Castigo a la defensa del medio ambiente

La Organización No Gubernamental Amigos del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar ha tenido que asumir el pago de casi cinco mil euros de las costas del largo proceso judicial iniciado en el año 2008 contra el Decreto 37/2008, de 5 de febrero por el que se aprobaba el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) y el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar, donde se precisaban los límites del citado Parque Natural. El decreto establecía la normativa sobre ordenación, usos y actividades compatibles con el medio natural en todo el espacio medioambiental.

Amigos del Parque, junto a otras organizaciones conservacionistas, como Ecologistas en Acción y Salvemos Mojácar, decidieron impugnar ante los tribunales la decisión de la administración andaluza de ampliar considerablemente los núcleos de población existentes dentro del Parque y las zonas donde se podía construir viviendas. Para ello, y de forma altruista, se creó un grupo de trabajo que realizó un importante estudio de campo para determinar y justificar documentalmente los incrementos de zonas edificables que se iban a introducir en el nuevo PORN. El estudio demostró que se aumentaban en 90 hectáreas los suelos urbanizables dentro de los núcleos de población del Parque Natural, cuando en aquel momento había suficiente suelo edificable que aún no había sido desarrollado, e incluso se descubrió que una parte de la superficie nueva que se iba a autorizar ya estaba construida, incumpliendo la normativa que regía en ese momento, que consideraba esas parcelas como suelos no urbanizables.

Durante diez largos años, tiempo que se tardó en resolver los procedimientos, estuvo vigente la paralización cautelar del desarrollo urbanístico en las nuevas zonas valoradas como urbanas.

Foto: San José © FG

Amigos del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar fue la única asociación que recurrió al Tribunal Supremo la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que había desestimado las tres demandas presentadas por las tres asociaciones conservacionistas. Amigos del Parque mantuvo su postura de denunciar el decreto autonómico por considerar injustificado ese crecimiento en un espacio catalogado como Reserva de la Biosfera. Al final, los argumentos esgrimidos por esta asociación ecologista no han convencido a los magistrados del alto tribunal que, a pesar de admitir a trámite el recurso, posteriormente lo desestimó. Por lo tanto, se ha denegado esa petición de reducir las zonas edificables en un espacio que sufre una presión humana que llega a cotas insostenibles en el periodo estival, que carece de los servicios de luz, agua y limpieza suficientes para atender a tanta afluencia de visitantes, y que convierte a muchos de los núcleos de población del Parque en verdaderos cementerios de viviendas vacías durante el resto del año.

Ahora, se ha abierto la veda y de forma escandalosa, ya se está produciendo la ampliación de los núcleos urbanos, con la consolidación de grandes zonas urbanizables y urbanas. Estas zonas urbanas quedan excluidas de la zonificación ambiental y pasan a ser responsabilidad directa de los ayuntamientos. Además, se genera una permisividad sobre otras zonas más protegidas al dejar en manos de las corporaciones locales autorizar cualquier cosa que no esté expresamente prohibida. El resultado, veremos crecer de forma injustificada los edificios en las pequeñas barriadas del Parque Natural.

Asociación Amigos del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar