Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Cartas y opiniones

Desde aquí os animamos a enviar vuestras cartas contándonos anécdotas, comentarios y opiniones sobre todo lo relacionado con el Parque Natural. Podéis hacerlo a través de Internet o por correo postal. Gracias.
 

Riesgos naturales del Parque

Esta imagen es de la inundación que provocó la rambla de la Rábita en el año 1973 (el pueblo de La Rábita está muy cerca de Almería). Donde no hay casas (esa llanura en el centro de la imagen) es porque simplemente se las llevó la rambla y donde había pueblo dejó de existir.
En el Parque Natural de Cabo de Gata tenemos zonas habitadas que se encuentran en una localización similar al pueblo de La Rábita, como por ejemplo: en la desembocadura de la rambla en el pueblo de San José, en la desembocadura de la rambla del Cuervo en Las Negras, en la desembocadura de la rambla en el pueblo de La Isleta, en la desembocadura de la Rambla del pueblo de Aguamarga, etc., etc., etc.

Foto: Inundación que provocó la rambla de la Rábita en el año 1973
 

Solo nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena y para justificar la construcción de viviendas en cauces aluviales, lo solucionamos diciendo esa famosa frase de: "pero si aquí nunca llueve" o "pero en la rambla han construido un muro de un metro de alto para canalizarla".

Efectivamente la foto es bastante impresionante, pero aun más impresionante es que en el año 1996 perdieron la vida 87 personas en el camping de Biescas (Huesca), en un fenómeno meteorológico en la línea de este de La Rábita que ya era conocido públicamente. ¿Parece que nadie en Huesca recordaba lo ocurrido unos años antes en La Rábita?

Aun más lamentable fue que los 87 muertos de Biescas eran "legales" ya que el camping al parecer contaba con todos los permisos legales (al igual que un camping del Cabo de Gata que está en una situación similar que el de Biescas, pero que es 100 % legal y con todos sus permisos en regla).

Trombas de agua como las de Biescas o como la de La Rábita, puede que estadísticamente se produzcan una sola vez cada mil años, pero esa estadística que se la cuenten, por ejemplo, a los familiares de los 87 fallecidos en el camping de Biescas. ¿Les consolará esa fría cifra estadística?... ¡NO!

Por fortuna, en el Parque Natural de Cabo de Gata aun no hemos sufrido una de esas terribles tragedias, pero desgraciadamente estamos poniendo todo de nuestra parte para que cuando llegue esa tromba de agua, que se produce cada cierto periodo de tiempo, nos unamos al club de las grandes tragedias naturales de nuestro país.

Véase los ejemplos mencionados en el primer párrafo de este texto, en donde se mencionan algunos de los múltiples asentamientos existentes en cauces de Ramblas del municipio de Níjar.
Esperemos que ese día esté muy lejano pero no nos tomemos a la ligera que estamos colaborando a que ese día llegue. Aún estamos
a tiempo de evitarlo.

Un ciudadano del Parque

 

Salvar el Río Aguas

 
En un secreto rincón de una zona desértica de Almería se encuentra una pequeña aldea, que vive con la energía del sol, el agua del río y los alimentos de la tierra. En ella conviven jóvenes con ancianos, españoles con ingleses, locos con más locos y gente maja en general. Sorprende, especialmente al viajero que lo visita por primera vez, la exuberancia de su paisaje y sus huertas, dado el extremado clima que les afecta. Pero cuando realmente uno se convence de que ha llegado al paraíso es cuando se encuentra con la (aparente) abundancia de agua materializada en pozas de agua cristalina donde las tortugas y algunos afortunados humanos se bañan durante el tórrido verano. Nadar en una de esas pozas es algo tan mágico y divertido que por fuerza uno debe rejuvenecer 2 años en unos instantes. Y muchos más... Uno, se diría, se ha transportado a su infancia, libre de saltar tipo bomba o a la pata coja, chapotear e imitar a las curiosas tortugas.
 
Foto: Rio Aguas © OM

Hay todo tipo de seres fantásticos en este valle, todos sostenidos por el anciano río Aguas, que lleva agua año tras año, estación tras estación. Cuando nosotros nos bañamos ahora estamos disfrutando de un agua que ha tardado 100 años en conseguir acariciar nuestra piel. Es una agua única e insustituible, igual que todo el hábitat que ha creado en el valle. Y, sin embargo, lector, podrás fácilmente imaginar que todo lo que he contado bien poco importa a quien solo ve belleza en enriquecerse. La prensa se congratula de que el DESIERTO de Tabernas es ya el máximo productor de aceite de Almería, ya que ha crecido recientemente en más de un millón de olivos. Obvian comentar que la mayor parte de los olivos están plantados de forma superintensiva, de forma que consumen entre 3.000 y 5.000 m3 de agua por Hectárea de un acuífero que, según el Plan Hidrológico de las Cuencas Mediterráneas, es el más sobreexplotado de toda la comunidad autónoma andaluza. Agua robada a su verdadero dueño, el valle del río Aguas.

Si las cosas siguen así, al viajero que pase dentro de 5 años le sorprenderá la aridez del paisaje y se convencerá de que ha llegado a la NADA cuando observe que no hay una brizna de vida en aquel lugar, antiguamente conocido como el Río Aguas.

Sheila Andión

Campaña de firmas:
https://www.change.org/p/junta-de-andalucía-frenen-el-ecocide-del-río-aguas

 

Basura en Cala del Plomo

 
Fotos: Basura en Cala del Plomo © NB
 

El pasado domingo fui a pasar el dia a la playa de la Cala del Plomo, una de mis preferidas.

Este es el estado en el que se encuentra, llena de bolsas de basura, sin contenedores, ni servicio de recogida de basuras.

Es una pena la imágen que da, y el riesgo de infecciones que conlleva. Cuando me informo de posibles soluciones, nadie se responsabiliza. Nos dicen que han retirado los contenedores porque no hay presupuesto para su recogida.

Es lamentable esta imagen en un Parque Natural. ¿Nadie se va a responsabilizar de esto?, es una verdadera pena...

Noelia Belda