El Ayuntamiento de Carboneras ha construido una escalera de acceso a la playa de Los Muertos en una zona de máxima protección (reserva A1) del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar. Esta actuación ha alterado notablemente el paisaje y el medio físico natural.

En Carboneras empezaron a “arreglar” las playas en 2003 construyendo el hotel del Algarrobico y en 2019 siguen con la misma visión de lo que es mejorar una playa de un parque natural. El año pasado, el Ayuntamiento ya hizo unos “arreglos” en la playa de El Corral, ampliando aparcamientos y roturando el monte sin los permisos pertinentes, por lo que se les abrió un expediente sancionador que podría suponer una multa de unos 300.000 euros. Este año, le ha tocado a la playa de Los Muertos, después de haber aparecido en algunos medios de comunicación como una de las mejores playas naturales de España.

El Ayuntamiento de Carboneras ha taladrado el monte para tallar escalones formados de piedra y mortero de cemento, también se han retirado bloques rocosos y materiales sueltos existentes en la zona de paso peatonal y otras obras que, en definitiva, han arrasado el terreno y alterado de forma notoria el entorno natural, con el fin de facilitar el acceso a una playa que, verano tras verano, está sufriendo una masificación insostenible.

Resulta especialmente grave, que esta actuación se ha llevado a cabo en una zona de máxima protección del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar. Se trata de una zona de reserva (A1). Según el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN), esta categoría «se aplica a aquellos espacios que albergan ecosistemas de relevantes valores ecológicos, paisajísticos o científicos y, que por su singularidad, fragilidad o función requieren un nivel de conservación y protección especial». Sin embargo, esta protección no parece haber sido suficiente para impedir el destrozo perpetrado por el Ayuntamiento de Carboneras.

Poco después de que desde Amigos del Parque hiciéramos indagaciones sobre este asunto, salió publicada una oportuna nota de prensa, en la que el ayuntamiento de Carboneras afirmaba haber llevado a cabo las obras con la correspondiente autorización de la delegación de Medio Ambiente, teniendo en cuenta los resultados de una encuesta realizada a usuarios procedentes de Madrid, Barcelona, Sevilla, Murcia y Valencia, de los cuales casi un 50% no se alojaron en el Parque.

Esta Asociación considera incompatible con la conservación del medio natural este tipo de actuaciones, al tratarse de una playa no urbana en un espacio natural protegido y en una zona de máxima protección (A1), pues suponen una alteración de elementos paisajísticos y del propio medio físico. Además, se requiere licencia de obras, la autorización de la Junta de Andalucía sobre la compatibilidad con la normativa medioambiental y la autorización de la demarcación provincial de Costas por la zona de afección.
Nos sorprende que se basen en unas encuestas de usuarios para alterar una zona de máxima protección. Si se les pregunta a los usuarios de esta playa, si les gustaría poder bajar en coche hasta la playa de Los Muertos, la mayoría va a contestar que sí. Esto no justificaría que se hiciera una carretera para acceder en coche hasta la orilla. No se puede utilizar una encuesta para justificar una actuación de estas características.

Si la gente quiere un mejor acceso o más fácil, que se vayan a otra playa, como por ejemplo a la del Corral, que ya la “mejoraron” el año pasado. Ninguna encuesta justifica la destrucción de un patrimonio natural para hacerlo más accesible.

Algunos no entienden que este sendero nunca volverá a ser lo que era, no ven que si se masifica aún más, se destruye el encanto del lugar. No tienen la sensibilidad de disfrutar de un entorno natural, no adaptado por y para el hombre.

Queda mucho por hacer en sensibilización y educación ambiental para algunas personas de Carboneras, además, les guste o no, el municipio tiene en torno al 80% de su territorio dentro del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.

 

(a partir del minuto 5:35)