Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

El hippocampus

DESDE EL MIOCENO CON NOSOTROS Y SU FUTURO EN ESTUDIO…
Datado de hace 13 millones de años, en Eslovenia, se encontró el fósil más antiguo de lo que hoy conocemos como Hippocampus. En la Mitología Etrusca y griega ya se habla sobre el caballito de mar y hoy en día en Pompeya y en Bath existen frescos y mosaicos sobre este maravilloso pez.

Los Caballitos de mar y sus parientes los peces pipa y dragón pertenecen a la familia de los peces Signatidae, en ella hay 32 especies diferentes y se encuentran distribuidos en las aguas someras de los mares temperados y tropicales de todo el mundo.

 
 
 
 

¿CÓMO SON?
Se caracterizan por ser largos y delgados y estar compuestos por una serie de segmentos óseos o anillos. La apertura de sus agallas es pequeña, no tienen espinas en las aletas y no tienen aleta pélvica, sólo una aleta dorsal  y una pequeña aleta anal. Su longitud puede alcanzar unos 16 cm y su cuerpo no tiene escamas, termina en una cola prensil provista de apéndices cutáneos filamentosos. La cabeza recuerda a la de un caballo en ángulo con el dorso y con un hocico tubular. Su color es muy variable y puede variar entre verde, pardo-amarillento, amarillo o hasta negro (Bergbauer y Humberg, 1999).

¿Y SU BIOLOGÍA?
 Se alimentan de pequeños crustáceos y huevos. Las parejas son monógamas y tienen un complejo, sincronizado y específico ritual de apareamiento que puede durar 8 horas y del que se pueden destacar movimientos verticales hacia la superficie de la pareja enrollada con sus colas prensiles y el bombeo de agua utilizando la bolsa de incubación de macho. Quizás la mayor peculiaridad que muestra esta familia es la incubación de los huevos por parte del macho.
La hembra deposita los huevos en la superficie ventral del macho mediante su papila genital hasta la bolsa incubatriz del macho. Luego el macho” preñado” carga los huevos hasta su eclosión (Randal, 1990). El desarrollo de lo huevos tarda entre 4 y 5 semanas, al cabo de las cuales el macho expulsa mediante contracciones de bombeo a las pequeñas crías de unos 15 mm de longitud (Bergbauer y Humberg, 1999).

¿CÓMO ES SU HÁBITAT?
Suelen mantenerse ocultos o camuflados, nadan lentamente pero pueden encontrarse flotando en el agua moviendo suavemente la aleta dorsal o deslizándose en el fondo con ayuda de su cola a modo de timón, e igualmente la usan para sujetarse firmemente a sustratos, algas o plantas. En el Mediterráneo hay 3 especies: el Hippocampus hippocampus, de hocico largo; H. guttulatus y el H. fuscus (inmigrante del Mar Rojo). Estos peces ocupan territorios submarinos poco profundos con áreas que pueden oscilar entre 1 y 100 m2 en fondos de praderas de angiospermas marinas (Posidonea, Cymodocea, Zostera) y entre formaciones de algas (Caulerpa).

¿Y SOBRE SU CONSERVACIÓN?
Si buscamos en la lista roja de especies amenazadas de la IUCN sobre H. guttulatus, especie presente en el Mar Menor (Murcia), encontramos que las mayores amenazas que existen actualmente para la especie son la pérdida y degradación de su hábitat por la construcción de infraestructuras (portuarias, turísticas, residenciales, recreativas, industriales) y por su captura para actividades culturales, de ocio, comerciales, y hasta científicas. Sin embargo, su criterio de clasificación se encuentra en Datos insuficientes, lo cual indica que más investigación es requerida para tomar adecuadas medidas de conservación para esta especie. ¿Qué recomienda la IUCN? Pues acciones nacionales de conservación, como planes de recuperación, educación, sensibilización y comunicación sobre el status de esta especie, más investigaciones taxonómicas para resolver las dudas existentes, investigación sobre su biología y ecología en los sitios donde se encuentra y valoraciones sobre su hábitat y amenazas, incluida su captura y usos posteriores y desde luego seguimiento de las tendencias poblacionales de esta especie.

 
 
 
 
 
Foto: Proyecto hippocampus © F. J. Murcia

En la Región de Murcia, desde 2006, con el Programa de Voluntariado Ambiental en Espacios Naturales, de la Consejería de Agricultura y Agua, y después con la creación de la Asociación Hippocampus (www.asociacionhippocampus.com), se han venido realizando diferentes acciones siguiendo las recomendaciones internacionales. Por ello, la Asociación, conjuntamente con el voluntariado ambiental, está llevando a cabo censos visuales de las poblaciones de caballitos en la laguna del Mar Menor y ha creado un red de avistamiento de caballito de mar, para que todo aquel que observe uno pueda contribuir a su estudio y conservación. Incluso la cofradía de pescadores del Mar Menor viene participando activamente con la Asociación en ciertas acciones de comunicación y toma de datos relacionados con las poblaciones de caballito.

La Asociación Hippocampus realizó el año pasado una campaña de verano a pie de playa para concienciar a los bañistas y visitantes sobre la situación del caballito y viene trabajando a nivel de laboratorio, con el Instituto Español de Oceanografía, en la cría en cautividad de Hippocampus, con notables resultados. 

 

La Asociación también trabaja con un programa de seguimiento biológico de las poblaciones de Hippocampus* para conocer más en detalle el estado y composición de las poblaciones de caballito de mar en la Laguna costera del Mar Menor y ahondar en el conocimiento del estado y evolución del hábitat de esta especie, para aportar datos concluyentes a la toma de medidas oficiales a nivel regional y nacional que permitan dar un paso más hacia la conservación de esta especie y, paralelamente, procurar la recuperación de esta especie amenazada en el medio marino con la ayuda de todos los interesados.

Juan Diego López Giraldo
Biólogo, miembro de la Asociación Hipocampus
www.vita21.eu

 

Foto: Proyecto hippocampus © F. J. Murcia