Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Cartas y opiniones

Desde aquí os animamos a enviar vuestras cartas contándonos anécdotas, comentarios y opiniones sobre todo lo relacionado con el Parque Natural. Podéis hacerlo a través de Internet o por correo postal. Gracias.
Mi perro envenenado

A mediados del mes de julio pasado, estuve hablando con vosotros porque se había envenenado mi perro. Me dijistéis que os enviara un correo electrónico contando cómo ocurrió y para llevar control de los perros que están envenenado en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar o sus inmediaciones.

Foto: Nano, © VMC

“El día 15 de julio apareció mi perro, Nano, con claros síntomas de envenenamiento: vómitos, diarrea, temblores y pérdida del equilibrio con caídas. Había estado por los alrededores de mi casa en la Loma del Bobar (Los Albaricoques) y en menos de diez minutos, mientras que yo recogía muestras de los vómitos para llevarlos junto con Nano al veterinario, desapareció y no volví a verlo hasta que apareció cinco días después, muerto, dentro de una antigua cochiquera, a menos de 100 metros de mi casa. Al día siguiente de la desaparición (16 de julio), cursé denuncia en el puesto de la Guardia Civil de Níjar. No hicieron mucho caso a lo que les conté y como no me quedé satisfecho con lo que me dijeron allí, llamé al SEPRONA (950 256122) para decirles que deberían ayudarme a buscar a Nano, porque si estaba envenenado eran más de 30 kilos de perro que estaría envenenando a otros animales. El SEPRONA apareció por mi casa dos días después, para recoger muestras de los vómitos y preguntarme cómo había ocurrido la desaparición. La verdad es que recibí mejor atención que en el Puesto de la G. C. de Níjar y, además, dijeron que iban a buscarlo y a intentar localizar cebos envenenados en los alrededores. Al día siguiente apareció Nano muerto. Yo mismo tuve que enterrarlo, porque la policía municipal de Níjar me dio un teléfono de FERROSER que tenía “temporalmente restringidas las llamadas”, y era un peligro para otros animales que Nano estuviera al descubierto.”

He intentado quitar sentimentalismos, pero no lo he conseguido del todo; y es porque Nano y yo llevábamos juntos más de 7 años. Muchas gracias por vuestra atención. Espero que sirva de algo esto que estamos haciendo.

Valentín Moreno Coronado