Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Contacto
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Vida Natural

La primavera que la sangre altera

 

Ya llegó al Parque la primavera que la sangre altera… Este dicho popular contiene mucha más sabiduría de lo que pueda parecer a simple vista.

Según la Medicina Tradicional China (MTC) la estación primavera se corresponde con el elemento Madera y es bien cierto que esta se manifiesta a través del nacimiento y crecimiento de cualquier forma de vida. El movimiento de esta estación es expansivo (Yang), ascendente y hacia arriba, al igual que la manifestación del crecimiento de una planta o una flor supone el inicio del ciclo de la vida, el nacimiento y el principio del crecimiento. El color de esta estación es el verde, y todo esto para nosotros significa que debemos empezar a mover nuestra propia energía, que de alguna forma ha permanecido hibernando en la pasada estación.

En la primavera, el órgano que más atención requiere es el hígado, el gran depurador del organismo, el cual es el órgano interno más grande que existe en el cuerpo humano. Conforme vamos creciendo se va desarrollando hasta llegar a la edad adulta en la que pesa aprox. un kilo y medio. Interviene en la depuración de toxinas en nuestro cuerpo, facilita la digestión de las grasas, elimina y fabrica hormonas, produce bilis y tiene muchas otras funciones importantes.
El hígado según la MTC es el almacén de la sangre, la cual circula por todo nuestro cuerpo interviniendo a diferentes niveles en muchísimos procesos del mismo, de aquí que podamos ver la relación directa con el dicho popular referido. El hígado humedece y nutre los ojos y los tendones y, por tanto, cualquier problema en el funcionamiento del dicho órgano se acabará reflejando a nivel ocular o tendinoso. Al mismo tiempo, el hígado se bloquea al recibir señales de estrés y ansiedad, conformando una defensa en todo nuestro organismo. Si este estrés se repite una y otra vez, tal y como nos suele afectar la vida de hoy en día, el hígado irá bloqueando crónicamente su actividad favoreciéndose la aparición de problemas o patologías relacionadas con el hígado a diferentes niveles de nuestro cuerpo. La ira es la emoción que corresponde a la Madera y al Hígado. Si la energía del Hígado se estanca, se rebela o se eleva, la persona que siente esta emoción podría ser propensa a gritar o sufrir accesos de cólera. En Medicina Tradicional China se describe este síndrome como Estancamiento de Qi de Hígado y requiere una comprensión correcta por parte del acupuntor de sus síntomas, señales y signos para establecer el mejor tratamiento posible mediante la acupuntura, la fitoterapia o tratamiento con plantas medicinales.

Resulta también beneficiosa la práctica física del yoga, uniendo energía y conciencia, estirando y contrayendo músculos y tendones para mantenerlos en condiciones óptimas y estimular la circulación sanguínea y energética en nuestro cuerpo destacando los ejercicios en los que se realizan torsiones de la columna y posturas (ásanas) en los que se estimula la zona de la boca del estómago. De igual forma, la práctica diaria de unos minutos de meditación nos aporta una reducción significativa de estrés y ansiedad, centrándonos en la respiración y observando lo que aparece en nuestra mente, intentando no dejarnos arrastrar por esos pensamientos o emociones y volviendo siempre al fluir de nuestra respiración, el propio Universo en nuestro interior.

David Romera
Acupuntor PR 10706-961
Centro Sanamantra, San José
www.sanamantra.es