Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Ecosistemas costeros III: Fondos blandos

Los fondos de arena son sustratos móviles e inestables. Esto dificulta el asentamiento biológico, por lo cual su riqueza y vistosidad es menor que la de los fondos rocosos. En estos fondos es donde aparecen las praderas de fanerógamas marinas (Posidonia oceanica,Cymodocea nodosa, Zostera sp.) pero también podemos encontrar el alga Caulerpa prolifera, que forma grandes extensiones de césped y algas de gran tamaño como los bosques de laminarias y los sargazos. El principal contingente de fauna vive enterrado en el sedimento, como adaptación a un medio en constante movimiento, debido a ello, los grupos mejor representados son los gusanos poliquetos y los moluscos bivalvos.

Los fondos blandos como ecosistema
Al igual que en el apartado en el que se describen los fondos duros, se diferencia el tipo de fauna y flora presente en estos ambientes en función de si se trata del piso supra, medio o infralitoral.

Zona supralitoral
En la zona más próxima a la orilla encontramos los arribazones (acumulación de restos
orgánicos procedentes del mar). En ellos concurren las condiciones de humedad y temperatura que permiten la presencia de gran cantidad de pequeños crustáceos (anfípodos e isópodos).

Zona mediolitoral
En las zonas más próximas a la costa se observan pequeños gusanos, apreciados por los pescadores como cebo, y diminutos crustáceos (anfípodos, conocidos vulgarmente por pulgas de mar, e isópodos).

 

 
 

Fotos: © Archivo Subparke

 
Zona infralitoral
Es la zona que está constantemente sumergida. Los fondos blandos son también de gran interés por la predominancia de los moluscos, algunos de ellos de gran interés comercial (chirla, tellina, navaja, almeja lisa). Asimismo, son comunes ciertos cangrejos de hábitos excavadores y peces planos (platijas y lenguados).
Las distintas biocenosis animales (conjunto de organismos de especies diversas, viven y se reproducen en estos ambientes) que habitan los fondos blandos se pueden dividir, a grandes rasgos, en dos grupos: aquellos que viven sobre el fondo, como peces, crustáceos, moluscos y equinodermos; y los animales que crecen fijos sobre estructuras duras, como es el caso de esponjas, hidrozoos, ascidias o briozoos y, por último, otro gran grupo de animales que viven enterrados en el sedimento (crustáceos, moluscos, celentéreos, anélidos y equinodermos).
En fondos con sedimentos finos, debido a las características de este ambiente, es habitual que los animales presenten, como estrategia de defensa ante los depredadores, una coloración similar a la de la arena, tal es el caso de las quisquillas de arena, los cefalópodos (sepia, pulpo) y los peces planos. Otros organismos animales pueden enterrarse con rapidez en los fondos blandos no demasiado compactos, quedando, en general, los ojos al descubierto , sumando a ello una estrategia de vida nocturna, estando, de esta manera, durante el día a resguardo de posibles enemigos.
En sedimentos más gruesos, cambia el tipo de organismos que podemos hallar, siendo
habitual encontrar gusanos marinos como nemertinos o poliquetos o peces provistos de pequeñas ventosas mediante las cuales se agarran a guijarros o cantos.
En zonas de arenas bien iluminadas, encontramos importantes formaciones de algas (Caulerpa prolifera) y fanerógamas marinas (Cymodocea, Zostera y Posidonia oceanica) que a diferencia de las primeras son plantas superiores con raíces, hojas, flores y frutos.
 

Foto: © Archivo Subparke

 
Praderas de Posidonia oceanica
La Posidonia oceanica es una planta marina endémica del mar Mediterráneo, lo que significa que esta especie sólo se encuentra en este mar. Las hojas son rectangulares, con anchura constante de 1 cm aproximadamente y longitud variable a lo largo del año, pudiendo alcanzar hasta 1 m de longitud. Las hojas se agrupan en haces en el extremo de los rizomas.
La Posidonia oceanica forma extensas praderas entre la superficie y los 40 metros de profundidad (dependiendo de la transparencia de las aguas), dando lugar a un ecosistema altamente productivo y de gran diversidad, que está considerado como el más maduro de los fondos infralitorales blandos del Mediterráneo.
 

Importancia de las praderas de Posidonia oceanica
Son muchos los aspectos por los que es necesario conservar este ecosistema.
- Producción primaria: tanto la planta en sí, como las algas que viven asociadas a ella, producen gran cantidad de materia orgánica (100-800g de Carbono/m2 año). Esta producción es una importante fuente de alimento sobre todo para los detritívoros (animales que se alimentan de detritos) que viven dentro de la pradera y también sirve de sustento energético o estructural para otras comunidades a las que se exporta.

 
  Foto: © Archivo Subparke
   
- Producción de oxígeno: como consecuencia de esta alta productividad, también se generan grandes cantidades de oxígeno que queda disuelto en el agua (4-20 litros de oxígeno diarios).
- Estructuración de hábitats: la superficie de las hojas y los rizomas permiten el
asentamiento de otras especies, tanto animales como vegetales. Al mismo tiempo, es un lugar ideal para esconderse y alimentarse. Se trata de un ecosistema cuya estructura espacial genera una comunidad de elevada biodiversidad y complejidad funcional, pudiendo albergar hasta1.000 especies distintas tanto animales como vegetales.
- Zona de reproducción, cría y alimentación: La densidad de hojas de la pradera la convierten en un refugio seguro ante los depredadores para las formas larvarias y los juveniles de gran cantidad de especies, muchas de ellas de gran interés comercial.
Los individuos ya adultos de algunas especies no viven en la pradera pero la visitan para buscar alimento.
- Estabilización del sedimento: Las hojas de la Posidonia oceanica actúan como un filtro que facilita la sedimentación de las partículas, quedando retenidas en el entramado de rizomas y compactando el sustrato. Por otro lado, las praderas frenan el hidrodinamismo al actuar de arrecife barrera y las hojas muertas que se acumulan en las playas evitan que el oleaje se lleve la arena de la orilla. Estos factores son muy importantes para preservar el equilibrio de la dinámica litoral, evitando problemas, como la falta de arena de las playas y posteriores actuaciones de regeneración.
Foto: © Archivo Subparke
 

Impactos sobre las praderas de Posidonia oceanica
Los vertidos de aguas residuales no depuradas que causan contaminación orgánica de
las aguas. Los vertidos de dragados de puertos, obras costeras, regeneración de playas, etc., que aumentan la turbidez del agua, pueden llegar a ocasionar enterramiento o incluso destrucción directa.
La pesca de arrastre (actualmente prohibida a menos de 50 metros de profundidad).
El anclaje masivo de embarcaciones sobre las praderas puede ocasionar una pérdida directa de densidad y cobertura de la pradera, ya que el ancla rompe y arranca los haces y hojas de Posidonia.
La introducción de especies exóticas invasoras que compiten por su hábitat. Esta Introducción generalmente se realiza de forma involuntaria (como Caulerpa taxifolia, introducida accidentalmente durante las tareas de limpieza de un acuario) por lo que hay que maximizar los esfuerzos por evitarlo. Pese a estos esfuerzos, en el Parque Natural ya se han localizado 2 áreas donde se ha instalado: un área de unos 300 metros cerca de la Isla de San Pedro y un pequeño núcleo que probablemente pueda ser erradicado, dada su escasa longitud, en los Escullos.
Feliz primavera para todas y todos.

Fuentes:
Instituto de Ecología Litoral. Gestión Sostenible de la Costa.
El Ecosistema Marino Mediterráneo. Guía de su Flora y Fauna.

Karlos Mina
Director Técnico Subparke
karlos@subparke.com

www.subparke.com