Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Cartas y opiniones

Desde aquí os animamos a enviar vuestras cartas contándonos anécdotas, comentarios y opiniones sobre todo lo relacionado con el Parque Natural. Podéis hacerlo a través de Internet o por correo postal. Gracias.
La quimera del agua

¿Qué ha sido de aquel desierto de Almería? ¿Qué ha pasado con esa provincia que sobrevivía con sus escasas lluvias?

Hoy en día se necesita mucha agua para todo, los habitantes fijos y eventuales de Almería, que cada año somos más, tenemos unos hábitos higiénicos cada vez más exigentes; queremos piscinas, como tienen todas las demás zonas costeras que se precien; queremos más invernaderos, para que den dinero a sus dueños y trabajo precario a los emigrantes; queremos incrementar las plazas hoteleras y los apartamentos para el turismo; queremos campos de golf para que vengan los ingleses a dejarse las libras.

Por todas estas causas, llevamos varios años siendo deficitarios en el esencial líquido elemento, agotando el acuífero, mendigando un hectómetro al reseco trasvase Tajo-Segura o exprimiendo hasta sus últimas consecuencias el pantano de Cuevas. Pero, por suerte, el Gobierno ha encontrado la solución ideal para todos nuestros problemas: las desaladoras.

De repente, aparece una desaladora en Carboneras, que se va a clonar a sí misma en breve. En Almería capital no puede faltar otra desaladora. No olvidemos que la zona de Villaricos necesita la suya. Y, seguramente, vendrán otras a ampliar la lista.

Señores dirigentes de cualquier administración, estoy convencido de su buena voluntad, pero ¿no les parece un poco exagerado poner en funcionamiento cuatro desaladoras donde no había ninguna? No sé si han tenido en cuenta que las maravillosas plantas de ósmosis inversa, necesitan energía para su funcionamiento y la producción de esa energía produce contaminación. No sé si habrán notado que la devolución al mar de las salmueras resultantes de la desalación saliniza las zonas costeras cercanas.

¿Qué se pretende ahora? ¿Realmente se trata de solucionar los problemas existentes o la idea es convertir Almería en la selva tropical, en un enorme aguapark o quizás terminar de tapizar con invernaderos lo que queda de nuestros desérticos campos?

Puede que el plan sea convertir Almería en un campo de golf gigante, donde los ricos europeos jueguen a sus anchas, con verde por todos los lados y ese “Smog” que da la contaminación ambientándoles, para que se sientan como en su casa de Londres.

Julio Verde