Resumen de actividad jurídica

Desde el grupo jurídico de Amigos del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar seguimos trabajando para que se cumpla la legalidad urbanística y medioambiental en el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.

En relación al Hotel Algarrobico, esta asociación interpuso recurso contencioso administrativo contra el Ayuntamiento de Carboneras solicitando la revisión de oficio de los sectores ST1 y ST2 relativos al Algarrobico y Canillar para que se cataloguen de suelo urbanizable a suelo no urbanizable de especial protección ambiental. EL TSJA establece que una asociación no puede instar a la revisión del planeamiento urbanístico, teniendo esa potestad el ayuntamiento de Carboneras que podría iniciarlo en cualquier momento. EL TSJA manifiesta que el suelo es no urbanizable por sentencia firme, por lo que no sería necesaria esta descatalogación.
Por otra parte, la Audiencia Nacional ha rechazado una de las demandas interpuesta por la empresa promotora Azata contra el Ayuntamiento de Carboneras, la Junta de Andalucía y el Estado, solicitando responsabilidad patrimonial por la autorización de la licencia para la construcción del Hotel Algarrobico. La justicia establece que la promotora no tiene derecho a la indemnización solicitada por ser un acto administrativo que ha sido contrario a la legalidad vigente, no siendo posible su indemnización. Este pronunciamiento no es firme y la promotora tiene derecho a interponer el correspondiente recurso de apelación. En este momento continúan tres causas abiertas.
Por todo ello, las administraciones tienen vía libre para ejecutar el protocolo de colaboración entre la Junta de Andalucía y Estado para proceder a la demolición del hotel Algarrobico y llevar a cabo la restauración del daño ambiental causado.

Foto: Hotel del Algarrobico © JG

En relación al puerto industrial de Carboneras, Endesa ha solicitado a la Autoridad Portuaria de Almería una petición para establecer una zona para poder realizar en las instalaciones de la concesión, el atraque prolongado, reparación y mantenimiento de embarcaciones, lo que supone un cambio de uso de facto en la zona portuaria sin que se hayan presentado las correspondientes autorizaciones ambientales. En el expediente no se ha aportado ningún estudio previo realizado por la empresa promotora de la actividad ni estudio previo del órgano ambiental competente, siendo necesario este estudio preceptivo para determinar si esta actividad es viable. Esta actividad de reparación puede suponer importantes inconvenientes que desconocemos, como por ejemplo qué residuos se pueden generar durante esas labores, en qué medida se va a incrementar el tráfico marítimo, cómo se puede ver afectado el Parque Natural de Cabo de Gata-Níjar, si va a suponer un aumento de las emisiones de partículas a la atmósfera y el tratamiento de sustancias peligrosas derivadas de la reparación de los buques, lo que supone que se deban adoptar las medidas ambientales preventivas adecuadas. Resulta difícil pretender que sea aceptable dicha concesión. Amigos del Parque nos hemos personado en la causa y hemos presentado alegaciones.

En relación al patrimonio histórico, hemos presentado un escrito dirigido al Ayuntamiento de Almería y Consejería de Cultura y Patrimonio Inmaterial de la Junta de Andalucía para solicitar una adecuada protección y conservación del Pozo de las Amoladeras porque se encuentra en un avanzado estado de deterioro. Tras la interposición de las correspondiente denuncia ante la Junta de Andalucía, se ha realizado una visita por los servicios técnicos de la Consejería de Cultura para determinar una adecuada rehabilitación del elemento protegido e instar a los propietarios para que adopten las medidas oportunas para su adecuada conservación.

En relación a otros proyectos de actuación, se han sometido a información pública dos proyectos de establecimientos hoteleros en el medio rural, en el valle de Rodalquilar, donde se pretende realizar una rehabilitación de edificaciones existentes para establecimiento rural. Esta asociación ha realizado alegaciones para que estos nuevos usos sean respetuosos con el medio ambiente y los valores históricos protegidos.

Por último, indicar que la Asociación sigue trabajando en cuestiones relativas a la petición de medidas relacionadas con la contaminación acústica, medidas de protección de la calidad del aire en la zona industrial de Carboneras y medidas relacionadas con la protección del patrimonio histórico existente.

Enrique Ruiz
Vicepresidente de la Asociación Amigos del Parque y coordinador del grupo jurídico