
 

Visitas al Ayuntamiento, Policía Municipal y Guardia Civil de Carboneras, así como llamadas de teléfono cuando por la noche o durante el día se estaban produciendo los ruidos. Su contestación siempre ha sido de que ellos no perciben ningún ruido y que no pueden venir a Agua Amarga porque está fuera de su jurisdicción.
Otros veces hemos llamado a la Policía Municipal de Níjar, pero la contestación ha sido la misma. Está fuera de su territorio.

Incluso nos han entrevistado a varios vecinos en Canal Sur para las noticias de mediodía denunciando los célebres ruidos y explosiones en algunos momentos.

Conseguimos que a través de la Asociación Amigos del Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, nos recibieran en la Delegación de Medio Ambiente de Almería de la Junta de Andalucía, para seguir denunciando los ruidos de las industrias de Carboneras.

A consecuencia de esta visita el pasado día 28 de Abril, se personaron en la casa de un vecino dos técnicos de la Consejería de Medio Ambiente de Sevilla, para interesarse por nuestra denuncia y para instalar unos aparatos medidores de ruidos, en el terrao de la vivienda. Lógicamente estos aparatos se orientaron hacia la zona de donde se supone que vienen los ruidos. Los instaladores estuvieron hablando con vecinos de la Joya, quienes les transmitieron sus opiniones.

Después de la instalación nos dijeron que iban a ir a Carboneras. Al día siguiente volvieron a ponerlos en funcionamiento con una señorita que debía de ser un alto responsable de la Delegación de Medio Ambiente de Almería.

Los equipos han estado funcionando hasta el día 7 de mayo a las cinco de la tarde que han venido a recogerlos.

Nuestra opinión es que desde que instalaron los equipos los ruidos han desaparecido, y hasta el día de hoy 4 de Junio los ruidos han cesado.

Hemos hablado con el técnico instalador, y nos comunica que pasará el estudio a la oficina de Medio Ambiente. Suponemos que nos informarán de los resultados.

Hemos transmitido nuestro malestar al técnico que estuvo haciendo las mediciones, pues nos extraña mucho que desde que se instalaron los aparatos los ruidos cesaran.

Hemos estado observando por las noches y efectivamente las fábricas o fábrica estaban funcionando, pero el ruido era mínimo. Inapreciable incluso en el silencio de la noche.

Después de todo lo expuesto, y como ciudadanos y contribuyentes responsables, no se nos hubiera ocurrido hacer ninguna denuncia para que se trasladen desde Sevilla, con el consiguiente gasto de transporte, dietas y salario para que el resultado sea negativo.

NOSOTROS NUNCA HUBIERAMOS DENUNCIADO NADA SI EL RUIDO FUERA COMO EL QUE SE HA DETECTADO DURANTE LA SEMANA DE MEDICIÓN.

Podemos preguntarnos: ¿sabían las industrias que se iban a hacer estas mediciones?
Al día de hoy, como decimos, los ruidos han cesado. Seguimos atentos y si se vuelven a producir, como en este tiempo atrás, tendremos que tomar otro tipo de medidas.

Vecinos de la Joya, Agua Amarga

 

Parque Natural ¡Porque sí!

Voy andando, hago memoria con la libertad de escoger del pasado lo menos humeante, no quiero ponerme a pensar e irme con las corrientes a otra parte. De cuando en cuando, sopla un aire tibio, trae su melódica bohemia, que aborda mi frente como un fresco plumaje de extravíos. Es el mediodía y hay momentos en que un simple suspiro te aleja de males ocurridos y ocurriendo y te acerca a la invención diaria de la naturaleza, a lo posible por hacer y por ver, y tal vez sin importancia, pero te detiene, ¿o es simplemente el paisaje, sin más, que irrumpe en tus cabildeos? Podría nombrar vistas innombrables, o ir al encuentro de algún rincón donde sentirme vivo, aunque sea solo por un corto espacio placentero... Sé que es una ventana, una ventana a gozar de sus claridades y un horizonte minúsculo a defender. Las alimañas rodean los poemas naturales de la tierra y, aquí, en el Parque Natural de Cabo de Gata, acechan sus garras de martillo, confabulan y desoyen el concierto de las vecindades, el andar de los andantes, el honor de las chumberas, la altivez de las pitas, la amistad del palmito... Sí, todo es amorosamente a proteger, tanto e igual que a los propios hombres, a pesar de que jamás se asomaron a una ventana abierta a la conciencia que ama sin reverencias, reconoce y respeta.

José Luis López Fernández
www.joseluislopezfernandez.org

Se pueden encontrar los libros de José Luis López Fernández en el Centro de Visitantes

 
 

Sextinas

Libídine de la higuera de la Isleta del Moro Arráez

Licenciando el regato,
clara fontana de Arráez,
joroba ajada jaez
jugo, ñoñez y conato
con la sal y la magrez
en gestado anonimato,

La higuera esmirnasa
dijo: -higo cabrahiguillo
volando muy alto a mi casa,
¡qué tengo abierto el culillo!,
¡qué pase a ver lo que pasa!-

(sextinas)

Luis Ayala García (Lubagarca)
Dedicada a los botánicos del parque.

 
Foto: Higuera © MA