Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Señales en el Parque

Fotos:
Las Negras, © AS
Cartel, © AS

La proliferación de señales, anuncios publicitarios, vallas e indicaciones sin criterio paisajístico, estético o simplemente funcional en el interior del Parque es un problema que se agrava cada día.

Hace meses que queríamos reflexionar sobre el tratamiento y cuidado en el diseño y ubicación de la señalización informativa y general en el interior del Parque. Como si leyeran nuestros pensamientos y adelantándose a nuestro artículo han aparecido una serie de fotografías inmensas que nos anuncian el Parque en el mismo Parque… El colmo del absurdo.

Antes de la colocación de estos inútiles elementos (Cerro Negro frente al Cerro Negro, como si no se viera y sin poner siquiera el nombre o situación del elemento referenciado) ya existían bastantes problemas con carteles y señales en el Parque, principalmente la acumulación de señales obsoletas o reiterativas, la proliferación de anuncios privados en espacios públicos como carreteras y cunetas y la nula coherencia estética entre unos tipos de señales y otras.

Entendemos que la señalización es necesaria, deseable incluso cuando se trata de informar con corrección sobre la situación de elementos de interés del Parque, pero en este lugar, por sus características y naturaleza, por sus valores paisajísticos y por su calificación de Espacio Protegido, el criterio correcto sería el de intentar con las intervenciones de señalización no interferir en la propia percepción del Parque, es decir, reducir la señalización al mínimo y guardar siempre el mismo criterio estético que armonice con el entorno.

Por supuesto, los anuncios privados de locales, restaurantes, campings, ventas y alquileres de viviendas, comercios y blanqueados de plástico (por poner algunos ejemplos) deberían, si no prohibirse, por lo menos regularse adecuadamente ya que el libre albedrío parece conducir en este caso al caos informativo. Unas sencillas normas acerca de las tipografías, tamaños máximos de carteles y ubicación permitida, harían descansar la vista y el pensamiento de los visitantes de tanta agresión publicitaria en un lugar que no debería, y empieza a parecerse a un centro comercial.

Frente a todos los ejemplos negativos queríamos destacar el Plan de Señalización de Espacios Naturales Protegidos de la Junta así como la señalización y balizamiento de senderos llevada a cabo hace unos años, esa es la línea a seguir para la señalización, el camino está marcado y se conoce, nos preguntamos entonces: ¿Por qué se incide en lo contrario con las nuevas intervenciones de señalización? ¿Por qué se permite la colocación de tantos anuncios privados? ¿Para cuando una limpieza de señales obsoletas o repetidas? ¿Qué tal unas ordenanzas sobre publicidad en los núcleos urbanos?

Sin duda todas estas son señales de que algo no marcha bien en el Parque. Como se puede apreciar en las fotografías, o simplemente visitando el Parque, la señalización actual es manifiestamente mejorable. A ver si alguien toma nota.

Paneles del “Plan Turístico”
Estos carteles responden sin duda a todo lo negativo que denunciamos en este artículo. Están situados en lugares estratégicos, perturban la visión del paisaje, no aportan información alguna, ni siquiera indican qué es lo que está fotografiado y, aún peor, los paneles pintados en unos nada discretos colores (azul eléctrico y naranja) tienen anverso con fotografía y reverso vacío en algunos casos, la inutilidad llevada al extremo.
El desmesurado tamaño de los logotipos de los promotores del “Plan turístico” al que responden nos hace pensar que el único fin publicitario que persiguen es el suyo propio… Sospechosamente no se hace mención para nada a la realidad del Parque como espacio protegido.
Y lo que es más, alguien ha cobrado por ponerlos ahí…
Carteles de anuncios particulares
Epidemia de carteles particulares en los núcleos urbanos. La sensación al pasear por las calles de algunos de ellos (el Pozo de los Frailes por ejemplo) es que el Parque entero está a la venta. Aunque parezca increíble existen ayuntamientos sensibles al paisaje, con normativa en sus ordenanzas municipales, que restringen este tipo de anuncios.
Promociones de construcción
Estas vallas publicitarias unen a su efecto óptico destructor el ser señales inequívocas del crecimiento incontrolado que está sufriendo el Parque. A su potencial destructivo innato como perturbadores del paisaje (pero efímero, dada su temporalidad) se suma el que vendrá después para quedarse cuando se construya lo anunciado. ¡Qué ganas tenemos de que este tipo de anuncios desaparezca!
Reiteración de señales
Este es sólo un ejemplo de la descoordinación que sufre la señalización en el Parque. Señal del Ayuntamiento (con antigüedad clara y demostrable dado su estado), seguida de la misma señal de la Junta, cada una con su propio criterio. Nos quedamos con la de la Junta, claramente.
Mezcla de tipologías y estilos
Señalización del Ayuntamiento de Níjar (que debería unificarse con la de la Junta), anuncio de casa Rural con otro estilo distinto, señal de coto de caza ¿en el Parque natural? y trasera de una señal de stop. Este es el panorama de la señalización en el Parque. Juzguen ustedes mismos.
Estado de las señales
El deterioro de algunas de las señales importantes del Parque es evidente. Incluso en el caso de la señalización más adecuada, el estado de mantenimiento de las mismas no es todo lo bueno que sería deseable para un lugar que debería pretender la excelencia turística.

En positivo
Para que no se diga que sólo criticamos. Este tipo de panel nos parece útil, razonable, adecuado, necesario, integrado y bello. Las únicas quejas que podemos tener es lo remoto a veces de su ubicación, sobre todo en cuanto a planos que explican zonas y grados de protección, y la escasez de información sobre elementos de interés culturales concretos, como norias, castillos, cortijos, etc.

Amigos del Parque