Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

A vista de pájaro

 
Torres y Castillos en el Parque

TORRE GARCÍA

La antigua torre llamada de García, ya estaba en pie cuando el territorio de Cabo de Gata fue incorporado a la Corona de Castilla, ya que se tiene noticia de ella desde 1497, por lo que se deduce que pertenecería a las torres de construcción Nazarí. El día 21 de diciembre de 1502 el guarda Andrés de Jaén halló en las inmediaciones de esta torre una imagen de la Virgen; este hallazgo hizo que se empezara a venerar a la Virgen del Mar en dicha torre, pero como en esas fechas estaba medio derruida, la imagen se trasladó a Almería. La falta de mantenimiento terminó por derribarla completamente.

Hacía 1575, después de la rebelión de los moriscos, se construyó una nueva torre para sustituir a la anterior, pero ubicándola en un lugar diferente de las inmediaciones. Con pocas noticias sobre esta torre, llegamos a 1720. Tras la Guerra de Sucesión se dota de dos hombres permanentes y siete a caballo, que se dedicaban a patrullar la costa para que no se violaran los cordones sanitarios, que se repetían con frecuencia durante este siglo. En 1773 se realizaron obras de reparación, pero parece ser que se le retiró la dotación de personal, por lo que dejaba de ser un puesto militar en activo.

Durante la primera mitad del siglo XIX se utilizó para vigilancia del litoral, pero sin que los torreros vivieran en ella. Como las demás torres, pasó a depender del Cuerpo de Carabineros y después en 1941 de la Guardia Civil.

Hacía 1940, en la torre, se colocó una lápida en recuerdo de la Virgen del Mar, con el texto: “Ave Maria. El 21 de diciembre de 1502 trajeron aquí las olas milagrosamente la imagen de la santísima Virgen del Mar que recogida por el vigía Andrés de Jaén, testigo de su venida, fue por él mismo colocada en esta torre García, en donde primeramente recibió veneración, hasta que se llevó a la ciudad de Almería, que había de aclamarla después por su patrona, y que le ha tributado y le rinde fervoroso culto. Para perpetua memoria se coloca esta lápida.”

La torre quedó salvaguardada por el decreto de 1949 sobre castillos y fortificaciones, lo que no hizo que se restaurara. Hacia 1951 se erigió en las inmediaciones la ermita de Torre García, donde se celebra anualmente la romería más famosa de Almería.

En 1897 queda incluida dentro del Parque Natural Cabo de Gata-Nijar y en 1989 se restauró por parte de las autoridades autonómicas, reforzándose los paramentos, dotándola de escala de acceso y de un remate metálico poco acorde con su estructura original. Su actual estado de conservación es bastante bueno.

 

TORREJÓN DESAPARECIDO DE CABO DE GATA

La antigua torre de Cabo de Gata se construyó con anterioridad a 1567, seguramente durante los primeros años del reinado de Felipe II, y fue reparada en 1568. Al parecer se trataba de un torreón con un patio amurallado, donde se refugiaban las gentes de los alrededores, cuando había peligro. El torrejón se amplió en 1593, convirtiéndose en fortaleza que defendía a los pescadores de la zona de los ataques berberiscos. La fortaleza quedó completamente arruinada a causa del fuerte terremoto del 31 de diciembre de 1658. Varios proyectos posteriores de volver a levantarlo, quedaron en eso y no se culminaron.

 

TORREÓN VIGÍA DE SAN MIGUEL DE CABO DE GATA

El actual torreón de Cabo de Gata tiene figura de cono truncado, siendo su acceso por escalera y puente levadizo; se construyó en 1756, bajo el reinado de Fernando IV, sustituyendo al destruido torrejón anterior, para defensa de la almadraba y las salinas.

Foto: Torreón vigía de San Miguel de Cabo de Gata, © MG

En un principio, se destinaron para su defensa 8 soldados de infantería, 4 de caballería y 2 artilleros; montándose sobre la torre dos cañones, de pequeño calibre. En 1771, siendo rey Carlos III, se reforzó la bóveda para que la torre pudiese soportar artillería de mayor calibre y se la dotó de nueva artillería. Después de la guerra de la Independencia, la torre es desartillada, dejando sus cañones de hierro, clavados en la arena de los alrededores, llevándose los franceses en su huida las piezas de bronce.

Tras su inutilización como defensa, es probable que fuese cedida al cuerpo de Carabineros a mediados del siglo XIX; pasando en 1941 a depender de la Guardia Civil, que durante algún tiempo la utilizó como casa-cuartel, siguiendo en la actualidad bajo su tutela con escaso uso. En los años 80 se rodeó de una valla con pequeñas torretas en sus esquinas, de la misma forma que la torre. Su estado actual de conservación es bueno.

Mario Sanz

La mayoría de la documentación está sacada de los libros de Antonio Gil Albarracín