Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Parques Naturales: Cielos de calidad

Disfrutar del cielo y admirar la bóveda celeste en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar es un placer y un derecho al alcance de todos, gracias a sus espacios sin contaminación lumínica y al buen tiempo durante meses.

La Dirección General de Prevención, Calidad Ambiental y Cambio Climático de la Consejería de Agricultura, Pesca y Medio Ambiente, en colaboración con el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, ha organizado la Jornada Técnica Parques Naturales, Cielos de Calidad el 28 de mayo en la Casa de los Volcanes, en la cual se trataron las “obligaciones de los ayuntamientos derivadas del reglamento para la protección del cielo nocturno y un impulso para la economía local”, entre otros temas especialmente centrados en el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar.

La Consejería de Medio Ambiente, Pesca y Agricultura (CAPMA) ha declarado como zonas de máxima protección frente a la contaminación lumínica el territorio no urbanizable de los parques naturales, conforme a lo establecido en el Decreto 357/2010 de 3 de agosto. Por tal motivo, los municipios ubicados en estas zonas tienen que cumplir una serie de requisitos específicos pero, a su vez, también cuentan con una serie de ventajas, entre las que se encuentra la posibilidad de desarrollar el turismo astronómico. El fomento del turismo astronómico puede potenciar de manera muy significativa la protección de los mismos y la campaña Parques Naturales, Cielos de Calidad nace de la necesidad de concienciar a los agentes sociales y económicos sobre las ventajas que para el desarrollo de esta actividad tiene la declaración de áreas oscuras, aunando así patrimonio natural y desarrollo.

Foto: Viá Láctea en Las Sirenas © www.franciscoruanofotografia.com

José Manuel Quero, Director Conservador del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, llamó nuestra atención sobre las principales afecciones de la contaminación lumínica en el Parque, afección directa en el comportamiento de las especies animales y reducción de la calidad de los paisajes nocturnos. Como ejemplo las tortugas que al nacer se guían por la estela que deja la luna en el mar, avanzan hacia el interior confundidas por la iluminación nocturna cercana a la costa y encuentran una muerte segura.

En el ámbito legal, el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales y el Plan Rector de Uso y Gestión del Parque no tienen en cuenta los paisajes relacionados con el firmamento, pero sí se le pueden aplicar los preceptos generales respecto al paisaje marítimo terrestre y un Plan de Desarrollo Sostenible es el marco ideal para el compromiso por la defensa del cielo nocturno y acceso a la luz de las estrellas. Las leyes de 2007 sobre Gestión Integrada de Calidad Ambiental y sobre Patrimonio Natural y Biodiversidad marcan las pautas y recursos para el Plan de Desarrollo Sostenible y su normativa general: convenios y compromisos como Carta Europea de Turismo Sostenible, Reserva de la Biosfera y Geoparque, siendo imprescindible la cooperación entre las administraciones para minimizar la contaminación acústica y lumínica.

El Parque Natural no autoriza la iluminación dañina en el espacio natural protegido y considera los paisajes relacionados con el firmamento como un recurso turístico, entendiendo estos paisajes como los percibidos por las personas que reivindican su derecho a ver las estrellas, conocido internacionalmente como Sky Rigth y un recurso turístico en si mismo con demanda creciente. Debemos proteger el Parque de la Contaminación Lumínica en su interior y también de la que se genere fuera del mismo si le afecta. Si vemos una foto satélite de la península, a diferencia del resto, el Parque es uno de los pocos enclaves limpios (zona negra). Si le añadimos los cielos despejados todo el año el turismo astrológico encontrará aquí el destino ideal. José Manuel Quero nos anunció que se reforzará la red de equipamientos en los próximos meses: “muchas empresas de turismo activo ya realizan actividades de turismo astrológico y es el momento de establecer puntos de encuentro para disfrutar amaneceres y atardeceres, desarrollar actividades relacionadas con orientación nocturna, mitología... el Parque Natural y la Junta Rectora están dispuestos a apoyar y desarrollar iniciativas de interés y dedicarle una semana específica”.

David Galadí Enríquez, Astrofísico y subdirector del Observatorio Hispano-Alemán de Calar Alto, nos habló de los efectos de la contaminación lumínica en las observaciones astronómicas y el medio ambiente “y definió la contaminación lumínica como la introducción de luz artificial en el cielo nocturno, práctica alegal” en Andalucía. Trató la relevancia de la intensidad, la dirección y el color así como la interacción de la luz con la atmósfera y la interacción de la luz con gases, e insistió en que no es cierto que la contaminación lumínica tenga que ver con las partículas en suspensión. En la luna no hay atmósfera y por eso allí el cielo es negro La dispersión de Rayleigh de la luz solar en la atmósfera es la principal razón de que el cielo se vea azul. La intensidad de la luz ha de ser adecuada pues también se esparce por su reflejo en el pavimento; la luz azul se esparce más que la roja; la “prueba del algodón” para saber si tenemos cielos de calidad es la visión de la vía láctea. La luz debe ser orientada hacia abajo, con la intensidad adecuada y debemos evitar la luz azul y blanca (cuidado con la led y su uso en exteriores). Cuando utilizamos luz azul informamos a los organismos vivos que es de día y les provocamos trastornos graves como disfunciones en las plantas y en la actividad reproductora de vertebrados e invertebrados. Debido a la contaminación lumínica las luciérnagas desaparecen, pues su luz es su atracción para la reproducción y ya no se ven; también cambia la relación predador-presa y se pone en aprietos a las aves migratorias, que suelen migrar de noche y se orientan por la luz de las estrellas y la luna.

El cielo nocturno es fundamental en el desarrollo turístico y la gestión de recursos energéticos y criterios luminotécnicos deben influir en el diseño de las instalaciones de alumbrado.

Foto: Viá Láctea en el Parque © Mar Díaz - Korama

 

Con respecto a la polémica situación que atraviesa el Observatorio de Calar Alto no faltó la cita de Unamuno “Inventen, pues, ellos y nosotros nos aprovecharemos de sus invenciones“, un tópico que muestra hasta qué punto la ciencia y la tecnología han sido en España una realidad marginal en su organización y contexto social. “La ciencia es el camino, no un camino, y en relación a Calar Alto y los estudios que aquí se realizan, deseo que los descubrimientos astrológicos se hagan desde los cielos limpios de Almería”.

Continuó la jornada Estefanía Cañavate García, Técnico de Operaciones de Control Ambiental de la Agencia de Medio Ambiente y Agua de Andalucía, considerando el cielo nocturno como patrimonio natural y fuente de desarrollo científico y económico, insistiendo en la necesidad de una iluminación exterior sostenible: cuidado con la luz blanca y la potencia. La tecnología recomendada es la de vapor de sodio, la única que no entra en el espectro azul, la de esas farolas que dan una luz amarilla anaranjada.

     

Nos informó sobre el decreto 357/2010 del 3 de agosto, que marcó importantes objetivos y cómo el ámbito de aplicación afecta a las nuevas instalaciones; respecto a las instalaciones existentes deben sustituirse antes del 2020. Existen zonas de máxima protección en Almería y ya se ha hecho una propuesta de zonificación de Níjar que integra gran parte del espacio natural protegido del Parque. Se están potenciando actuaciones de apoyo a los ayuntamientos y la zonificación de la CAPMA distingue zonas E1, E2, E3 y E4 en cada municipio, incluyendo la de amortiguamiento así como estableciendo zonas de protección total. Insistió en la importancia de concienciar a la población y afirmó que la gente joven no percibe la contaminación lumínica porque nunca ha visto el cielo: “Se precisan campañas de sensibilización porque el sentimiento general es de que tiene que haber mucha luz para ver, sin ser conscientes de lo que dejan de ver precisamente por esta cantidad de luz. No se trata de tomar medidas si no de cambiar el modelo, retomar el modelo de ciudad mediterránea. Antes había personas analfabetas pero sabían leer en el cielo”.

Ángela Ranea Palma, Jefa del Servicio de Medio Ambiente Urbano de la Junta de Andalucía, insistió en que es imposible hablar de contaminación lumínica sin hablar de contaminación sonora y nos habló de las “Reservas de sonido de origen natural”. Aumentan las denuncias por contaminación acústica y el ruido es uno de los principales problemas ambientales, por detrás de la gestión de residuos. Las denuncias no atendidas por los ayuntamientos se han de atender subsidiariamente por la CAPMA, aumentando progresivamente los conflictos por contaminación acústica en el Parque. Por desgracia se siguen percibiendo como limitaciones lo que supone una garantía de conservación de los recursos naturales, que permiten otro tipo de desarrollo sostenible. En esta dirección ya se han empezado experiencias de protección y explotación de paisajes sonoros, como pueden ser los pájaros que pían, las ranas que croan, el ruido de las olas, el viento...

Con las leyes y decretos que aprueban la Gestión Integrada de la Calidad Ambiental y el Reglamento para la Protección de la Calidad del Cielo Nocturno frente a la contaminación lumínica, se aprueba también el Reglamento de Protección contra la Contaminación Acústica en Andalucía; con el establecimiento de medidas de ahorro y eficiencia, se apoya la estrategia andaluza de sostenibilidad urbana y nace la exigencia legislativa de la zonificación acústica. Las áreas de sensibilidad serán un instrumento de calificación similar a la zonificación lumínica que determina qué niveles de ruido son permitidos en cada zona y deben estar incluidos en el PGOU para prevenir conflictos. Es competencia de los ayuntamientos evitar conflictos y como herramienta de gestión deben existir 7 áreas acústicas, cada una con sus límites exigibles con topes de cumplimiento en 2008 y 2012 y con requerimientos más exigentes en las nuevas áreas, como todas las promovidas en San José desde 2010. Se impulsarán además Reservas de Sonido, asociadas a los paisajes sonoros. Reserva de sonido no es silencio, es ¡sonido! El mar, el viento, los árboles, los pájaros son recursos de un turismo que busca las diferencias características de cada lugar.

También contamos con Antonio Lozano, Responsable de Servicios Ambientales y Centro de Datos, Agencia de Medio Ambiente y Agua: “la calidad del aire en entornos naturales es un valor diferencial”. Es un valor añadido de los parques naturales al turismo a pesar de las dificultades para las mediciones. En el Parque Natural de Cabo de Gata Níjar existen cuatro estaciones de medición, en Agua Amarga, Rodalquilar, La Joya y Bedar que confirman que en los espacios naturales bajan notablemente los marcadores de dióxido de azufre.

Todos los ponentes y participantes hablaron de la importancia de la concienciación y sobre todo de la educación. Mª Luz Díaz Guerrero, Directora del Centro de Innovación Educativa Huerto Alegre y Profesora de Psicología del Consumidor, intervino también en condición de emprendedora en un espacio natural y nos presentó el concepto de “educar la mirada”, para poder disfrutar de la experiencia de la contemplación. Por ejemplo en Tokio la gente en silencio observa las flores del ciruelo y cuelgan poemas de sus ramas; aquí intentamos poner en valor el patrimonio natural del cielo y hemos de relacionarlo con la cultura del silencio y la cultura de la calma, aspectos que aporta la naturaleza. “La mirada se educa y tan gozoso es contemplar un cuadro de Renoir como un cielo estrellado”. Hay que sensibilizar y crear conciencia para aprender a disfrutar desde el interior; goces desde dentro frente a estímulos externos como por ejemplo en la lectura. Para educar la mirada hay que observar, seleccionar y discriminar estímulos, interpretar la realidad con inteligencia, desarrollar la capacidad de establecer categorías, elaborar ideas propias, tener la mente despierta y anteponer el ser al tener. Una de las experiencias que tienen los niños en la granja escuela es “un paseo por las nubes, con un compañero que les guía andando con un espejo que refleja las nubes”.

No ha sido fácil reseñar casi todos los temas que se trataron, destacando sobre todo la importancia de un cambio de percepción para que lo que se vive como restricciones se perciba como oportunidades y fuentes de riqueza dentro de un desarrollo sostenible, teniendo cielos limpios y estrellados que desean tantos ciudadanos y potenciales turistas en lugares como el Parque. Brevemente tratamos el posicionamiento natural que puede obtener el Parque como destino de turismo astronómico, la creación de sinergias así como nuevos productos: piragüismo nocturno, formación de guías... Estoy agradecida por haber disfrutado de una mañana tan intensa, que además de esta crónica me deja muchas páginas de apuntes y muchas referencias para seguir investigando y disfrutar aún más de este espacio en el que el cielo, apartándonos un poco de nuestros pueblos, aún nos permite contemplar la luz de las estrellas y soñar.

Carmen Fernández Peña
www.parquenatural.com