Home
El Eco
Noticias
Juridico
Senderismo
Conocer
Planos y mapas
La Asociacion
Estatutos
Enlaces
Contacto
Casas rurales, hoteles, cortijos,
y otros servicios
en el Parque

Visita nuestros Patrocinadores
  Camisetas de la Asociación
Diferentes tallas, modelos y colores
Descúbrelas
y cómpralas
 
Síguenos en

Webdesign: espacioazul.net

 
 
 
 

Patrimonio arquitectónico y etnológico II

> volver al principio del artículo

 

ATALAYAS Y FORTALEZAS II

TORRE DE LOS ALUMBRES
Esta fortaleza, situada en el valle de Rodalquilar, fue construida a principios del s. XVI por orden de Francisco de Vargas, tesorero real,  para la defensa de las minas de alumbre, de las que tenía la concesión. La torre, de tres alturas, está hecha de cantería perfectamente labrada, unida con mortero y se mantuvo defendida mientras se explotaron los yacimientos de alumbres.
A mediados del s. XIX sirvió de alojamiento a los torreros destinados en la Torre de los Lobos.
En la actualidad se encuentra en un lamentable estado de abandono. Su base, muy deteriorada anuncia su desplome inminente, por lo que precisa de una actuación urgente para su conservación, que no parece llegar nunca.
> vídeo reivindicativo de patrimonio en ruinas de la Torre de los Alumbres


Torre de Los Alumbre, © PG
 

TORRE DEL CERRO DE LOS LOBOS
En 1767 fue construida en el Cerro de los Lobos una atalaya de forma troncocónica para integrarse en el sistema de vigilancia de la costa.
En el s. XIX fue traspasada al cuerpo de carabineros para su labor de vigilancia de la costa y posteriormente a la Guardia Civil.
En 1991 fue cedida al Ministerio de Obras Públicas, quién acometió su restauración para la colocación de un faro en su cima, así como elementos para comunicaciones, que unido al escudo situado sobre la entrada, rompe con la estética original de la torre.

Torre del Cerro de Los Lobos

© PG

 

CASTILLO DE SAN RAMÓN
En el Playazo de Rodalquilar, junto a la que en el s. XVIII se llamaba Playa de los Castillejos, se sitúa una batería para cuatro cañones que vigila el litoral comprendido entre el Cerrico Romero y la Cala de San Pedro, con cuya fortaleza cruzaba el fuego de su artillería. Su origen se remonta al reglamento de 1764 que ordenó su construcción. Está batería fue proyectada por José Crame, que evaluó su coste en 200000 reales de vellón, siendo financiado por José Arias.
La batería de San Ramón, maltrecha durante la guerra de la Independencia, fue ocupada alternativamente por personas sin refugio y por los cuerpos de policía para la vigilancia de la costa, hasta que en 1875 fue enajenada por el Estado, adquiriéndola un particular por 1500 pts.
Actualmente el castillo está habilitado como residencia privada, encontrándose muy deteriorado.


Castillo de San Ramón, © PG

 

CASTILLO DE SAN PEDRO
El castillo de San Pedro, situado en la cala del mismo nombre, se encuentra en un lugar privilegiado de la costa por ser un puerto recogido y por existir una fuente de agua permanente.
La fortaleza fue construida en al menos tres etapas secularmente distintas, e incluso cuatro si añadimos la adición de los pretiles para la defensa de su flanco de tierra. La primera fase constructiva corresponde a la torre y data de 1583.
En el s. XVII se construyó una plataforma para artillería adosada a la torre, cuya dimensión sería ampliada en la segunda mitad del s. XVIII.
En la década de los 60 del siglo pasado el castillo pasó a manos de particulares. Recientemente  ha sido adquirido por un particular en una escandalosa operación en la que la Junta de Andalucía podía haber ejercido su derecho de retracto. Corren rumores de que los actuales propietarios de la Cala San Pedro amenazan la conservación de su estado con la pretensión de construir instalaciones y servicios turísticos que supondrían la pérdida definitiva de las características que hasta ahora ha mantenido este singular paraje
.
> vídeo reivindicativo del patrimonio en ruinas del Castillo de San Pedro


Castillo de San Pedro, © PG

 

TORRE BATERÍA DE MESA ROLDÁN
Fue construida en 1766 bajo el reinado de Carlos III. La torre resultó inútil para el empleo de artillería por su emplazamiento tal alejado del borde del acantilado a tanta altura respecto al nivel del mar.
Con el paso del tiempo y la asimilación de las funciones del cuerpo de carabineros a la Guardia Civil dicha instalación también fue traspasada, como la mayoría del litoral español.
En la actualidad se encuentra sumida en el olvido y en mal estado de conservación.



 

Torre batería de Mesa Roldán

© PG

FORTALEZAS DESTRUIDAS
Pese a que el decreto del 22 de abril de 1949 puso bajo la protección del estado todos los castillos españoles, cualesquiera que fuera su situación de ruina, dos importantes fortalezas del litoral de Cabo de Gata fueron alteradas para diferentes usos.

El actual faro de Cabo de Gata se levantó en la batería del Castillo de San Francisco de Paula complementándose con otras instalaciones en el s. XX.

El actual cuartel de la Guardia Civil de San José se levantó sobre el fuerte de San José del siglo XVIII.

 

> continuación del artículo