Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

A vista de pájaro

Torres y Castillos IV

TORRE DE CALA HIGUERA

Es probable que en Cala Higuera hubiese una antigua torre de la época nazarí, ya que se tiene noticia de ella desde 1497, pero no tenemos referencia de su situación exacta.
La torre que conocemos se construyó en 1767, sobre el cerro de Cala Higuera, que con sus 224 m. de altura, domina los fondeaderos de San José y los Genoveses. Esta torre se hizo a la vez que la de Vela Blanca y financiada por el mismo contador de la Isla de Puerto Rico, Francisco Pepín González.

La torre es de mampostería, de forma troncocónica sobre una plataforma también de mampostería. El hueco de acceso se encuentra a unos 7 m de altura. La torre de Cala Higuera se mantuvo en buen estado de conservación con la dotación de un cabo y dos torreros hasta principios del siglo XIX. En 1847 se encontraba totalmente ruinosa, después de sufrir un incendio. Como las demás, fue traspasada al cuerpo de Carabineros para vigilancia policial de la costa y a partir de 1941 pasó a depender de la Guardia Civil, que la restauró para su vigilancia de costa. Como las demás, a partir de 1949 queda protegida por el Decreto sobre fortalezas y castillos. Hacía 1960 la torre fue enajenada y vendida a un particular.

En 1987 quedó dentro del Parque Natural Cabo de Gata-Nijar. Su estado actual de conservación no es del todo malo aunque se encuentra abandonada y deteriorándose.

Foto: Torre de Cala Higuera, © MS

TORRE DEL ESPARTO

Los pocos restos que quedan de la Torre del Esparto se encuentran en un cerrillo a 94 m de altura situado sobre la Punta del Esparto, entre los Escullos y la Torre de Cala Higuera. Es posible que ya en 1501 estuviese arruinada esta torre porque en la provisión para guarda de costa del Reino de Granada, de dicho año, no se habla de ella. Se sabe que la torre existía al encontrarse el topónimo cercano de Hoya de la Torre. Seguramente los restos son de una torre de la época nazarí, de figura prismática, que se arruinaría con anterioridad a la llegada de los Reyes Católicos. De ella sólo quedan un montón de piedras con restos de mortero de cal. Sobre estos restos alguien colocó un puesto de caza utilizando las piedras sueltas, por lo que no es fácil identificarla.

 

CASTILLO DE SAN FELIPE EN LOS ESCULLOS

El castillo de San Felipe tenía que haber sido construido inmediatamente después del castillo de San José, según estaba proyectado por el ingeniero Felipe Crame; pero las obras se retrasaron por falta de financiación y por dudas entre construirlo en los Escullos o en la Isleta del Moro.

Debido a los problemas para hacer el fuerte se levantó, provisionalmente, una barraca cuartel para la vigilancia de la costa de la que no queda vestigio alguno. En lascercanías se encontraba un embarcadero llamado de Inox, donde eran contínuos los desembarcos de corsarios y berberiscos.

Foto: Castillo de San Felipe, © MS

Por fin el castillo se construyó durante 1771, bajo las órdenes del arquitecto Francisco Ruiz Garrido y financiado por Bernabé Gómez Corbalán, a cambio de dos patentes de capitán de caballería (una para él y otra para su hermano). Este fue el último castillo que se levantó dentro del plan de defensa de la costa del Reino de Granada en la época de Carlos III.

El castillo es rectangular con dos torres semicirculares en las esquinas que dan al mar y una gran batería, también semicircular, para la artillería frente al mar.

La guarnición original estaba compuesta por un oficial, dos cabos, quince soldados de infantería, un capellán, un cabo artillero, dos artilleros y un guarda almacén de artillería. Tenía capacidad para seis cañones de 12 a 24 libras, pero únicamente se le doto de dos piezas.

El castillo entró en el siglo XIX en buen estado, defendiendo su tramo de costa de los piratas berberiscos. Tras la guerra de la independencia quedó inutilizado, como todos los demás. No sabemos si fueron los ingleses para anular la defensa napoleónica o por los franceses en su huida, el caso es que se llevaron los cañones de bronce, quedando el fuerte desarmado y abandonado.

En 1849 se encuentra muy deteriorado y en 1860 se le califica de ruinoso, aconsejando su rehabilitación. Por esas fechas pasa a depender del Cuerpo de Carabineros.
Iniciando el siglo XX, su estado es más que ruinoso, y como los demás fue protegido por la ley de 1949 sobre castillos españoles; lo que de momento no le sirvió de mucho, ya que en vista de su deterioro y abandono fue utilizado como corral por ganaderos de las inmediaciones.
En 1987, entró en el Parque Natural Cabo de Gata-Nijar y, entre 1990 y 1991, fue restaurado por la Junta de Andalucía, quedando en el buen estado en que se encuentra actualmente y pasando a depender de la Dirección del Parque Natural, que lo utiliza para diversas actividades. Es uno de los pocos castillos de la zona que ha tenido la suerte de ser restaurado por las administraciones, aunque hay voces que dudan si el proyecto de restauración se ajusta al del edificio original, o por el contrario ha sido realizado con poco rigor.

Nosotros no vamos a entrar en esas disquisiciones, sólo podemos decir que su estado de conservación actual es bueno, a excepción del interior de la mayoría de los habitáculos cerrados que están sin suelo y bastante descuidados, y que se usa para hacer algunas exposiciones y actos aislados, aunque podía utilizarse mucho más.

Mario Sanz Cruz

Bibliografía:
Libros de Antonio Gil Albarracín
Artículos en Axarquía de Mariano Martín García