Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Viaje literario por el Parque

Nos acompaña en esta ocasión la reconocida y galardonada poeta almeriense, traductora y profesora de griego, establecida en Málaga, Aurora Luque (1962), a quien ya dedicamos nuestra atención en un número anterior. Los mitos resucitan, porque nunca se fueron y, en este poemario que presentamos, las enseñanzas de la escuela de Grecia se proyectan, interpelan e interrelacionan con los lectores.

Personal & político (Fundación José Manuel Lara, 2015) es el título de inspiración feminista que orienta su lectura hacia dos ámbitos aparentemente distintos pero unidos por el río de la cultura clásica que fluye, irriga y respira por sus poros: privado/público, individual/social. La aparente contradicción entre las dos esferas resume, por el contrario, una nueva instancia de lo femenino construido por el yo y la polis, la ciudadanía que supera y dinamita las oposiciones tradicionales en los roles de pareja.
El libro se organiza en dos secciones claramente distintas. A nosotros nos interesa la primera «Cuaderno del Sureste» (29 poemas), pues tributa en sus dos primeros poemas un homenaje a sendos emblemas almerienses goytisolianos: Carboneras y La Chanca, permitiendo además un entrañable homenaje a Carlos Pérez Siquier. Representan dos fechas que marcan, como guiños cómplices, el paso del tiempo, medio siglo (2013-1962).

Foto : Playa del Corralete © OM

El poeta y profesor Antonio Jiménez Millán destaca entre otras las siguientes líneas temáticas del libro: los efectos del paso del tiempo, la recuperación de la cultura clásica -relectura de los mitos-, la necesidad de aprovechar el presente y, sobre todas, la simbología del mar. Estos temas se imbrican con la reflexión metapoética y al mismo tiempo contrasta con otros poemas más narrativos sobre aspectos de nuestro presente convertido en un sucedáneo de lo auténtico: los cruceros como práctica hedonista frente a los viajes en Alsinas.
Nos interesa especialmente el primer poema que abre la colección por la relación con el Parque Natural y el tratamiento del tópico literario "Carpe diem" (Disfruta el día). Aurora nos sitúa desde el título en un lugar y tiempo concretos: Carboneras, verano 2013, y por tanto las claves a desarrollar: una estampa veraniega en Carboneras estimula la reflexión sobre el paso del tiempo. Poesía y filosofía, lírica y existencialismo se dan la mano en la cita textual de los dos primeros versos, tomados de Alceo:

Empápate de vino los pulmones
que ya llega la estrella del verano

La invitación al goce cantada por el poeta de la ciudad de Mitilene (s. VI a. c.) sirve de apertura (acicate) para desarrollar las siguientes estrofas glosando este tema:
Empápate de yodo los pulmones, les repetía su padre a ella y a sus hermanos cuando de pequeños acudían a la playa cada agosto. También ella, ahora, nos exhorta a:
Empápate de luz azul los ojos.

Este estribillo estético, eslogan publicitario de indudable eficacia para la salud, estructura el poema en tres partes, in crescendo, como un organismo vivo que se despliega ante nosotros: el consejo de Alceo, el recuerdo del padre y el actual de la poeta. Los tres planos se suceden intensificando distintas facetas evocadas con fruición y emoción.
A cada una de las apelaciones le corresponde su predicado incitativo, exhortativo:
"llénate las entrañas/ con faenas de eros"; "Respirad hondo"; "Guárdalo en la memoria".
El final de cada estrofa también resulta de una arquitectura poemática impecable, aluden en cada caso a la admonición que acompañaba al tema del "disfruta el día" renacentista:
"que vendrán tiempos hoscos/ cuando acabe el verano"; "vinieron tiempos fríos.../quizá conforte aún en las borrascas"; "que abrigue/ cuando llegue el glaciar de la vejez".

Carboneras, verano 2013

"Empápate de vino los pulmones
que ya llega la estrella del verano".
Esto cantaba Alceo, señalando las cargas de molicie
y de sensualidades que traía el calor,
el centro de la vida. Llénate las entrañas
con faenas de eros, que vendrán tiempos hoscos
cuando acabe el verano.

"Empápate de yodo los pulmones", nos decía mi padre
al llegar a la playa cada agosto. Respirad hondo; así,
quedarán protegidos en invierno
contra todo catarro y pulmonía. Yo imaginaba dentro
un charquito de yodo reposado y oscuro,
como un vaso con restos de café.
Vinieron tiempos fríos. Una huella de aquel yodo marino
quizá conforte aún en las borrascas.

Empápate de luz azul los ojos.
Esta mañana de olas voluptuosas
arde el mundo de pura plenitud.
Arenas primordiales, azul denso, sol claro.
Guárdalo en la memoria, protegido,
como licor que abrigue
cuando llegue el glaciar de la vejez.

Del mundo clásico evocado por Alceo, la autora recupera el elogio del vino y las faenas de eros como actividades embriagadoras convocadas por el verano.
De las agudas enseñanzas del padre (elevado aquí a categoría de dios mitológico) recuerda el consejo: Respirad hondo... contra todo catarro y pulmonía. El yodo del mar como fuente de salud para combatir las temperaturas frías del invierno. Esa huella de yodo "Quizá conforte aún en las borrascas".
La apoteosis final, como un canto, oda, himno a la vida, la tercera estrofa proclama el reino de la luz como el centro de la "pura plenitud", donde se plasman e imprimen las sensaciones :"Arenas primordiales, azul denso, sol claro" que contrastan con el "glaciar de la vejez".
Si este poema lo incluimos en el grupo de "Personal" el siguiente es de índole "Político". Y no me cabe duda que la fecha de 1962 evoca un pasado de denuncia social descrito en la estampa-fotografía realizada por Pérez Siquier para ilustrar la novela de Goytisolo. "Yo nací este verano", rubrica orgulloso y "personal" el yo poemático. La pertenencia de la dimensión pública femenina se intensifica ante la implacable imagen reveladora, que habla a conciencia, de vivir bajo "una solanera": "No hay nada en esta imagen/ que no existiera ya en el neolítico./ La oscuridad del siglo va por dentro."
Estas rotundas conclusiones cierran muchos poemas con la invitación al lector a subirse a una aventura lírica, verso a verso, pilotados por una experta gaviera surcando las procelosas aguas del mediterráneo, nunca hasta ahora tan dolorosamente pobladas como jamás hubieran llegado a sospechar los dioses clásicos y modernos.

Miguel Galindo
Colaborador del equipo de redacción del Eco del Parque