Editorial

La Central Térmica de Carboneras, controlada por la empresa italiana Enel, comunicó a la Comisión Nacional del Mercado de Valores su intención de iniciar el proceso de modificar las condiciones de mercado que afectan a las centrales térmicas de carbón, derivadas de los precios internacionales y de los derechos de emisión del dióxido de carbono, lo que significa que propone finalizar este tipo de actividad o adaptar las instalaciones a otra actividad diferente.

Desde Amigos del Parque nos congratulamos con la posibilidad de que finalice la emisión de contaminación a la atmósfera que cualquier central térmica realiza. Es cierto que las instalaciones de Carboneras registraron recientemente una inversión de 240 millones de euros para adaptar la actividad industrial a las exigencias medioambientales de la Unión Europea, pero es evidente que, a pesar de ello, sigue emitiendo dióxido de carbono. También mostramos nuestra preocupación por la situación en la que se quedarán los 119 empleados que trabajan en estas instalaciones y los 200 más que pertenecen a empresas subcontratadas que mantienen una relación directa con la planta. Esperamos que se busquen vías alternativas para ofrecer a estos trabajadores una digna salida laboral.

Foto: Fondeo de embarcaciones en la Playa de Los Genoveses © Amigos del Parque

También nos resulta positiva la decisión del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía de rechazar la reclamación del propietario del Castillo de San Pedro y de la finca en la que se asienta, quien solicitaba una indemnización de más de 92 mil euros a la Junta de Andalucía por prohibir de forma cautelar en el año 2011 el acondicionamiento del camino de acceso a esta cala, y por lo que cobraba a los visitantes. Una vez más Amigos del Parque pide la puesta en marcha de acciones que desemboquen en la restauración del castillo y la recuperación de un espacio emblemático de este espacio natural para uso y disfrute de todos los ciudadanos.

Y un año más hay que reiterar la necesidad de poner en marcha un plan de movilidad que regule las actividades que se pueden realizar dentro del Parque Natural y el movimiento de personas, vehículos y embarcaciones, sobre todo durante los meses de verano, con un incremento considerable de la población.

No podemos olvidar que Cabo de Gata-Níjar es un Parque Natural Marítimo-Terrestre. La primera reserva de estas características que se crea en Andalucía con la finalidad de atender a la conservación de los ecosistemas naturales y a los valores paisajísticos. Que ciertas actuaciones como la pesca con determinadas artes de pesca prohibidas, la acción de furtivos, los fondeos masivos de embarcaciones en zonas de reserva integral, la masificación de motos de agua ponen en peligro este espacio.

También regular y controlar con eficacia la circulación de vehículos por diferentes caminos de arena. La velocidad excesiva provoca que se levante mucho polvo, que entierra y asfixia a muchas plantas. Hay que incrementar los lugares de aparcamiento de las autocaravanas y mejorar el control de acceso y estacionamiento en las playas.

Antonio Hermosa
Miembro de la Junta directiva de la Asociación Amigos del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar

© fotos : f. y j. gálvez - o. molina y sus autores . webdesign: espacioazul.net