Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

El zorro

Es de noche, los faros del coche hacen relampaguear dos intensos y brillantes puntos azules a un lado de la carretera. Al pasar vislumbro la silueta de un zorro que me da la espalda y se interna entre el esparto y los palmitos.

El zorro común (Vulpes vulpes), o la zorra que aquí siempre se le ha nombrado en femenino, es una de las especies más pequeñas de la familia de los cánidos, mide entre 90 y 105 cm. (sin incluir la cola), pesa unos 7 Kg y se distingue por sus orejas y pies de color negro, con la punta de la cola blanca; la capa de pelo es, normalmente, de un color rojo-herrumbroso o castaño-rojizo en el dorso y en los flancos, y blanco grisáceo en la parte ventral. En las zonas del sur los zorros son más pequeños y tienen el pelaje algo más claro.

Ilustración: Zorro

Gracias a su carácter cauteloso y a lo agudo de su vista, oído y olfato, el zorro puede vivir en lugares habitados por el ser humano sin que éste advierta su presencia.

Los alrededores de las granjas o los campos de cultivo abiertos les ofrecen buena cobertura y abundantes roedores, en especial ratones de campo. Siempre que los zorros han sido erradicados de las áreas rurales, las poblaciones de roedores han aumentado mucho convitiéndose en plagas muy difíciles de controlar.

A pesar del uso de venenos por parte del hombre, el zorro resiste la presión humana y se distribuye por toda la Sierra de Cabo de Gata y zonas rurales adyacentes. Recorre las lomas y las ramblas incansablemente, utilizando como madrigueras huras de conejo agrandadas o restos de galerías y minas derruidas. Sus correrías nocturnas se hacen evidentes por la gran cantidad de deyecciones que deposita en lugares estratégicos (rocas, arbustos, lindes de caminos, etc.) que delimitan, a nivel olfativo, sus territorios frente a otros congéneres; sus huellas quedan marcadas en el cieno arcilloso de los charcones salinos que visita, buscando huevos y pollos de limícolas, durante la época de cría.

Su alimentación es muy variada y consiste en ratones, topillos, conejos, huevos de aves, insectos grandes e incluso los frutos de la higuera y el palmito, tampoco desprecia los restos de animales, es un auténtico omnívoro. Cazadores solitarios, ágiles y veloces, su territorio de rastreo puede llegar a ser de 8 km2, área que defiende de las incursiones de otros zorros.

Se aparean a mediados del invierno y, tras un período de gestación de 49 a 56 días, la hembra se retira a una madriguera subterránea y suele parir una camada de 8 cachorros. Los zorreznos nacen con los ojos cerrados y son atendidos por padre y madre durante las primeras cinco semanas. En otoño, los progenitores obligan al joven zorro a abandonar el territorio familiar. Se cree que los zorros comunes se emparejan para toda la vida; llegan a vivir unos 12 años.

M. Goya