Editorial

Amigos del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar se opone a la urbanización en cualquier espacio natural. Consideramos que debe prevalecer la conservación y la protección del medio ambiente por encima del interés economicista y desarrollista. En los últimos meses hemos visto que, con la excusa de reducir el impacto socioeconómico del Brexit y de la pandemia del coronavirus, se han dado pasos para reactivar la construcción dentro de este espacio natural.

En el año 2016 esta asociación, junto a Ecologistas en Acción, Grupo Ecologista Mediterráneo, además de los partidos políticos EQUO e Izquierda Unida presentaron alegaciones al proyecto de rehabilitación del Cortijo Las Chiqueras de la Hacienda El Romeral, situado frente a la bahía de Genoveses, donde se quería abrir un hotel de cuatro estrellas con 33 habitaciones. En aquel momento, se indicó que era un proyecto en el que se rehabilitaban y construían varias edificaciones y se creaban áreas de aparcamiento y una piscina. Se hizo constar que la obra se situaba en zona C1, según la catalogación del Plan de Ordenación de los Recursos Naturales del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar (PORN), que permite cultivos agrícolas y no desarrollar proyectos turísticos como el que se pretendía poner en marcha. La rehabilitación para uso hotelero en una zona C1 no es compatible con los usos contemplados en el PORN para estos espacios. Estas promociones solo son posibles en las zonas C3 y D del PORN. En las zonas C3, se admiten restauraciones de edificaciones para el desarrollo de actividades ligadas al turismo.

Foto: Playa de Los Genoveses © José Gálvez

La modificación actual del proyecto reduce de seis a cuatro el grupo de viviendas. De 33 a 30 las habitaciones, y contempla un aparcamiento de 2.762 metros cuadrados de superficie con capacidad para 70 vehículos, además de la piscina.

Consideramos que la ubicación de este hotel en una zona natural como los Genoveses podría suponer un precedente peligroso para que se puedan autorizar este tipo de usos en otros lugares vírgenes y protegidos como, por ejemplo, la Cala de San Pedro, la Cala del Plomo o las Salinas de Cabo de Gata.

Esta iniciativa se une a la decisión del Parlamento de Andalucía de cambiar 21 leyes y seis decretos para agilizar trámites administrativos relacionados con el medio ambiente. Junto a Amigos de la Tierra, Greenpeace SEO Birdlife y WWF, Ecologistas en Acción consideran un despropósito los cambios llevados a cabo, entre otros, en la Ley de Ordenación Urbanística de Andalucía, en los Planes Especiales de la Calidad Ambiental, en la Ley del Sector Público de Andalucía, en el Reglamento que regula el régimen aplicable a los suelos contaminados, en el reglamento de vertidos al dominio público hidráulico y marítimo-terrestre o en la ley de medidas frente al cambio climático. Consideramos que se reduce el papel de la administración pública en la defensa y salvaguarda de la naturaleza y los derechos sociales.

Antonio Hermosa
Miembro de la Junta directiva de la Asociación Amigos del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar