Más de 90 hectáreas de suelo disponible para construir, repartidas por los diferentes núcleos de población del Parque Natural, es una de las consecuencias nefastas del vigente Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar.

En el año 2008 se publicó el Decreto 37/2008, de 5 de febrero por el que se aprueban el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) y el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG) del Parque Natural Cabo de Gata-Níjar y se precisan los límites del citado Parque Natural. Este decreto, vigente en la actualidad, establece la normativa más importante en cuanto a la ordenación, usos y actividades compatibles o incompatibles con el medio natural en toda la extensión del Parque Natural.

Esta normativa resultó tan nefasta para la conservación del espacio natural protegido, que tras su publicación, la Asociación Amigos del Parque, además de otras dos asociaciones (Ecologistas en Acción y Salvemos Mojácar y el Levante Almeriense) no dudamos en impugnarla en los tribunales, pese a ser conscientes de que impugnar un decreto autonómico, no solo suponía un esfuerzo humano y económico importante, sino que además era una lucha de David contra Goliat. Durante los aproximadamente diez años que tardaron en resolverse los procedimientos estuvo vigente la paralización cautelar del desarrollo urbanístico en las zonas urbanas (zonas D), pero finalmente el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía desestimó las tres demandas, considerando que el Decreto era conforme a derecho. Amigos del Parque fue la única asociación que recurrió al Tribunal Supremo para agotar todas las posibilidades. El recurso fue admitido a trámite, pero finalmente fue desestimado.

La principal consecuencia negativa del PORN de 2008 fue la ampliación de los núcleos urbanos, en los que se delimitaban grandes zonas urbanizables y urbanas no consolidadas, en algunos casos de forma escandalosa. Estas zonas urbanas quedan excluidas de la zonificación ambiental (zonas D) y por lo tanto al exclusivo control de los ayuntamientos. Otra consecuencia negativa, es la gran permisividad que se establece en todas las zonas B y C del PORN, al considerar que cualquier actuación en estas zonas pode ser compatible o incompatible si así lo determina «el correspondiente procedimiento de autorización, en los términos establecidos en la normativa que resulte de aplicación». Al no quedar claramente acotadas las actuaciones permitidas y no permitidas en estas zonas, se abre la posibilidad a autorizar casi cualquier cosa que no esté expresamente prohibida.

En este artículo nos vamos a centrar en las consecuencias que para el Parque ha tenido el PORN del 2008 en la ampliación de los núcleos urbanos, analizando los principales núcleos de población del Parque Natural y poniendo de manifiesto las situaciones más llamativas. En los mapas que se muestran a continuación, se ha marcado en color rojo el suelo urbanizable y el suelo urbano no consolidado que aún no se ha construido (el ladrillo que se avecina).

AGUA AMARGA

La localidad de Agua Amarga estuvo amenazada durante años por una gran urbanización de 48 ha con un hotel y 350 viviendas denominada Marinas de Agua Amarga. Afortunadamente, tras el correspondiente periplo judicial, se impidió que prosperara. Pero el afán enladrillador sobre Agua Amarga no ha cesado y el PORN vigente, delimitó grandes zonas de suelo urbanizable al norte del actual núcleo de población. Se trata del SUO-AA-1 y el SUO-AA-2. Dos áreas aisladas entre si, sin dar continuidad al actual núcleo de población, que suman una superficie de 12,7 hectáreas. También destaca la UEA-AA-1, con una superficie menor que los SUO anteriores, en una zona elevada al norte de la calle Depósito.

En Agua Amarga hay actualmente más suelo libre disponible para construir que suelo ya construido. Teniendo en cuenta que la población censada en la localidad es de 376 habitantes y que el número de viviendas existentes es de 691, es muy evidente que la gran mayoría de ellas son segundas viviendas que permanecen cerradas casi todo el año, por lo tanto, resulta muy cuestionable la necesidad de ampliar tanto el suelo urbano, sabiendo que es un espacio natural protegido.

Estado actual del SUO-AA-2 de Agua Amarga.
Estado actual de la UEA-AA-1 de Agua Amarga.

EL POZO DE LOS FRAILES

En el Pozo de los Frailes hay previsto un importante desarrollo urbanístico que tendrá como consecuencia la unión entre la zona urbana consolidada actual y la urbanización de Las Casillas, situada a unos 300 m al sur de la población (estrictamente hablando, no llegan a unirse ya que existe un cauce público que las separa físicamente). En ese espacio entre los dos núcleos se ha delimitado el SUSA-PF-1, la UEA-PF-1 y la UEA-PF-2, que en su conjunto tienen una superficie de 3,2 ha. En concreto en la UEA-PF-2, la mercantil Torres y González Díaz, S.L. (promotora del hotel de Los Genoveses) pretende construir 25 viviendas y una zona comercial (ver artículo publicado en el Eco del Parque 6), cuyo proyecto se encuentra en una fase muy avanzada de su tramitación. No contentos con esta importante superficie dicha anteriormente, también se amplía la zona para construir (SUNC) en torno a Las Casillas, pese a existir allí todavía solares en suelo urbano consolidado sin construir.

Estado actual del SUSA-PF-1 del Pozo de los Frailes.
Estado actual de la UEA-PF-2 del Pozo de los Frailes.

SAN JOSÉ

San José es el núcleo de población que más se ha desarrollado desde el punto de vista urbanístico en las últimas décadas y pretende seguir haciéndolo a tenor de la superficie que tiene disponible para ser construida. Aquellas zonas sin construir que se encuentran enclavadas en el interior de la población y que están rodeadas de zonas urbanizadas, tiene sentido que estén disponibles para ser construidas, pero las que se han delimitado en zonas del perímetro del límite urbano, carecen de justificación, ya que en la mayoría de casos, son terrenos naturales, prácticamente sin alteración antrópica o que con la excusa de que existe una vivienda aislada, en torno a ella se delimita terreno disponible para seguir construyendo. Esto es lo que sucede en la mayoría de unidades de ejecución de la zona sur de San José (UEA-SJ-24, UEA-SJ-14, UEA-SJ-15, UEA-SJ-21)

En San José hay ya varias unidades de ejecución en fase muy avanzada para empezar a construir. En la UEA-SJ-24, está prevista la construcción de viviendas y una zona comercial, por parte de la misma promotora del hotel de Los Genoveses. En la UEA-SJ-15 se pretenden construir 14 viviendas y en la UEA-SJ-18 un hotel y 13 viviendas.
En San José, más de la mitad de las viviendas construidas son segundas residencias, que permanecen cerradas casi todo el año, ya que la población censada es de 887 habitantes y el número de viviendas es de 1979 (más del doble que habitantes).

Estado actual del SUO-SJ-2 de San José.
Estado actual de la UEA-SJ-18 de San José.
Estado actual de la UEA-SJ-24 de San José.
Estado actual (en obras) de la UE-SJ-4 de San José.

LAS NEGRAS

En Las Negras existe mucha superficie de suelo urbano consolidado aún por construir, pero además de eso, hay una gran reserva de suelo urbanizable (SUSA-NE-1, SUS-NE-2, SUO-NE-3, SUSA-NE-5, SUSA-NE-6) y de suelo urbano no consolidado. Merece hacer mención especial, por el despropósito que supone, la zona del sector R7 situada al norte de la Rambla de Las Negras. Es una zona natural de monte bajo con una pendiente notable y con las mismas características que la zona no urbanizable adyacente, clasificada en el PORN como B1 (Áreas naturales de interés general), por lo que resulta incomprensible que este terreno se clasificara como urbano.

En Las Negras, tal como sucede en otras localidades del Parque Natural, más de la mitad de las viviendas son segundas residencias, que permanecen cerradas casi todo el año. Ha de tenerse en cuenta que la población censada es de 373 habitantes y el número de viviendas es de 762 (más del doble).

Estado actual de la zona norte del sector R7 de Las Negras.
Estado actual del SUS-NE-2 de Las Negras.

FERNÁN PÉREZ

La localidad de Fernán Pérez esta formada por dos núcleos urbanos separados entre si unos 200 m. Está previsto que los dos núcleos queden unidos entre si mediante construcciones. Para ello se ha delimitado una importante superficie de suelo urbanizable (SUSA-FP-1), dos unidades de ejecución (UEA-FP-2 y UEA-FP-3) y suelo urbano no consolidado (SUNC) que en conjunto suman unas 3 ha. Además de esta superficie, en la zona norte y sur del núcleo de población hay disponible suelo urbano no consolidado.

Estado actual del SUSA-FP-1 de Fernán Pérez.
Estado actual de la UEA-FP-3 de Fernán Pérez.

CABO DE GATA

En la localidad de Cabo de Gata está prevista una gran ampliación de la zona urbana. Destaca especialmente una enorme y escandalosa superficie de 14,6 hectáreas que pretende urbanizarse al noroeste del actual núcleo urbano (SUP-CGA-01). Además se van a urbanizar considerables superficies de suelo junto al cementerio (UE-CGA-03), también junto al cuartel de la Guardia Civil (donde suelen aparcar y pernoctar muchas autocaravanas), y junto al campo de fútbol (PEDEI-13).

En Cabo de Gata, la superficie de suelo libre disponible para construir con respecto al total es del 41,26%, lo que supone una gran reserva de suelo. En términos absolutos, es el núcleo urbano del Parque con mayor superficie disponible para construir, siendo esta 22,53 ha. Al igual que en la mayoría de localidades del Parque Natural, actualmente hay más viviendas (1965) que habitantes censados (1673).

Estado actual del SUP-CGA-01 de Cabo de Gata.
Estado actual de la UE-CGA-03 de Cabo de Gata.

PUJAIRE

Pujare es un núcleo de población dividido por la carretera que va hacia Cabo de Gata. Dicha carretera constituye el límite del Parque Natural y el límite entre los municipios de Almería y Níjar. Así, la parte del núcleo de población situado al este de la carretera pertenece a Níjar y por tanto fuera del Parque Natural, y el situado al oeste de dicha carretera está en el municipio de Almería, dentro del Parque Natural.

Sería lógico pensar, que la expansión del núcleo urbano, para responder a las necesidades de crecimiento de la población, se debe realizar fuera de un espacio natural protegido (Parque Natural), es decir, las necesidades de nuevo suelo urbano, deberían satisfacerse en el municipio de Níjar, evitando así enladrillar suelo del Parque Natural. Pero en este caso la lógica falla, y en el municipio de Almería se han clasificado grandes extensiones de suelo urbano disponible para construir, destacando la UE-OTR-01 y la UE-OTR-02. Está última unidad de ejecución está mal delimitada en la planimetría de la adaptación parcial a la LOUA del PGOU de Almería, ya que excede los límites de la zona D de Pujaire, como puede verse en el plano adjunto. Lamentamos que los laxos o ineficientes controles administrativos hayan permitido publicar una planimetría oficial de un planeamiento urbanístico que contraviene la zonificación del PORN (norma de rango superior a la normativa urbanística).
En Pujaire existe mas superficie de suelo disponible para construir, que la que hay actualmente construida. Del total del suelo clasificado como urbano, casi el 70% está aún por construir.

Estado actual de la UE-OTR-01 de Pujaire.
Estado actual de la UE-OTR-02 de Pujaire.

RODALQUILAR

Rodalquilar tampoco se escapa a la fiebre del ladrillo (antes del oro). La principal expansión del suelo urbano se hace en la zona norte del núcleo urbano (SUNC) y al sur del Barranco de las Niñas, donde hay delimitadas varias unidades de ejecución. El antiguo poblado minero existente a la entrada de la localidad, propiedad de la Junta de Andalucía, se encuentra dentro de suelo urbano, por lo que podría haberse rehabilitado manteniendo la estética original de las construcciones. Con esta oferta de viviendas en régimen de alquiler o concesión, se podría haber reducido la expansión de tanto suelo urbano y recuperado una parte del pasado minero de Rodalquilar.

Desde el año 2001 se han realizado varios intentos por parte de la Junta de Andalucía por rehabilitar este poblado minero. En ese año, se presentó un anteproyecto de recuperación valorado en casi 9 millones de euros, pero no llegó a ejecutarse. En el año 2007 la Empresa Pública Turismo Andaluz retomaba la iniciativa estimando las obras en 11,3 millones de euros. En el año 2011 hubo un nuevo intento, en el que se presupuestaban las obras en torno a 14 millones de euros, pero nuevamente, quedó en nada. La cuestión parece estar en que la Junta de Andalucía no tiene ni dinero (al menos para esto) ni interés en la rehabilitación, por lo que en pocos años, todo el poblado quedará convertido en montones de escombros. Igual, llegado ese momento, el solar vacío si interese para construir de nueva planta… vaya usted a saber ¿qué?. En fin, un despropósito al que nos tiene acostumbrados, por desgracia, la administración andaluza.

Estado actual del SUNC de Rodalquilar junto a la calle Paseo de las minas.
Estado actual de la UE-RO-5 de Rodalquilar.

LAS HORTICHUELAS

Los pequeños núcleos urbanos tampoco se escapan del ansia enladrilladora. Es el caso de Las Hortichuelas, una localidad formada por tres pequeños núcleos urbanos independientes en los que hay una significativa superficie de suelo disponible para urbanizar. El pequeño núcleo de población situado al noreste (el más pequeño de todos), tiene tan escasa entidad poblacional (en términos de número de viviendas), que más que una zona D, debería ser una zona C3 y por lo tanto no debería disponer de suelo urbano libre para construir. Pero claro, los criterios medioambientales parece que no han primado en este caso. Siendo una zona D, además de poderse enladrillar ahora el SUNC y la UEA-HO-4, también abre la posibilidad a una ampliación futura de esta zona D.

En Las Hortichuelas hay más superficie libre disponible para construir, que superficie actualmente construida. Por tanto, las previsiones de crecimiento son totalmente desproporcionadas, teniendo en cuenta que la población censada es de 74 habitantes y que parte de las viviendas existentes son segundas residencias.

Estado actual de la UEA-HO-3 de Las Hortichuelas.
Estado actual del SUNC en Las Hortichuelas Bajas.

Conclusiones

Los ayuntamientos se muestran encantados con la ampliación del suelo urbano, ya que por una parte ingresan la tasa y el impuesto derivado de las licencias de obras y por otra, cada año recaudan el impuesto de bienes inmuebles (IBI) de las viviendas y zonas comerciales que se construyen. Por supuesto, los propietarios de los terrenos y los promotores inmobiliarios, también están encantados, ya que hacen negocio y obtienen importantes beneficios. Es evidente que hay fuertes intereses económicos contra los que es difícil luchar. ¿Quién sale perjudicado? El medio ambiente, por supuesto, y por ende, el interés general, ya que se incrementa la presión humana sobre el Parque Natural, cada vez más masificado, con todas las consecuencias que tiene para un espacio natural protegido. Se arrasa con parte del territorio al cubrirlo de asfalto, cemento y ladrillos, se altera el paisaje y se acaba con el poco encanto que le queda a la mayoría de núcleos de población del Parque. Además, se incrementa el consumo de recursos hídricos en una zona con gran déficit de ellos. Por otra parte, se produce una mayor demanda de servicios públicos e infraestructuras, que si ya actualmente se ven desbordados durante el verano, con un mayor crecimiento urbanístico, la situación empeorará notablemente.

En la siguiente tabla se recogen datos de superficie de las zonas urbanas, habitantes y número de viviendas de los distintos núcleos de población analizados anteriormente. La superficie total de suelo disponible para construir supera las 93 hectáreas.

(1) Zonas D del PORN. En Rodalquilar se ha excluido del cómputo la zona minera.
(2) Suelo urbanizable y urbano no consolidado sin construir. En Las Negras se ha incluido además, la zona norte del sector R7.

Consideramos que el desarrollo urbanístico en el Parque Natural debe ser moderado, razonable y que responda únicamente a las necesidades de crecimiento de la población local. No debemos olvidar que estamos en un espacio natural protegido y debe primar la conservación de los recursos naturales frente al interés particular de unos pocos. No estamos de acuerdo con el modelo de desarrollo para el Parque Natural basado en el ladrillo, ya que tiene impactos negativos muy importantes sobre el medio natural.

Amigos del Parque va a estar muy pendiente del proceso de tramitación administrativa de todas las modificaciones de los planeamientos urbanísticos de los municipios del Parque Natural e intentaremos evitar que se siga construyendo de forma injustificada y lesiva para el medio ambiente. Somos conscientes de que hay muchos intereses económicos a favor del ladrillo, por lo que la tarea no es fácil. Necesitamos el apoyo y colaboración de todos los amantes y defensores del Parque, para evitar que el Parque Natural Cabo de Gata-Níjar acabe enladrillado, masificado y completamente degradado, ante la pasividad de las administraciones públicas.