Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Estética en el Parque

II) LA TIERRA

ELEMENTOS PARA EL DESARROLLO DE UNA TEORÍA Y ACCIÓN ESTÉTICA EN EL PARQUE

Las tierras de Cabo de Gata son el elemento más característico del Parque, lo primero que llama la atención a la mirada estética. El paisaje es el resultado de una larguísima historia geológica que ha dejado sus huellas en una multitud de formas y colores.

Foto : Rambla, © MS Foto : Montes Amarillos, © VH

La característica geológica principal es la actividad volcánica. El Parque encierra la formación volcánica más importante por su extensión, complejidad y variedad de la península Ibérica. Constituye un macizo volcánico, no sólo una agrupación de conos y coladas dispersas, como en otros lugares. Los volcanes como apertura de las profundidades de la tierra, los ojos de la tierra, así como la variedad de coladas con sus caprichosas formas, rocas de aspecto atormentado, de pasado líquido y sus colores oscuros, forman gran parte del paisaje más reconocible del Parque. El paisaje de Las Negras, las chimeneas volcánicas del Arrecife de Las Sirenas, la colada basáltica de Punta Negra y Punta Baja son ejemplos de gran sugerencia estética. La segunda nota destacable es su carácter desértico. El desierto como paisaje vacío, su desnudez, siempre ha resultado sumamente atractivo para el amante de la introspección, de la observación. Constituye un elemento estético de primer orden.

Con estos dos principales elementos podríamos realizar la primera propuesta de acción estética. Un campo-jardín de tierras. Elegiremos un paraje adecuado, visible desde varios puntos, por ejemplo valles como Genoveses o Rodalquilar y colocaremos en disposiciones geométricas, contenedores de las distintas tierras de colores, piedras de diversas texturas o tamaños correspondientes a los lugares que rodean a nuestra acción.

Finalmente, un curioso elemento característico también del Parque como paisaje desértico, es la rambla. Las ramblas, cauces permanentes del río, de un río que no lleva agua salvo en las avenidas cuando llueve suficientemente, tiene también un gran valor estético. Sugiere muchas propuestas sobre la relación lleno-vacío. Los paseos por su interior, por un lugar-no lugar, que no nos corresponde del todo, son enormemente atractivos.

Las acciones estéticas relacionadas con la rambla pueden también abarcar el aspecto reivindicativo proponiendo puentes simbólicos, limpieza de basuras y acumulación en sitios estratégicos, como monumentos a la peor acción humana.

Vidal Hurtado