Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

El tomillo colorao

El tomillo colorao (Thymus hyemalis Lange), también llamado tomillo de invierno, pertenece a la familia de las labiadas. La palabra tomillo procede del griego, el verbo thym significa “perfumar”, debido al agradable y abundante olor que desprende. Su nombre específico, hyemalis, hace referencia a la época del año en que es más abundante y vistosa su floración, el invierno. Aparece distribuido exclusivamente por el sureste de la Península Ibérica, pudiendo encontrarlo en Murcia y Comunidad Valenciana y en Andalucía, en Almería.

Foto :Tomillo colorao, © Jardín botánico

Se trata de una planta propia de sitios cálidos, indiferente a la composición química del suelo aunque prefiere aquellos ricos en bases. Es frecuente en laderas pedregosas soleadas y en aquellas zonas de cultivos que han sido abandonadas, sobrepastoreadas y en general maltratadas.

Se conocen infinidad de usos medicinales, siendo una de las plantas más empleadas en esta comarca, así ha sido usado para el tratamiento de callos, forúnculos, hemorroides, trastornos circulatorios y digestivos. Como antiinflamatorio en dolores de garganta, analgésico, anticatarral, tranquilizante, cicatrizante, para la pérdida de agudeza visual, para abrir el apetito... Aparte de su uso como medicinal, son conocidas sus propiedades culinarias (en aliños de aceitunas, para aromatizar el agua para cocer y hacer embutidos como la longaniza y en todo tipo de guisos y platos típicos de la zona), aromáticas (recolectado para la industria de la perfumería por el elevado contenido de sus hojas en aceites esenciales) y como combustible (para hornos de todo tipo, incluso para calentar las propias calderas de destilación). También había quien se fumaba las hojas en tiempo de escasez de tabaco.

La recolección del tomillo para sus distintos usos es aconsejable llevarla a cabo cuando la planta comienza a tener semillas maduras para que caigan en el terreno y permitan la brotación de nuevos ejemplares. En esta zona se realiza hacia finales de marzo, y como para el resto de aromáticas requiere autorización. El ciclo de vida del tomillo colorao nos muestra su gran adaptación a las condiciones ambientales de nuestra zona. Durante los meses de verano esta pequeña mata pierde la hoja dando la sensación de que está muerta, pero en cuanto caen las primeras gotas vuelve a rebrotar para, casi inmediatamente, comenzar su floración. Ésto puede suceder a partir del mes de noviembre hasta febrero, y si contamos con un buen año la floración puede volver a ocurrir en abril y mayo.

Ya se encuentran en el campo las primeras flores que podéis descubrir casi en cualquier rincón del Parque, no dejéis pasar la oportunidad de disfrutar de su intenso aroma y espectacular colorido.

Jardín Botánico “El Albardinal”
P.N. Cabo de Gata-Níjar. CMA.