Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 

Vida natural

Receta

Si existe una verdura con un abanico de posibilidades enorme, esa es mi amiga la berenjena. Es un regalo de la naturaleza y una de las reinas de nuestra dieta mediterránea.

Las podemos encontrar en la cocina griega, italiana, francesa, tunecina y ¡cómo no! en la española. Nos la comemos con tomate, frita con miel, rebozada, en tortilla, en crema y también, aunque no sea muy conocida, como postre. Yo preparo unas berenjenas confitadas de mi recetario sefardí, que no dejan indiferente a nadie.

La berenjena es tan abundante en el Mediterráneo como la patata en Irlanda por lo que su coste es bajo. Hay una receta turca que se llama Iman Bayildi que significa “el desvanecimiento del Imán”, -ya sabéis que es la cabeza espiritual de la comunidad islámica-.
Existen diferentes cuentos populares a propósito de qué fue lo que hizo desvanecerse al imán y el rabino Sternberg en un libro suyo, expone su propia teoría: que un día su sirviente se emborrachó, -lo cual está absolutamente prohibido para los musulmanes-, y olvidó ir al mercado a comprar comida para la cena.
A la cocinera, que era su mujer, le entró el pánico: ¿qué podía preparar que fuera tan bueno que evitara la sospecha del maestro sobre lo que había pasado? Rebuscó en la despensa, y para su fortuna, encontró unas cuantas berenjenas, también unos ajos, una cebolla, un limón y aceite de oliva. Se fue corriendo al jardín y se hizo con algunos tomates. “¡Puff!” exclamó “no están lo suficientemente maduros como para hacer una buena salsa”. Recogió algunas ramitas de perejil y se dijo: con estas berenjenas tan pequeñas no tiene sentido cortarlas a rodajas, ni siquiera hay suficiente para cubrir el fondo de una fuente. Tampoco puedo pelarlas, porque se reduciría a nada y no las puedo rellenar de carne, porque no hay”. Entonces tuvo una revelación: un relleno de verduras y hierbas".
Las cortaré en forma de abanico, las rellenaré de verduras y hierbas y haré pequeños paquetes sorpresa. Lo que les falta de sustancia, lo tendrán de apariencia”. Y empezó a trabajar creando un plato de berenjenas que mereció tal elogio de su maestro que bien pudo haberle provocado el desvanecimiento de tan delicioso como quedó.
Y desde ese día lo llamó Berenjena Iman Bayildi, plato de lo que encuentras en la despensa que salvó a la cocinera, y que a buen seguro hubiera ganado la devoción de cualquier gourmet con inclinaciones ascéticas.

Todos sabemos que las ensaladas son las protagonistas de nuestra dieta en los meses de verano y no os podría traer otra receta mejor que la de esta ensalada sefardí de berenjenas con queso que seguro son ingredientes que podemos tener “en la despensa”.

 

ENSALADA SEFARDÍ DE BERENJENAS

Ingredientes 4 personas
• 1 kg berenjenas
• 600 g cebolla
• 1 kg tomate triturado
• ½ kg azúcar
• 1 ajo pelado
• aceite oliva
• vinagre blanco
• pimienta,
• sal
• comino
• queso de cabra

Preparación:

1. Hacemos una mermelada con el tomate
2. Asar las berenjenas y las cebollas enteras, en el horno o en la sartén. Y una vez enfriadas, las pelamos y sacamos la pulpa. La cebolla la cortamos a trocitos y le añadimos el comino, sal y pimienta al gusto. Y mezclamos con la berenjena.
3. Colocamos una base de mermelada de tomate, encima la cebolla y la berenjena y unas lascas de queso por encima y regamos con un buen aceite de oliva, por ejemplo de Abrucena, que además también hacen un queso que podría acompañar muy bien este plato.

¡Y a disfrutar!

Foto: Ensalada sefardí de berenjenas © ML
 

Maite Linares
Hotel Los Patios
www.lospatioshotel.es